Deliplus Monogotas Gel en Crema Canela
¡ CLEOPATRA ! ¡DEJA LA LECHE DE BURRA! ¡HA LLEGADO LA CANELA! - Deliplus Monogotas Gel en Crema Canela Baño y Ducha

Más Baño y Ducha Deliplus

Nuevas opinión ... algunas semanas porque si que en otras ciudades no se agotó tan rápido con ese precio,pero en mi ciudad voló el mismo día de l... más

¡ CLEOPATRA ! ¡DEJA LA LECHE DE BURRA! ¡HA LLEGADO LA CANELA!
Deliplus Monogotas Gel en Crema Canela

Tiempo_Gris

Nombre del usuario: Tiempo_Gris

Producto:

Deliplus Monogotas Gel en Crema Canela

Fecha: 19/07/13

Valoración::

Ventajas: Eficaz . Aroma perdurable (intenso en la ducha, suave en la piel), Precio, Hidrata . . . .

Desventajas: ¿Que no te guste el aroma de la canela?

Ya hace tiempo que soy asidua a las monogotas del mercadona. Desde que salieron al mercado me llamaron la atención por su precio y por tener aromas frutales. Aunque esto se cumpla más en las colonias que en el resto de productos de la gama, ya que los geles aún no se han atrevido (o al menos yo no los he visto) con ciertos olores que en la versión perfumil si que tienen, puede que no por no arriesgarse, puede que, simplemente, porque su estudio de mercado les haya informado que no tendría futuro de embarcarse a semejante proyecto. Sea como fuere, lo cierto es que, en cuanto a geles, los olores que he visto en esta gama han sido relativamente normales, siendo la versión canela, quizás, el que más me saliera de parva, porque no sé vosotros, pero yo es la primera vez que oía hablar de un gel perfumado con ella.



GAMA MONOGOTAS

Dentro de la gama monogotas encontramos geles de baño, perfumes y loción corporal, todo un equipo para mantener tu piel cuidada y en forma. Sólo que yo no soy partidaria de utilizar las tres cosas a la vez, porque el olor se vuelve demasiado intenso, me gusta más cuando simplemente va dejando el rastro y, principalmente tú, eres las que vas sintiendo el aroma que te ha dejado.

De los geles de baño, el primero que probé fue el de mora, y es que tengo cierta fijación por ese aroma. Tanto es así que casi no puedo resistirme, es enterarme de un nuevo producto de mora y la cartera me tiene que dar un buen tirón de orejas para que no salga pitando a por él. Pero claro, teniendo en cuenta el precio que tienen estos geles, en esta ocasión no me podían decir nada. El gel monogotas de mora tiene un olor a moras perfectamente conseguido, sin pecar ni por defecto ni por exceso, y es magnífico, a mí me enamoró desde la primera vez que me metí en la ducha con él ;). Posteriormente, me dio por probar el gel monogotas de vainilla, cuyo olor es bastante suave, no tan intenso como el que dejaba el gel de moras. Tiene de fondo el ligero dulzor de la vainilla pero el aroma que deja en la piel es sólo un recuerdo tenue de la misma y, aún sin ser yo demasiado fan precisamente de esta planta, también consiguió encandilarme. Finalmente, al ver hace poco el gel monogotas de canela, que no sé si es nuevo o es que yo ando en la inopia últimamente, no me pude resistir, porque me pareció súper extraño encontrar un gel perfumado de esta manera, quizás por eso me decidí tan rápido a llevármelo a casa, que a mí me encantan las cosas raras y la canela huele genial. De este en concreto será del que os hablaré en breves instantes.


En el ámbito de los perfumes, que salen bastante más caros que los geles de ducha ( el bote de 70 ml cuesta poco menos de los cuatro euros), también he probado unos cuantos. La ventaja que tienen estos perfumes es que tienen una mayor variedad de aromas entre los que elegir pues, mientras que los geles de ducha están bastante restringidos a unos cuantos olores, aquí podemos encontrar los que nos podamos llegar a imaginar. Yo he probado el de melón, coco, mora y alguno que otro más.


DATOS

Marca: Deliplus
Producto: Gel de Baño en Crema Monogotas de Vainilla
Cuánto: 1.25Euro // 400 ml
Dónde: Mercadona
Otros aromas: Mora, Vainilla, Chocolate, Coco.



¿DÓNDE COMPRARLO?

Al tratarse, como se trata, de la marca blanca de un supermercado específico, será únicamente en él dónde podremos encontrarlo. Eso quiere decir que, en cualquier Mercadona al que vayamos podremos localizarlo, lo cual nos permite ir un poco más a tiro hecho: Si lo queremos, ya sabemos dónde estará esperándonos. ( No tenemos que esperar a que nos llame )

De todas formas, también tengo que especificar que no todas las opciones que hay en la gama podemos encontrarlas en cualquier mercadona al que vayamos. Sería lo lógico, pero no es así. De echo, en el mercadona en el que yo lo compré, solamente tenían el de vainilla y canela, sabiendo a ciencia cierta que hay más aromas en la gama. Pero bueno, uno u otro seguro que encontraréis y todos son magníficos.



CANTIDAD && PRECIO

Los 400 ml de producto que contiene este bote de gel lo introducen dentro de aquellos de tamaño medio puesto que se encuentra entre los geles personales que adquirimos por capricho (que suelen oscilar entre los 200 y 300 ml normalmente) y los que suelen estar en el baño para toda la familia (que ya suelen traer más cantidad, entre 700 ml o 1L).


El tamaño que tiene que tiene el bote me parece óptimo. Puesto que no es demasiado grande como para que sea un incordio a la hora de viajar o transportarlo de aquí para allá ( en el macuto del gimnasio va estupendamente, aunque tenga que ir fuera de la bolsa de aseo... aunque también depende del tamaño de la bolsa de aseo de cada cual...) ni demasiado pequeño como para que en el momento en el que se pongan a usarlo varios tengamos que cambiarlo a los tres días.

Además, como decía cierto anuncio con bastantes años a sus espaldas, es un gel que cunde más de lo que cuesta, ya que estos cuatrocientos mililítros salen solamente por 1.25Euro, cuando normalmente los geles de estas características suelen traer la mitad y costar más del doble.


GEL DE BAÑO EN CREMA

Hablar de gel de baño en crema y hablar de crema de ducha lo mismo nombre. El mismo perro con distinto collar, que se diría en el argot popular.

Y, una crema de ducha, no es simplemente un gel. Es mucho más. Aunque también podemos hablar de cremas de ducha para el pelo, que vendrían siendo los suavizantes y acondicionadores, supongo, y las cremas post ducha, que son esos aceites que nos echamos en la piel después de habernos duchado para hidratarnos y dejar un suave aroma en nuestro cuerpo. Pero no, en este caso, estamos hablando de una crema DE ducha, que cumple la misma misiva que la anteriormente nombrada, pero cuyo uso podemos aprovechar directamente desde la ducha, sin tener que dar un segundo paso cuando salgamos de ella. Y eso, además de ahorrarnos un producto, convirtiéndolo en un dos en uno al tener las propiedades de un gel y de un aceite balsámico, limpiándonos a la vez que nos hidrata y no deja un maravilloso olor en la piel, nos permite no tener que estar acordándonos de más nada después de ducharnos y ahorrándonos tiempo, pues normalmente, tenemos que esperar a que se seque después, siendo todo un punto a su favor para despistados, olvidados y perezosos.


Hablando de cremas de duchas, recientemente he probado unas de Sephora que, además de en pequeños botes, vienen en cápsulas para una sola ducha que también están muy bien y tienen muchos más aromas entre los que elegir, pero, mientras que la calidad es idéntica en ambos caso, la comparación económica se la llevan de calle las monogotas.



FORMATO

Su formato es muy sencillo, y es que con su calidad y su precio se vende solo, sin necesidad de florituras ni murgas varias que haga que una fije su atención en él. A pesar de ello, una se acaba fijando. Simple pero efectivo. Muestra lo que hay sin trampa ni cartón.


En el bote encontramos dibujada por delante la palabra monogotas y el olor en cuestión (en este caso canela) y por detrás en una pegatina el resto de información relevante acerca del producto (presentación, modo de empleo, precauciones y demás...). Tanto por la parte frontal, como por la trasera, la información nos la ofrecen pegatinas, por lo que, si nos da por quitárselas, no sabremos lo que tiene el bote a no ser que lo reconozcamos por su forma. De todas formas, no son pegatinas que suelan caerse, y, de cualquier modo, el color del gel en cuestión nos indicará cual es el que tenemos entre manos (color canela este, amarillo pastel el de vainilla, morado claro el de mora y marrón oscuro el de chocolate). Y, de no saber reconocerlo así, abriendo el bote le delatará rápidamente su olor.

Es " semitransparente " con lo cual quiero decir que si nos fijamos podemos ver la marca por dónde va el gel, pero tiene una cierta tonalidad canela, haciendo honor a su nombre, algo más suave que el color del gel que termina de completar el coloreado y que será lo que se nos muestre si no nos fijamos bien o lo vemos de lejos, dando quizás la sensación de que le queda más producto del que tiene realmente. Un efecto visual. Sin más.


Otra cosa que también me gusta del bote es su cierre. No es que lo tenga de seguridad, como ocurre con otro tipo de cosméticos que tengo en mi poder, pero es difícil que se abra con la consecuente pringadura de él primero y todos sus compañeros, por lo que puedes transportarlo de forma segura.


AROMA

Huele a canela que es un descaro, y me encanta. Pero el aroma que nos llega se va modificando dependiendo en el momento en el que estemos.


Si nos ponemos a olerlo del bote, el olor será tal cual abrieras uno de especias y te lo pusieras en la nariz. Es increíble lo conseguido que está ese olor tan característico que tiene la canela.

Cuando nos estamos duchando, sin embargo, da la sensación de estar preparando un bizcocho o ese toque que se le queda al arroz con leche cuando se le pone la canela en rama. Magnífico. Te envuelve al completo y se sumerge en una vorágine de sensaciones de lo más placentera... ¿No dicen que la canela es afrodisíaca? ... ¡Pues por algo será!


Cuando salimos de la ducha, incluso cuando ya hace un rato que nos hemos duchado, el olor se mantiene, pero ya no es tan exagerado como en los casos anteriores, es más un recuerdo, un rastro que se queda impregnado a tu piel, muy suave y agradable.


DURACIÓN

Si nos referimos al tiempo que el bote nos dura, es bastante porque al tratarse de un gel concentrado, con que usemos sólo un poquito nos da para todo el cuerpo ya que genera bastante espuma. El de canela acabo de comprarlo, pero las otras versiones que he probado bien me ha durado sus dos meses sin problemas aún usándolos todos los días.


Si nos referimos al tiempo que el aroma permanece en nuestra piel, también es muy prolongado, aunque muchas veces no lo notes más que tú, ahí se queda, junto a ti, y tú sintiéndote como si fueras un bizcochito.


JABONOSIDAD

Aunque en una primera toma de contacto no lo parezca, es un gel que genera mucha espuma con apenas producto en cuanto se junta con el agua. La necesita para emulsionar pero, en cuanto lo hace, no es nada raro que con solo un poquito nos de para todo el cuerpo.


MODO DE EMPLEO

Según el bote:


" Comienza el ritual del baño disfrutando de su aroma al verter una cantidad de gel sobre una esponja o directamente sobre la palma de tu mano. Siente su textura al extenderlo con un suave masaje sobre la piel mojada. Para finalizar tu momento de relax, aclara con bastante agua "

Esto es, dicho con bonitas palabras: Abrir - Usar - Enjuagar, como cualquier otro gel de baño en crema que se precie. Kayla Morrison os dice que, si le echáis unas gotas a la bañera, no demasiado a menudo, porque se gasta mucha agua cuando hacemos uso de ella en lugar de la ducha, tendremos un magnífico baño de espuma con un aroma de lo más molón y, si además añadimos música suave y unas cuantas velas, podremos tener un auténtico momento de placer (solos o acompañados...)


Me gusta darme bastante en el cuello cuando lo uso, porque está cerca del rostro y eso hace que después vaya notando el aroma cuando voy por ahí, tranquilamente por la calle, y me ahorro la colonia, aunque también he de decir que, si por casualidad nos da por mezclarla con algún otro aroma, tampoco hace daño, pues el deje que se queda es muy suave.

ME GUSTA...

Su olor: Intenso en la ducha y suave en la piel. Cuando nos estamos limpiando nos envuelve por completo y después nos llegan suaves retazos de canela que a mí me encantan y me dejan toda loca.

Su precio: Tanto la cantidad como la calidad que nos ofrece este gel hacen que su precio sea de lo más económico. Tenemos un gel de capricho a precio de familiar.

Su tamaño: Es fácil de transportar y no ocupa demasiado espacio para viajes, por otro lado, si es para tenerlo en casa, tampoco es de esos productos de viaje minúsculos.

Se puede reciclar: El bote, una vez gastado, no tenemos porqué tirarlo, fácilmente puede rellenarse con otro producto y seguir utilizándolo.


Su cierre: Es lo suficientemente seguro como para que no nos haga jugarretas a la mínima de cambio.

Su duración: El olor se mantiene en la piel durante bastante tiempo, de forma muy suave, y el bote tarda en gastarse.


Su textura: Muy cremosa, muy agradable al tacto, proporciona buena cantidad de espuma.

Su versatilidad: Es estupendo tanto para la ducha como para el baño.


Sus resultados: Además de limpia, deja la piel súper suave y con un olor muy agradable.


CONCLUSIONES

En cuestiones de limpieza, me gusta ir variando de productos. Tanto en el mundo de los geles como en el de los champús. Más que nada, porque, por buenos que sean, llega un momento en el que nos acostumbramos a los activos del producto en cuestión y nos hace el mismo efecto que antes, por bueno que sea.


En el caso de los geles, me suelo fijar en que hidraten, a ser posible, que así me ahorro la crema hidratante posterior, porque me da mucha pereza echármela al salir de la ducha, y que se dejen algún olor.

Y voy picando de aquí y de allí. De flor en flor. Cuando veo alguno que me gusta, y el bolsillo me lo permite, lo pruebo, y, si compensa, me lo queda. Es decir, me hago una nota mental de que ese en cuestión compensa, porque, aunque no suelo repetir seguido, ya que me gusta ir variando, si que vuelvo a caer en los que más me han gustado anteriormente. Este va a ser uno de esos que no va a faltar en mi lista de indispensables. Porque...'''¡Me ha encantado!'''.


Y es que, si ya de por sí los champús monogotas del mercadona me gustaban, este se ha llevado la palma. Con diferencia, ha sido el que más me ha gustado de todos los que he probado (me queda el de chocolate, que ya caerá, ya, aunque dudo que lo supere).

En resumidas cuentas es un producto que recomendaría con los ojos cerrados y sin pensarmelo dos veces, pues es económico, eficaz y podemos elegir entre varios aromas.

Conclusión: ¡¡¡Me encanta!!!