Fisher-Price, Orinal: aprendo y me divierto
Un orinal muy peculiar para los más pequeños. - Fisher-Price, Orinal: aprendo y me divierto Accesorios bebé

Más Accesorios de bebé Fisher Price

Nuevas opinión ... Está completamente realizado en plástico y con colores que llaman bastante la atención (violeta, blanco, azul,...). Para poder ver... más

Un orinal muy peculiar para los más pequeños.
Fisher-Price, Orinal: aprendo y me divierto

atinery

Nombre del usuario: atinery

Producto:

Fisher-Price, Orinal: aprendo y me divierto

Fecha: 16/03/12

Valoración::

Ventajas: Resistente, seguro y una manera alegre de aprender a usar un retrete.

Desventajas: Puede resultar un poco caro pero merece la pena.

Hola a todos, en esta ocasión os voy a hablar de esta especie de retrete que le regalamos a mi pequeña primita hace 2 años. En la actualidad, tiene 3 años y medio y prácticamente ya no usa esta especie de juguete tan peculiar. Recuerdo que la idea de su compra salió porque mi tía echaba chispas cada vez que la tenía que llevar a un váter normal por lo incómodo que le resultaba.

Tras escuchar esto, un día decidimos regalarle, por las navidades, este fascinante invento. Para ello, fuimos a una tienda especializada de bebés y allí nos lo encontramos. Tras observarlo detenidamente y con la respetiva explicación de la dependienta sobre su uso, no dudamos ni un instante en comprarlo.

A continuación, os voy a hablar de todas sus características y espero que esta opinión os resulte útil a la hora de comprar un aparato de estos para los más peques. Durante prácticamente dos años, le dio mucho uso e incluso, en la actualidad, partes de este retrete las emplea para el w.c normal que tenemos en el baño y que os explicaré como.

---------------------------------
¿Dónde lo compramos y cuanto cuesta?
---------------------------------

Como ya os dije anteriormente, tras ver el calvario que pasaba mi tía cada vez que tenía que llevar a mi primita al baño, decidimos mis padres y yo la compra de un aparato que funcionase de retrete y le facilitara la labor. Para ello, fuimos a una tienda especializada en artículos para los más pequeños y nos encontramos con esta grata sorpresa.

Tras preguntarle a la dependienta de cómo funcionaba y todas sus características, nos decidimos por su compra. Al principio debo reconocer que nos pareció algo caro porque, los "47,90 euros" que nos costó, no sabíamos el tiempo que lo podría estar usando o si se acabaría aburriendo de él. Por suerte, fue uno de los mejores regalos que pudimos hacerle tanto a mi tía como a la primita porque lo pasaba pipa cada vez que iba a hacer sus necesidades.

---------------------------------
¿Qué partes lo componen?
---------------------------------

Para comenzar, a simple vista parece un retrete normal y corriente pero de menor tamaño para adaptarse a los más pequeños. Está completamente realizado en plástico y con colores que llaman bastante la atención (violeta, blanco, azul,...). Para poder verlo mejor, ponéis en el Google el nombre de este aparato y os saldrán imágenes a gran tamaño para que podáis ver su diseño.

Una de las cosas que más gracia me dieron es que trae, en la parte de la cisterna, un dibujo con unos ojos y la boca que simulan, en conjunto, una cara sonriente. A la hora de comprarlo, este retrete viene totalmente desmontado. En el interior de la caja viene un manual de instrucciones que nos explica, de manera muy sencilla, el proceso de montaje. En tan solo 5 minutos, ya lo tendréis completamente listo.

Por un lado tenemos la parte de la cisterna donde vienen esos ojos y la cara sonriente. La cisterna trae, a un lado, una especie de palanca que sirve para simular que se tira de la cadena para echar agua. Al lado contrario, viene un adaptador que es donde se coloca un rollito de papel para que la peque se limpie tras realizar sus necesidades.

Junto con la cisterna, viene lo que es la base (sobre lo que se apoya todo). La base tiene una forma parecida a un váter normal y la cisterna se adapta fácilmente a ella. Sobre la base colocaremos el orinal que encaja a la perfección. Se Quita y se pone con gran facilidad. Sobre el orinal, colocaremos la tapa que se puede subir o bajar al igual que en un retrete normal y corriente.

Para mayor seguridad, este aparato tiene todas sus esquinas totalmente redondeadas para que no se lastime el bebé. Para que a ellos les resulte más llamativo emplearlo, este váter emite una serie de canciones cada vez que accionamos algún mecanismo que os explicaré a continuación.

---------------------------------
¿Cómo se utiliza?
---------------------------------

Para comenzar, en la parte trasera de la cisterna encontramos un compartimento en donde se deben de colocar 3 pilas del tipo AAA. Las pilas ya vienen incluidas cuando compramos el aparato. Lo primero que debemos de hacer es colocarselas en la posición adecuada. En la parte superior de la cisterna, encontramos un botón de grandes dimensiones. Este botón sirve para tener activado o no las canciones y sonidos que se emiten a la hora de accionar alguna palanca.

En la base está perfectamente encajado el urinal y la tapa que se puede subir y bajar. Este urinal se puede quitar con gran facilidad y es donde se depositarán las necesidades del peque. Cuando remate, lo quitaremos y vaciaremos todo en un váter normal para limpiarlo posteriormente. Este urinal se puede llevar o no con la tapa incluida a la hora de vaciarlo. Su limpieza es muy sencilla gracias al material con el que está realizado. (agua, detergente y un paño para secarlo).

Cuando el bebé remata de hacer sus necesidades, el peque aprenderá a coger papel del rollo y, al girar este, se empezaran a emitir una serie de canciones bastante simpáticas y pegadizas. Posteriormente, sabrá como darle a la palanca que simula la cadena para que salga agua. Al accionarla, se emitirá un sonido (si queremos o no dependiendo del botón que os expliqué anteriormente) simulando que está saliendo el agua (en realidad no sale nada jejeje). Para que todo esto lo vaya haciendo ella solita, antes debemos de enseñarle los pasos a seguir varias veces. En poco tiempo aprenden como se usa porque les parece muy divertido por las diferentes canciones y sonidos que desprende.

Por el resto, este aparato no tiene más ciencia. Lo que si comentaros es que, cuando ya se van haciendo mayores, tanto el urinal como la tapa se pueden adaptar perfectamente a un váter normal del baño. Esto está muy bien para que no se sorprendan tanto a la hora de cambiar de un retrete a otro (que no sea tanto una sorpresa).

---------------------------------
Opinión personal
---------------------------------

Para comenzar, se trata de un regalo que le resultó muy útil tanto a mi tía como a mi primita. Para ella porque ya no era tan laborioso tener que llevarla al váter normal cada vez que tenía ganas de algo y, para mi primita, porque fue aprendiendo, poco a poco, poco se utiliza un retrete de manera que le pareciese simpático y la llamase a utilizarlo siguiendo todos los pasos tras enseñárselos.

Al principio me parecía algo caro viendo de lo que se trataba. Tras ver que lo estuvo usando durante dos años de forma continuada, notamos que meció bien la pena su compra. A esto debemos sumarle que, cuando se fue haciendo mayor, tanto el urinario como la tapa se pudieron adaptar perfectamente al váter de un baño normal para que a ella no le pillara de sorpresa pasar de uno a otro.

Está realizado con buenos materiales y a la vez resistentes. Es completamente de plástico duro de color blanco y con colores de lo más llamativos. A su vez, para que no se lastimen los más pequeños con él, todas sus esquinas están totalmente curvadas para que nada haga punta y se corten. Otra cosa que me llamó mucho la atención es el dibujo de los ojos y la cara sonriente que hay en la cisterna y que simulan, en su conjunto, una cara.

A la hora de girar el rollito de papel o accionar la palanca de agua (esta última simula la cadena para que salga el agua), se emiten una serie de canciones y sonidos que les da mucha gracia a los peques e incluso a los mayores. Son canciones muy pegadizas y a la vez educativas con respecto a la higiene personal,...

Para que estas canciones se escuchen, debemos de tener accionado un botón, de grandes dimensiones, que hay situado sobre la cisterna. Mi tía siempre lo tenía accionado para saber cuando mi prima usaba el aparato y así poder limpiarlo posteriormente.

A la hora de comprar este retrete, en el interior de la caja vienen tres pilas del tipo AAA que debemos de colocar en un compartimento, situado en la parte trasera de la cisterna, de manera adecuada. Cuando compramos este váter, todo viene totalmente desmontado. Trae un libro de instrucciones para que nos resulte más sencillo su montaje pero, si os soy sincera, no tiene gran ciencia y en 3 minutos ya lo tendréis listo.

En definitiva, si tenéis pequeños en casa con edades comprendidas entre 1 o 2 años, os recomendaría la compra de este pequeño retrete por lo simpático que les resulta usarlo, por los aspectos higiénicos que aprenden escuchando las canciones y, sobre todo, para que sepan como se emplea un aparato de estos paso a paso. Su limpieza es realmente sencilla y, en caso de ser niño, el urinario o taza cuenta con sistema antisalpicaduras para que no salgan gotitas por fuera.

Conclusión: Como aprender a usar un váter de manera sencilla y que les resulte simpático.