Recetas de Sopas Calientes
SOPAS DE AJO para cuando el frío llega. - Recetas de Sopas Calientes Recetas

Nuevas opinión ... extra Paso a paso 1- Lo primero de todo es pelar y filetear los ajos. En una cazuela grande ponemos el aceite a calentar y ponemos los... más

SOPAS DE AJO para cuando el frío llega.
Recetas de Sopas Calientes

campanilla84

Nombre del usuario: campanilla84

Producto:

Recetas de Sopas Calientes

Fecha: 09/03/16

Valoración::

Ventajas: fácil, barata, buenísima, calienta bien el cuerpo

Desventajas: no apta para dietas

SOPAS DE AJO (Sopa castellana para otros)

En nuestra escapada en el puente de Diciembre nos quedamos con las ganas de comernos unas buenas sopas de ajo por dos motivos, primero porque en casi todo los sitios a los que fuimos estaban dentro del menú y preferíamos comer a la carta, podríamos haberlas elegido, pero al final elegíamos otros platos y nos parecía mucha cantidad pedir esta sopa. Segundo, no hacía tanto frío como para necesitarlas...jajajajajaja.

A si que el primer día de mucho frío por aquí decidí hacerlas para quitarnos el gusanillo de no haberlas comido esos días.
No las había comido nunca y exactamente no sabía cómo hacerlas. Tenía algunas nociones y tenía claros los ingredientes, pero tuve que buscar exactamente cómo era.
Ingredientes
Con estas cantidades hay como para unas 6 personas.
6 dientes de ajo
6 huevos (1 por persona)
12 rebanadas de pan duro
100 g de jamón ibérico
100r de chorizo
2 litros y medio de agua o de caldo de carne. (Yo no tenía caldo y con el agua queda muy bien)
2 cucharadas de pimentón dulce
50 ml de aceite de oliva virgen extra

Paso a paso
1- Lo primero de todo es pelar y filetear los ajos. En una cazuela grande ponemos el aceite a calentar y ponemos los ajos. Hay que tener cuidado de que no se quemen, sólo de que queden doraditos, a si que a fuego medio tirando a bajo.
2- Picamos bien el jamón y el chorizo y añadimos a la cazuela. Removemos bien para que se junten bien con el ajo y vaya cogiendo sabor.

3- Cortamos el pan en rebanadas y cuando los ajos estén bien doraditos añadimos a la cazuela la mitad de ellas, le damos unas vueltas para que se tuesten bien y retiramos la cazuela del fuego.
4- Con la cazuela fuera del fuego espolvoreamos el pimentón por encima del pan. Yo usé dulce, pero si os gusta podéis usar picante. Hay que tener cuidado con el pimentón, que si se tuesta mucho da un sabor amargo, por eso hay que retirar la cazuela antes de echarlo, sólo que se caliente. Se remueve bien todo para que se junten todos los ingredientes y ponemos de nuevo en el fuego.

5- Ahora a fuego lento porque hay que conseguir que no llegue a hervir nunca. Sin dejar de remover rehogamos todo unos 2 o 3 minutos y añadimos el agua o el caldo de carne. Lo dejamos a fuego suave unos 20 minutos. Probar el punto de sal y si lo veis necesario echarle un poco más, yo no le eché nada ya que el jamón y el chorizo le dieron el punto suficiente.
6- Mientras se hace a fuego lento vamos a tostar las otras rebanadas que nos faltan con un poco de aceite. Yo lo hice en una sartén.

7- Cuando pasen los 20 minutos añadimos estas rebanadas en la superficie dejándolas flotar. Cuando están bien empapadas es el momento de añadir los huevos.
8- Rompemos los huevos y los echamos directamente a la sopa. Nosotros sólo somos dos y la cantidad que hice era muy grande, a si que usé solo dos para comer y el resto como se la di a mi madre la que sobró fué ella la que los añadió. Hay que dejarlo cuajar dentro de la sopa.

9- A la hora de servirla hay dos opciones. O bien servimos a cada uno su huevo sin romper para que cada uno se rompa el suyo (esa fué mi opción) o bien rompemos los huevos en la cazuela para que todo se mezcle. Eso sí, hay que servirla muy caliente y si es en platos de barro mejor. (Yo no tenía).
El resultado es una sopa contundente, que llena mucho y que calienta bien el cuerpo. El sabor es buenísimo y fuerte y no está recomendada para ninguna dieta...jajjaja
Nosotros la comimos de plato único, ya que con el jamón, el chorizo y el huevo ya no se necesita más.
Es un plato clásico de la cocina Castellana y de los que se pueden llamar "de la abuela", nada de cocina de autor ni esas cosas, es una sopa que resucita los cuerpos y no deja un buen sabor de boca.
Es perfecta para día de mucho frío y tampoco se tarda mucho en hacerla, en una hora está lista entre que se preparan los ingredientes y podemos disfrutarla.
Además es económica los ingredientes no son caros y si el jamón no queremos que sea ibérico se puede sustituir por serrano y aún es más barata.

Espero que os apetezca por lo menos probarla si no es cocinarla.
Yo de vez en cuando volveré a hacerla porque la verdad es que el resultado ha sido muy bueno y así no tenemos necesidad de salir a comerla por ahí.
Espero haber sido de ayuda con mi opinión.
Muchas gracias por las lecturas, las valoraciones y los comentarios.
Besotes para tod@s
campanilla84

Conclusión: Sopas de ajo de las de toda la vida