Muebles Boom
Mi experiencia en Muebles Boom - Muebles Boom Camas

Nuevas opinión ... hemos pedido.Reclamamos y el día 7 de Dicciembre me vuelven a traer un mueble equivocado.!!!!!!!! No hay forma de contactar con ellos!!!... más

Mi experiencia en Muebles Boom
Muebles Boom

gtzl2

Nombre del usuario: gtzl2

Producto:

Muebles Boom

Fecha: 31/10/12

Valoración::

Ventajas: El trato dado por UNA de las dependientas

Desventajas: El trato dado por el resto de las dependientas, sensación de no entender muy bien lo que pasaba

== @@ Introducción @@ ==

Actualmente estoy viviendo de alquiler, y en la casa donde vivo teníamos unos sofás en un estado bastante malo. Por ello este mes de octubre he dedicado gran parte de mi tiempo a recorrerme todas las tiendas de muebles, y en particular de sofás de Valladolid capital y provincia.
Una de las primeras opciones fue Ikea, que han abierto recientemente, pero no sólo he acudido allí, he estado en todas las tiendas de sofás de los polígonos, céntricas, eso sí, buscando un sofá de calidad media a un precio lo más bajo posible.
Me he encontrado de todo, precios desorbitados, sofás que me gustaban mucho pero que se salían de presupuesto, sofás que no me gustaban nada y que encima eran caros, pero el caso más particular se me presentó al visitar una de las tiendas de Muebles Boom, concretamente la tienda ubicada en el recién estrenado Centro Comercial Rio Shopping.


== @@ Muebles Boom en Centro Comercial Rio Shopping @@ ==

No sé muy bien porqué, pero de repente en el centro comercial donde ubican Ikea colocan una tienda de muebles de Muebles Boom.
A priori me da por pensar que estando Ikea, nadie va a desplazarse hasta aquí buscando muebles en muebles Boom si puede encontrarlos en Ikea.
Pero bajo mi experiencia, entiendo perfectamente el funcionamiento y el posible éxito de esta tienda, mucha gente va a Ikea buscando algo específico, no lo encuentras, pues como fue mi caso, por si acaso, vas a Muebles Boom y ves si hay algo que se adapte a tus necesidades.

Esta tienda de Muebles Boom está en una calle de nombre muy curioso, en la calle "Me falta un tornillo" número 7. Posiblemente penséis que estoy de broma, pero para nada, podéis comprobarlo en la página web de la tienda.
http://www.mueblesboom.com/ tiendas-de-muebles/valladolid/ikea/
Curioso que en la propia página web de la tienda en cuestión se haga referencia a Ikea, o por lo menos a mi me lo parece, ya que el centro comercial tiene un nombre específico, aunque esté totalmente ligado a Ikea.
Para acceder a esta tienda, yendo por la autovía A62, hay que tomar la salida 128, no tiene pérdida, porque a raíz de ahí vas siguiendo las indicaciones hacia el centro comercial y la tienda de Muebles Boom se ve perfectamente. Y digo que se ve perfectamente porque la fachada de esta tienda se ve en un llamativo color rojo con el emblema de la empresa, que actualmente supongo que es un corazón con su nombre en su interior.

Rio Shopping como quien dice ha abierto recientemente en la provincia de Valladolid, entonces ahora mismo la gente va a raudales a este lugar. Así que como vayas a última hora de la tarde o en fin de semana, preparate, porque uno de los puntos negativos que tiene es el aparcamiento, mal señalizado y en mi opinión escaso, pero bueno, eso no es problema a priori de Muebles Boom, es algo indicativo por si acudís.


== @@ Mi experiencia personal en Muebles Boom @@ ==

Acudí a la tienda de muebles Boom en cuestión el día 23 de octubre, martes, creo recordar que serían aproximadamente entre las 18:30 y 19:30 de la tarde. Entras a la tienda y de frente lo primero que encuentras son las cajas para pagar.
Lo primero que me sorprende es que constantemente tras las cajas hay videos promocionales de la tienda.
¿Recordáis lo de los muebles a 1 euro?
Pues bien, hace algún tiempo ya en una de las tiendas de Muebles Boom hubo una promoción en la que se vendían un número determinado de muebles a 1 euro. No recuerdo exactamente si fue un día o si fueron varios, pero considero que fue mayor el bombo y la publicidad que tuvo que el hecho en sí.
Y es que la cantidad de muebles ofertados a un euro era bastante limitada y sólo aprovechada por los primeros clientes que entraran, de hecho recuerdo que hubo gente que estuvo gran parte de la noche esperando a que abrieran para ver si podían adquirir uno de esos muebles tan baratos.
Como digo, detrás de las cajas videos promocionales de la tienda Muebles Boom, todos eran vídeos de programas de televisión en los que se hacía referencia a ese gran día en el que los muebles se vendían a un euro.
Vídeos de España Directo, creo que también de Madrid Directo y uno con Anna Simón como reportera, de cuando creo que estaba en el programa Estas no son las noticias junto a Quequé.
Yo entiendo que la promoción fuera muy buena y que estuvieran muy orgullosos de haber salido en la televisión debido a la gran oferta que hicieron en muebles, entiendo que intenten seguir el tirón, pero pecan de vanidosos. Si todas las semanas hay un día o un determinado período de tiempo en el que vendes los muebles a un euro, lo entiendo, pero que vivas toda la vida de ser la tienda de muebles que vende muebles a un euro, no me parece que vaya nada ligado a la realidad. Pero bueno, eso es cuestión de ellos y de sus campañas de marketing, supongo que si lo hacen es porque funciona.

Bueno, después de la atención prestada por mi parte a la zona de cajas, justo a la izquierda de las mismas había varios sofás, y tanto a mi como a mis compañeros de piso se nos iluminó la cara. Dentro de la gama de sofás que había vimos unos sofás aparentemente normales, sofás standard a un precio de 99 euros. En ese momento era lo más barato que habíamos visto, y eso que habíamos recorrido muchas tiendas, y ya pensamos vale, compramos éstos.
Como digo, eran un par de sofás para sustituir otros viejos en un piso en alquiler, por lo que no buscabamos los mejores sofás del mercado, ni los sofás más cómodos, buscábamos unos sofás funcionales, unos sofás a buen precio que fueran simple y llanamente sofás.

Antes de preguntar, decidimos recorrer un poco la tienda, teniendo claro que esa oferta y ese precio nos había convencido. La verdad es que en el resto de la tienda había cosas bastante majas, dormitorios bastante bien conjuntados con unos colores bastante chulos, pero bueno, prestamos poca atención, porque lo que realmente queríamos era informarnos sobre los sofás.

Volvemos a la zona del principio, donde se encontraban los sofás en cuestión y esperamos a que llegue una dependienta. Llega la primera dependienta que nos atiende. Preguntamos por las condiciones del sofá, preguntamos por colores, por el precio...
La dependienta en cuestión ya de primeras se muestra borde y seca, escueta en palabras. Eso sí remarca que el color del sofá no podemos elegirlo, que nos llega a casa un sofá con un color aleatorio.
Era para vernos la cara. ¿Color aleatorio? En exposición tenían dos sofás, ambos de color rojo, y no entendía como pudieran venderte un sofá sin saber de que color iba a ser.
No pude evitar pensar en la situación comparándola con el huevo kinder sorpresa. Estás esperando en tu casa a que unas personas lleguen a dejarte un sofá, deseando que sea de un determinado color y con los dedos cruzados para que así sea porque cabe la posibilidad de que el tapizado del sofá sea del color más raro existente.
Ella da su explicación, escueta, el color es aleatorio, y no termino de entenderlo. En ese momento es cuando pregunto, vale, entiendo que el color sea aleatorio, pero nosotros queremos comprar DOS SOFÁS, y pretendemos que aunque el color sea ALEATORIO, al menos ambos sofás sean DEL MISMO COLOR.
LA RESPUESTA ES NO.
Claro, aquí es cuando a mi ya se me queda una cara de tonto tremenda, yo entiendo que compres dos sofás y que no puedas elegir su color, bueno, lo entiendo a medias, pero que compres dos sofás y que no puedan afirmar que ambos van a ser del mismo color....
La dependienta, viendo o creyendo al menos que no va a sacar ninguna venta de nosotros, en cuanto puede se escaquea.
Muy mala vendedora, ni una sonrisa, no intenta explicarnos un poco la situación, no intenta vendernos el resto de los sofás que tienen, que es lo que más raro me pareció, porque si ves que no nos vas a vender esos sofás, al menos intentalo con otros, nada, pasó literalmente de nosotros y se fue.

Nosotros, sólos, junto al sofá, tratabamos de entender la situación, tratabamos de asimilar y de buscar soluciones al dilema, podíamos comprar dos sofás, por casi 200 euros, pero podían llegarnos dos sofás, uno color naranja y otro fucsia.

En ese momento yo encontré un panfleto de publicidad de la tienda Muebles Boom dentro de la tienda en sí, y en dicho panfleto publicitario venían ambos sofás, al precio indicado y se especificaba que el color era aleatorio.

Dando vuelsta al asunto, llegamos a una conclusión, allí en la tienda tenían dos sofás, dos de esos sofás en promoción, ambos en color rojo. Pues decidimos pregunta a alguna dependienta si podíamos comprar directamente esos dos sofás que tenían en exposición, esos dos sofás que al menos nos garantizaban que íbamos a tener dos sofás del mismo color.

¿Habéis tenido la sensación de que os ignoran? Pues esa sensación tuve yo.
Como he mencionado en cien ocasiones en esta opinión, durante este mes recorrimos varias tiendas de muebles buscando sofás y si por algo se caracterizaron todas ellas es porque casi nada más entrar en las mismas, se acercaba un dependiente a preguntar, a darnos su ayuda, a indicarnos donde estaba lo que buscábamos y a decirnos que si necesitabamos cualquier cosa se lo dijeramos.
En Muebles Boom no fue así. Cuando entramos NADIE nos dijo nada, de hecho dijimos HOLA al entrar y no obtuvimos respuesta. Con la primera dependienta, tuvimos que buscarla para poder preguntarla.
Pues para realizar la siguiente consulta tuvimos que esperar, y esperar, no había apenas gente, no es que todas estuvieran ocupadas, es que daba la sensación de que las dependientas se estaban haciendo las suecas, era como que no estaban interesadas en vendernos nada.

Pues bien tras un rato en el que me sentí bastante ignorado, al final conseguimos pillar a una de las dependientas cuando acabó de despachar a unas personas en caja.
Preguntamos nuestra duda principal, si podíamos comprar directamente los dos sofás que tenían en la tienda para así garantizarnos que fueran del mismo color.
Esta dependienta era bastante más maja y atenta que la primera, aunque no nos gustara mucho lo que nos dijera, al menos fue bastante más amable y educada. Eso sí, tampoco intentó vendernos otros de los sofás que tenía en la tienda cuando veía que estabamos interesados en esos pero que no terminaban de gustarnos las condiciones.
Pues bueno, vino a decir que NO podíamos llevarnos esos dos sofás, porque entonces podría haber otros clientes que pretendieran hacer lo mismo y sería un trato favoritista hacia nosotros y que eso no lo podían hacer.
Probablemente no entendáis muy bien a que se refería, pues bien, no es que yo lo explique mal, es que yo tampoco entendí muy bien a que se refería. Es decir, que eso era una lotería, y que si te tocaban dos sofás del mismo color pues buena suerte, pero que no podían vendernos los sofás que tenían ahí mismo.

Otra cosa que preguntamos fue si en almacén tenían sofás de este precio, porque si tenían y había dos iguales, pues directamente los cogíamos.
Pero otra sorpresa más, no tenían más sofás que esos dos que había en la tienda, ya que si alguien compraba un sofá de esas características, lo pedían directamente a fábrica, lo hacían, con un color aleatorio y lo enviaban al destino.
La conclusión a este comentario fue que están vendiendo, o al menos ofertando unos sofás que ni siquiera están fabricados.

La dependienta nos dio más explicaciones sobre el porqué de estas peculiares características de los sofás. Nos indicaron que esos sofás eran tan baratos porque se hacían con retales que habían sobrado de hacer otros sofás, y que por eso no podían garantizarnos el color de los mismos.

Finalmente nos fuímos de la tienda, un poco sorprendidos, y la verdad es que no sabíamos muy bien que pensar, no entendíamos del todo la situación.
Una vez fuera a mi me surgieron muchas más preguntas sobre estos sofás.
Por ejemplo, si yo llego, compro dos sofás, digo que los voy a recoger a tienda, y cuando veo el color del que son, los devuelvo, porque no estoy satisfecho con ellos. Y si no me dejan devolverlos inmediatamente los devuelvo dos días después por la razón que sea. Y hago esto sucesivamente hasta que tengo dos sofás del mismo color. ¿Se podría hacer así o habría algún tipo de problema en ello?

Otro dato curioso sobre estos dos sofás. Ambos se encontraba suspendidos en el aire. Es decir ambos se podían tocar, pero no podías sentarte en ellos porque digamos que estaban en una especie de estanterías. Es decir, que no podías sentarte para probar si el sofá era o no era cómodo.
¿No es algo prioritario a la hora de comprar un sofá poder sentarte o incluso tumbarte en él para comprobar si es cómodo?
¿Por qué no había la posibilidad de sentarse en esos sofás para comprobar su comodidad y así decidir si querías comprar o no comprar?

Me fui de la tienda con mucho mosqueo, porque no entendía la situación. No podía evitar pensar porqué había unos sofás tan baratos pero se ponían tantos problemas a la hora de comprarlos.
¿Influía el hecho de que esos sofás tan baratos aparecieran en el catálogo a tan buen precio para que la gente vaya a comprar esos sofás? Es decir, entiendo que una tienda promocione productos baratos para que acudas a la tienda, y que igual luego esos productos no sean tan buenos e intenten venderte otros, pero es que en este caso, ni parecía que quisieran vendernos esos dos sofás ni parecía que quisieran vendernos nada en general, yo tenía la sensación de que las dependientas no nos veían clientes potenciales y que por eso pasaron bastante de atendernos como es debido.

Al llegar a casa lo primero que hice fue buscar la página web de muebles Boom para ver si podía aclararme algo más.
En la página web, encontré los sofás:
http://www.mueblesboom.com/ofertas-boombazos/ 0/1387/sofa-2-plazas-%28color-aleatorio-segun-fabr icante%29/
Como veis, se indica que el color del sofá es aleatorio, se indica que no se puede elegir el color.
Pero fijaos cuando vais a hacer el pedido del sofá:
Hay un apartado que pone COLOR PRINCIPAL, y en esa pestaña podéis elegir entre 5 colores, gris, rojo, azul, verde o naranja. ¿Es un error?

El caso es que quedé descontento con mi visita a Muebles Boom, especialmente cuando creí encontrar los sofás que necesitaba y al final no pude comprarlos porque la situación no terminada de convencerme.


== @@ Desenlace @@ ==

Al día siguiente seguí buscando sofás. Pues curiosamente llegamos a una tienda en el polígono Árgales, su nombre es Kima!, llegamos a esta tienda por casualidad, porque después de estar mirando Muebles Boom en internet, me puse a buscar otras tiendas de muebles en Valladolid y encontré la página web de esta tienda también: http://www.muebleskima.com/tienda/

Entramos y lo primero que vemos, los sofás, los mismos sofás que en Muebles Boom rondaban los 100 euros, esta vez a un precio de 98 euros. Eso sí, esta vez había dos sofás, uno rojo y otro azul.
Enseguida vino un dependiente, muy simpático, y con buenas dotes de vendedor.
Preguntamos por esos sofás, nos dijo lo mismo, lo del color aleatorio, pero también nos dio otras condiciones.
Primera condición satisfactoria con respecto a Muebles Boom, sí queríamos comprar dos sofás, nos garantizaban que ambos tendrían el mismo color en el tapizado.
Segunda condición satisfactoria: Podíamos indicar el color del tapizado que queríamos, eso sí, no nos garantizaban la tonalidad, si fuera de un tono más claro o oscuro, pero el color podíamos elegirlo.
Tercera condición: Podíamos llevarnos los dos sofás que tenían en exposición, eso sí, dijimos que no, porque mis compañeros de piso son del Real Madrid, y los sofás eran de color azul y rojo, en tonalidades muy similares a los colores del Barcelona...

Pero al final no compramos esos sofás.
¿Por qué? A la vez que el dependiente nos explicaba la situación con esos sofás, nos preguntó que buscabamos exactamente, que presupuesto teníamos, fue un DEPENDIENTE en toda regla. Nos enseñó otros dos sofás, aparentemente de mejor calidad, eran un 3+2, más cómodos, y como eran los últimos que le quedaban de ese modelo, nos hizo una rebaja en el precio. Nos costaron algo más de 200 euros, pero la diferencia creo que valió la pena.

La diferencia entre Muebles Boom y Kima! no fue solo que nos dieron mejores condiciones con los sofás baratos en Kima!, sino que además el dependiente fue atento, sonriente y supo vendernos los sofás que finalmente compramos, y que actualmente tenemos en casa.


== @@ Conclusión @@ ==

Mi conclusión es que amueblar una casa es más difícil de lo que pensaba, yo solo iba buscando unos sofás y la verdad es que acabé harto de tanta tienda y de tanta aparente oferta.

Pero mi conclusión principal es que a no ser que no pueda evitarlo, no creo que vuelva a ir a Muebles Boom.
En primer lugar porque el trato recibido por los dependientes, no se corresponde con el trato recibido en el resto de tiendas de muebles que visité, mucho más distantes y menos atentos.
En segundo lugar porque para un producto de similares características en dos tiendas diferentes, encontré más ventajas al comprarlo en otra frente a Muebles Boom.

Eso sí, si algún día Muebles Boom vuelven a tener la promoción de Muebles a un euro, esa promoción que tuvieron en el pasado y que tanto empeño ponen para que sus clientes recuerden que fueron ellos los que la tuvieron, si considero que puedo adquirir algún buen mueble por ese precio, puede que me plantee ir a la tienda para comprarlo.
Aunque si cuando hubo la oferta de muebles a un euro, mucha gente hizo cola por tal ganga, e incluso algunos no consiguieron comprar ninguno de esos muebles promocionados porque se acabaron las existencias, tal como anda ahora la crisis sería más complicado conseguir aprovechar esa oferta de muebles a un euro, así que es probable que ni con esa oferta considerase volver a Muebles Boom.

Conclusión: Mi experiencia en Muebles Boom