Autobuses Urbanos en Santander
pésimo servicio, trato lamentable hacia el pasajero - Autobuses Urbanos en Santander Cantabria

Nuevas opinión ... la línea 14 de autobuses interurbanos. Los hechos que voy relatar ocurrieron el viernes día 21 de Julio, sobre las 14:30 PM, a la altura a... más

pésimo servicio, trato lamentable hacia el pasajero
Autobuses Urbanos en Santander

AngelMA

Nombre del usuario: AngelMA

Producto:

Autobuses Urbanos en Santander

Fecha: 19/09/17

Valoración::

Ventajas: ninguna

Desventajas: mal trato al cliente, pésimo servicio

Es sabido de quien haya estado en Santander utilizando el servicio de autobuses interurbanos, del mal servicio que prestan los conductores de los mismo desde hace décadas, amparados en la ausencia de cámaras de seguridad en los autobuses, hacen y dicen lo que les da la gana amparados por la impunidad que les otorga el Ayuntamiento de Santander. Aunque esto pueda parecer una generalidad, con el paso de los años ha descendido los conductores maleducados, bruscos en la conducción o simplemente agresivos de los pueda parecer. Pese a las quejas que recibe la empresa TUS perteneciente al Ayuntamiento de Santander, parece que las desoye o simplemente archiva en la papelera, sin tan siquiera informar de las actuaciones emprendidas sobre tal o cual conductor al perjudicado.

En mi caso concreto llevo veraneando en Santander desde hace más de 40 años, pero lo que he vivido este verano supera todo lo que he visto anteriormente.

Esto sucedió con un conductor de la línea 14 de autobuses interurbanos. Los hechos que voy relatar ocurrieron el viernes día 21 de Julio, sobre las 14:30 PM, a la altura aproximada de la parada siguiente a la de Valdecilla en dirección al Barrio Pesquero.

Accedimos al autobús 3 personas en la parada anterior al Ayuntamiento, aproximadamente sobre las 13:50 PM, en dirección al Barrio pesquero, puesto que nos disponíamos a comer en alguno de los restaurantes de la zona. Cogimos esta línea por consejo de una señora que estaba esperando en la parada, para llegar a destino lo antes posible y así evitar las aglomeraciones vacacionales en los locales de restauración. Cuando el autobús se dirigió hacia Cuatro Caminos, en vez de dar la vuelta hacia el Barrio Pesquero, mi madre que tiene 77 años pregunto al conductor sobre el tiempo estimado de llegada hasta donde íbamos y el recorrido que iba a realizar. La respuesta fue muy imprecisa, poco amable y nada aclaratoria sobre lo que se le preguntaba. Tanto es así que en ningún momento tuvimos una idea clara del tiempo que restaba hasta llegar a destino.
En la parada de Valdecilla tuvo lugar un cambio de conductor, quedando el anterior hablando con el nuevo de pie mientras seguía el recorrido. Mi madre aprovecho el cambio para preguntar de nuevo al segundo conductor las mismas dudas que se quedaron sin contestar anteriormente. La respuesta fue todavía mas vaga e imprecisa, interviniendo en la conversación el primer conductor diciendo de malas formas que anteriormente ya había contestado a sus preguntas. Fue entonces cuando se estableció entre los dos conductores una dialéctica en tono de burla socarrona, que hizo que mi madre se indignara e increpara a ambos. Inmediatamente el primer conductor subió mucho el tono, se encaro a mi madre en una actitud muy agresiva; con gritos y ademanes violentos se acerco a ella rápidamente con una actitud intimidatoria y muy violenta, con visos de consumar una agresión. Afortunadamente esto no sucedió gracias a que nos bajamos inmediatamente del autobús aprovechando una parada.

A todo lo explicado es importante recalcar:
1.- En ningún momento se les faltó al respeto a los dos conductores, solo se les requirió información del recorrido.
2.- Las formas del energúmeno que amenazó la integridad física de mi madre, son propias de matones callejeros, no de personas con una mínima educación. Supongo que a esta persona no le gustaría que le hicieran lo mismo a su madre y condenaría los hechos.
3.- Estas dos personas no deberían prestar un trabajo cara al público, ya que son incapaces de interactuar con educación y amabilidad, y guardar un mínimo de respeto hacia los pasajeros.
4.- Visto lo violenta que es esta persona, suponemos que ésta no ha sido una actitud casual, sino que es su forma natural de reaccionar.
5.- Después del incidente, mi madre se llevo un gran disgusto y estuvo varios días en cama indispuesta. Es una suerte que con su edad no haya sufrido males mayores.

Esta queja la envié a la empresa TUS y hasta la fecha no he recibido contestación a la misma, supongo que la "habrán archivado" como acostumbran: una vergüenza.

Conclusión: Ante una pregunta educada a un conductor obtuvimos una respuesta violenta que casi acaba en agresión