Logitech Z 323
KA-BOOM - Logitech Z 323 Altavoces PC

Más Altavoces Logitech

Nuevas opinión ... la calidad desciende sobremanera, debido a una bajada considerable de las frecuencias altas y medias. Logitech Speaker System 323 me ... más

KA-BOOM
Logitech Z 323

john_andy

Nombre del usuario: john_andy

Producto:

Logitech Z 323

Fecha: 27/09/13

Valoración::

Ventajas: ...

Desventajas: ...

__________________
***INTRODUCCIÓN***
__________________

Mi melomanía se extiende como una gota de tinta negra en una taza de leche caliente y abarca tantas esquinas como encuentre a su paso. No sólo ando en permanente búsqueda de esa nueva banda que va a grabarse a fuego en mi mente, no sólo anhelo esa melodía distinta que someterá mi impaciencia y brotará por mi piel como una enfermedad contagiosa, no sólo me hierven las manos al tocar ese nuevo álbum que, como un invitado descarado, va a acampar en mi vida dejando señales de su existencia por doquier. No sólo necesito músicas que me seduzcan, también imploro, exijo y mendigo la oportunidad de escucharlas como Dios manda. Y el Dios de la música (Apolo, para más señas) es intransigente como él solo, y no existe en su vocabulario el verbo conformarse. Requiere lo mejor y tan sólo lo mejor.

Por eso cuando, ojeroso y desquiciado, me lancé a la calle como el que huye del fuego a la caza y captura de un sistema de sonido, supe desde el inicio que no volvería a casa si no era con una verdadera joya. Porque harto estaba de esos sonidos algo metálicos que emanaban desde mi ordenador portátil, perfectamente capaz, pero algo modesto en sus habilidades artísticas, y deseaba el privilegio de esa música potente que te hace temblar los empastes y eriza el vello de la nuca, esa música que no sólo se oye, sino que se siente en la piel, se percibe como un ente independiente que te roza los antebrazos. Y quería todo ello a buen precio, que Apolo puede ser muy quisquilloso pero siempre con los bolsillos ajenos.

Así que repitiendo entre dientes el mantra de la triple B, me hice a la mar en sentido metafórico y me dio por investigar todo candidato potencial.

Hasta que lo encontré.

_________________________________
***LOGITECH SPEAKER SYSTEM Z323***
_________________________________

_____________________________
HISTORIAS DE AMORES REPENTINOS
_____________________________

Estaba claro que las hechuras las tenía perfectas. Un negro casi líquido, elegante, que bien encajaba con mis otros amores materiales (que son, para qué negarlo, bastante volubles). Un porte ejemplar, de formas proporcionadas. Ni muy alto ni muy bajo. Y esas curvas y esos acabados tan exquisitos. Parecía perfecto. Me acerqué como el que no quiere la cosa, con los ojos muy abiertos para que no se me escapara un guiño. <<Me llamo Logitech Speaker System Z323 -dijo con cierta pompa>>. Yo lo miré de arriba abajo, y mientras le rozaba un lado con cierta lascivia, le espeté a la cara: <<¿eres de buena familia?>> Porque, de lo contrario, no quería saber nada de él. Y, tal vez por timidez, tal vez por modestia, el susodicho guardó silencio, de modo que me tocó a mí hacer las indagaciones.

___________________________________
¿QUÉ ME DICE DE TI EL APELLIDO? - MARCA
___________________________________

Con sombrero de medio lado y gabardina color arena, haciendo las veces de detective, me enteré de algunas cosas interesantes. Logitech, ¿no? Veamos, ¿de qué me suena tu apellido? Resulta que mi amor repentino era de origen suizo, lo que me produjo mucha satisfacción, porque los suizos, además de neutrales, son extremadamente precisos. El origen de la familia se remonta a 1981, cuando Daniel Borel y Pierluigi Zappacosta, ambos alumnos de Standford, decidieron iniciar aventuras mercantiles en Vaud, ciudad suiza. Para ello, presentaron el que habría de ser uno de los productos informáticos más importantes de los últimos treinta años: el ratón Logitech. Este ratón, que aportaba ciertas novedades al original inventado por Douglas Engelbart, llevó a Borel y Zappacosta a la élite de la informática internacional.

Durante las tres décadas siguientes, la familia Logitech se extendió por todo el globo con una gama de productos cada vez más amplia. Al ratón le siguieron los teclados, más tarde los auriculares, las cámaras web, sistemas de escritura digital, sistemas de sonido, periféricos para consolas de videojuegos, cámaras de seguridad y un largo etcétera.

Con más de 11.000 empleados en todo el mundo y un beneficio de 70 millones de dólares en el 2011, estaba claro que mi pretendiente procedía de buena familia. ¿Qué digo buena?, ¡excelente!

Comprobados sus orígenes, cosa muy necesaria, le pregunté qué estaba dispuesto a ofrecerme. Porque los amores, por repentinos que sean, tienen siempre su punto de cordura, y entregarse ciegamente a un pretendiente poco apto es muy romántico pero muy poco práctico. De modo que saqué lápiz y papel, y comencé a apuntar muy atento.

______________________________
¿QUÉ ME PROMETES? - PRESTACIONES
______________________________

Aquí Logitech Speaker System Z323 se puso muy serio (algo resabido, diría yo), y me relató de carrerilla todo aquello en lo que era bueno. Atentos, que no tiene desperdicio.

- SONIDO 365 GRADOS

¿No te ocurre que, con la mayoría de sistemas de sonido, la calidad es siempre buena cuando estás sentado justo enfrente, pero si te alejas o mueves por la habitación, el sonido pierde enteros? -preguntó. Yo asentí, porque tenía más razón que un santo.

Con casi todos mis sistemas de sonido anteriores, y han sido unos cuantos (llamadme ligero de cascos), la calidad del sonido era siempre buena cuando tenía los altavoces justo delante de mí. Es lo que los expertos llaman el "sweet spot", el punto dulce, aquel en el que confluyen las ondas proyectadas por dos altavoces distintos. En él, tanto las altas como las bajas frecuencias son percibidas con claridad y nitidez. Ahora bien, en el momento en el que te alejas de los altavoces, te colocas tras ellos o deambulas por la habitación, esto es, en el momento en el que sales de ese sweet spot, la calidad desciende sobremanera, debido a una bajada considerable de las frecuencias altas y medias.

Logitech Speaker System 323 me relató con orgullo que él contaba con transductores delanteros y traseros, y gracias a ellos, podía proyectar el sonido en todas las direcciones, sin que se vieran mermadas las frecuencias medias y altas en la distancia. De este modo, las ondas chocan contra las paredes y vuelven a su punto de origen, proporcionando una experiencia envolvente y mucho más intensa.

Así que sonido 360 grados, ¿no? - dije yo haciéndome el remolón. ¿Qué más?, ¿qué más?

- PODEROSO SUBWOOFER

Los ordenadores pueden reproducir sonido con claridad, pero suelen ser incapaces de proyectar las bajas frecuencias con fidelidad. Ello produce un sonido delgado, mecánico y frío. Teniendo en cuenta que ese sonido delgado, mecánico y frío era la verdadera razón por la que yo estaba allí, asentí y le invité con la mirada a seguir.

La solución: un potente subwoofer. Un subwoofer no es otra cosa que un altavoz pasivo con capacidad para reproducir las frecuencias más bajas (generalmente las dos primeras octavas del rango de diez que forman el espectro acústico). Los altavoces son capaces de reproducir las frecuencias medias y altas, pero nunca la octava más baja, y rara vez la inmediatamente superior. Por ello, es necesario un subwoofer que compense estas deficiencias.

El subwoofer del Logitech Speaker System Z323, con salida inferior de 10,2 cm., posee la suficiente potencia para proyectar de manera rica las bajas frecuencias (entre 20 y 200 Hz), sacándole todo el potencial al sonido. Un bajo vibrante, envolvente, ominoso, por momentos, para que podamos disfrutar al máximo de nuestras experiencias multimedia.

Música que me hiciera temblar, eso es exactamente lo que deseaba. Adiós a esas sesiones de música enclenque que entra sin pena ni gloria por un oído y sale por otro. Adiós al dance más aburrido y parco, a ese jazz monótono y al rock descafeinado. Por fin la música cosquilleándome las plantas de los pies.
Yo ya estaba medio convencido, pero quería saber más. <<¿O no tienes más cartas en tu baraja?>> -le pregunté algo afectado.

- 30 VATIOS DE POTENCIA

30 vatios es mucha potencia -me aseguró-, la suficiente para llenar toda una habitación espaciosa. Los asuntos técnicos nunca me han interesado especialmente, y supongo que al percibir mi frialdad, decidió plantearlo de otro modo. <<¿Ves a esos larguiluchos de ahí?>> -me dijo señalando con el dedo. Miré adónde me indicaba. Efectivamente, allí había dos altavoces más bien espigados con muy buen porte, también Logitech. ¿Qué pasa con ellos? -le pregunté intrigado. <<Esos de ahí son mis hermanos, los Z520. Ahí donde los ves, tan esbeltos ellos, tienen menos potencia que yo. 26 vatios, comparados con mis 30. Una diferencia notable. Y, ¿sabes qué? ¡Cuestan más del doble!>>

Yo me sorprendí, claro está, ante tamaña afirmación. Me acerqué un momento a ellos y comprobé que Logitech Speaker System Z323 no mentía. Eran mucho más caros y menos potentes. No sólo eso, sino que, además, no contaban con subwoofer.

Horrorizado, volví a la vera de Z323, y lo encontré sacando pecho y pavoneándose.

30 vatios son muchos vatios>> -repetía una y otra vez.

Y es que con 30 vatios, el subwoofer tendrá la suficiente potencia para funcionar de manera adecuada. De ahí que el otro modelo no dispusiera de uno.

Incluso en los aspectos técnicos me impresionaba. Pero la cosa no quedaba ahí.

- DOBLE ENTRADA AUXILIAR

Como estoy diseñado para proporcionar una excelente experiencia multimedia -dijo- poseo dos entradas auxiliares. Gracias a ellas, podrás conectarme a tu iPod, a tu consola de videojuegos, al reproductor de DVDs o incluso al sistema Logitech Squeezebox, que también es de la familia. Como puedes ver, no soy sólo un sistema de sonido para ordenadores. ¡Soy mucho más que eso! Haré que tus películas resulten épicas, aunque tengan un argumento flojo e interpretaciones deplorables. Tus juegos serán tan entretenidos que rozarán la ilegalidad. Y podrás quitarle a tu iPod ese aire chulesco que tiene del que todo-sabe-hacer-por-su-cuenta, y disfrutar de sus contenidos en compañía.

Moraleja: estoy hecho para llevar la diversión a muchos terrenos, no sólo a la música reproducida a través de un ordenador. ¡Pruébame y no te arrepentirás!

Con una autopromoción tan encendida y convincente, no pude más que asentir, como si ya supiera todo ello. Recuerdo mis muchos otros altavoces, incapaces de funcionar si no era conectados al ordenador. De ningún modo podría haberlos usado para maximizar mis sesiones de cine. ¡Impensable! ¿Conectarlos a una consola de videojuegos? Aún más estrafalario. Y ni hablemos de utilizarlos con reproductores de MP3.

Estaba claro que Logitech Speaker System Z323 me ofrecía mucho más de lo que esperaba en un primer momento. El corazón ya se me salía por la boca.

- ENTRADA DE AURICULAR

Y para convencerte del todo -añadió-, poseo entrada de auricular, que es algo muy necesario. Es cierto que no soy el único sistema de sonido con entrada de auricular. Pero, ¿te imaginas que no la tuviera? No sabes lo desastroso que sería compaginar tus actividades de ocio con los momentos de descanso de tus vecinos.

Aquí me detuve. Teniendo en cuenta mi tendencia a trasnochar y la fea costumbre que tengo de olvidar que el resto de los mortales necesita dormir, esa entrada de auricular era para mí tan esencial como cualquier otra prestación. De ello no dependía mi vida, pero sí mi convivencia pacífica con el resto del vecindario.

Me has convencido. No hablemos más. ¡Que venga alguien y formalice esta relación tan repentina como intensa! Ni un segundo puedo postergarlo.

Entonces, noté que se me olvidaba un detalle. ¿Qué podría ser?, ¿qué podría ser?

¡Demonios!, ¿cómo se me había olvidado?

______
PRECIO
______

Esto, Logitech Speaker System Z323, bonito, ¿y tú cuánto cuestas? Porque veo que eres de lo más apto, pero si lo que tienes de apto lo tienes también de caro, nuestra relación será imposible -le confesé muy convencido.

Él sonrió.

No te lo vas a creer, pero todo yo, es decir, mi sistema de sonido de 360 grados, mi subwoofer, mis 30 vatios, mi doble entrada auxiliar, mi entrada de auricular, y esta belleza descomunal que el chino que me fabricó me dio, todo yo, te digo, cuesto tan sólo 40 euros.

¿40 euros? Vaya, pues no estás mal en absoluto -dije todo feliz.

Y muy feliz que estaba, porque, y aunque no pueda contarlo en voz alta, por aquello de los celos en el seno de la pareja, ya había investigado el terreno y observado desde la distancia a varios pretendientes. Y algunos otros de características similares rondaban cifras más elevadas, incluidos miembros de la misma familia. Con deciros que vi uno con cuatro ceros. ¡Cuatro!

Así que Logitech Speaker System Z323 y su cero único me habían seducido por completo, y tan sólo se oponía a nuestra relación una aburridísima señorita sentada junto a la caja registradora.
Lo abracé con vehemencia durante todo el trayecto (e imaginé que él me abrazaba desde el interior de su caja de cartón), y a casa que me fui, dispuesto a consumar nuestra relación. Tan serio era lo nuestro.

___________________
***MI EXPERIENCIA***
___________________

- PACKAGING

Una vez en casa, abrí desesperado la caja. En su interior encontramos los dos altavoces satélites, el subwoofer, todos los cables necesarios para la instalación, y un manual de uso escrito en seis idiomas con la garantía de dos años. Saqué los altavoces satélites de su envoltorio de papel plastificado, aparté al subwoofer de su protección de cartón adicional, y desenrollé los cables deseoso de hacerlos míos, no sin antes notar lo bien empaquetados que estaban, cosa muy importante para asegurarnos de que el transporte no daña nuestra adquisición.

- INSTALACIÓN

La instalación no pudo resultar más sencilla. El subwoofer, que es el elemento principal del sistema, va conectado a la corriente, y los altavoces satélites van, a su vez, conectados al subwoofer. Una vez enchufado al subwoofer, cuyo cable no es especialmente largo, conectamos el altavoz satélite derecho. De los dos altavoces satélites, este es el principal, y en él se sitúa el control de volumen, un botón redondo en la parte delantera que debemos girar para encenderlo. El altavoz satélite izquierdo va conectado al subwoofer a través de una entrada de 3,5 mm.

Encendido el sistema de sonido, lo que debemos hacer a continuación es conectarlo al elemento principal, ya sea un ordenador, una consola de videojuegos, un reproductor de DVD, un reproductor de MP3 o el sistema musical Logitech Squeezebox. En mi caso, el sistema fue conectado a mi ordenador portátil. El cable, que parte desde el altavoz derecho, es excepcionalmente largo, lo que permite colocar el sistema de sonido a una distancia importante del elemento principal, algo que encuentro especialmente interesante. Y esto es así porque, debido al sonido omnidireccional que parte de los altavoces, el hecho de poder situarlos a casi dos metros de nosotros hará que la experiencia sea mucho más envolvente.

El Logitech Speaker System Z323 es compatible con los sistemas Windows XP, Windows Vista y Windows 7, así como con Mac OS X 10.3.9 o posterior, y no requiere ningún tipo de instalación adicional, como sí es el caso de la mayoría de periféricos, que necesitan actualizaciones de software.

Había llegado la hora de la verdad. Todo estaba preparado. No quedaba detalle por arreglar. Nuestra historia de amor había alcanzado el punto álgido, y sólo faltaba lo esencial...


- CALIDAD DE SONIDO

Si bien en la tienda había comprobado la calidad del sonido de Logitech Speaker System Z323, era necesario que lo experimentara con mi propia música, para ser aún más consciente de la diferencia entre el sonido que emanaba de mi ordenador, y el sonido que permitía este sistema de sonido.

Me decanté por el álbum "Come Around Sundown", de los incomparables Kings of Leon, potentes, intensos y con una base bien definida en todas sus canciones. Y cuando sonaron las primeras notas de "The End", lo comprendí: Logitech Speaker System Z323 y yo estábamos hecho el uno para el otro.

La claridad prístina del sonido, riquísimo en los altos y de una profundidad aterradora en los bajos, me desbordó. Existen sistemas con un sonido sobrenatural, pero también con precios desorbitados. Los sistemas de gama media-baja suelen tener sonidos decentes, con agudos sólidos, pero marcadas limitaciones en las frecuencias bajas. Sin embargo, la gran cualidad de este sistema es exactamente su capacidad para reproducir bajos con fidelidad gracias al potente subwoofer.

Un sonido que vibra en la piel, que te envuelve con calidez, que te asfixia. Incluso con el subwoofer a la máxima potencia apenas hay distorsión en los bajos. Con el volumen de los altavoces al máximo (algo verdaderamente insoportable), la calidad de sonido sigue siendo excelente.

Y por todo ello, estoy abrumadora, absurda e inevitablemente enamorado de Logitech Speaker System Z323. Y, aunque no lo confiese, él lo está de mí. ¡Faltaría más!

___________________
***CONCLUSIONES***
___________________

Amante acérrimo como soy de la música, para mí es esencial poder disfrutar de mis álbumes favoritos con una calidad a la altura de mis exigencias. Tanto es así que las limitaciones de mi ordenador me resultan insoportables, y por ello siempre escucho música con unos excelentes auriculares de la marca Sony. Hasta ahora. Por fin puedo disfrutar de un sonido envolvente y hacer partícipes a otros de mis sesiones musicales, algo que echaba terriblemente de menos.

La calidad del sonido es, casi siempre, directamente proporcional al precio del sistema. Existen sistemas en el mercado con una calidad de sonido tal que resultan sencillamente increíbles, en el sentido estricto del término. Algunas marcas se especializan en sistemas de la más alta gama, como es el caso de AvanteGarde Acoustic, absolutamente brillante, o Wisdom Audio. Otras, en cambio, ofrecen una gran gama de sistemas a precio medio, por debajo de los 100 euros. Es el caso de HP, Sony, Creative, JBL, Logitech.

El Logitech Speaker System Z323 es una solución de compromiso, porque ofrece sonido de alta calidad a un buen precio, por tan sólo 40 euros (con importantes variaciones en función del lugar de compra). El portentoso subwoofer permite la reproducción de bajas frecuencias con excelente potencia, y la claridad de los altavoces satélites es sobresaliente.

El sistema, en su conjunto, no ocupa demasiado espacio, y puede ser colocado en cualquier estantería, librería o mesa sin problema alguno. Siendo de color negro, además, resulta elegante y no desentonará con el resto de aparatos o mobiliario.

Por último, la marca ofrece dos años de garantía, lo que resulta esencial a la hora de consumir periféricos o aparatos eléctricos, que con tanta facilidad pueden estropearse.

Por todo ello, Logitech Speaker System Z323 es una de las mejores opciones a la hora de disfrutar de la música sin tener que, para ello, sacrificar nuestros ahorros. Sonido de alta gama a precio de saldo. ¿Cómo no iba a estar enamoradísimo?

______________
Datos de Interés:
______________

- Sistema fabricado en China por Logitech International S.A.

- Sistema 2.1 formado por dos altavoces satélites y un subwoofer.

- 30 vatios de potencia.

- Doble entrada auxiliar.

- Entrada de auriculares.

- Control de volumen integrado (altavoz) y control de graves integrado (subwoofer).

- Compatible con la mayoría de sistemas Windows y Mac Os.

- Las medidas de los altavoces son: 20,3 x 8,7 x 13,5 cm.

- Las medidas del subwoofer son: 22,1 x 15 x 18,2 cm.

- El precio en Amazon es de 39,32 euros.


Gracias. Un besote, :)

Conclusión: ...

Calidad del acabado:    Calidad del acabado
Fiabilidad:    Fiabilidad
Calidad de sonido:    Calidad de sonido