Abella
¿ESTAFA? Compruébenlo uds. mismos - Abella Galicia

Nuevas opinión ... cuando al pedir esa tapa de pulpo (junto a otras varias tapas) nos presentan un plato mucho más pequeño y obviamente con muchísima men... más

¿ESTAFA? Compruébenlo uds. mismos
Abella

Diego2Getafe

Nombre del usuario: Diego2Getafe

Producto:

Abella

Fecha: 21/09/15

Valoración::

Ventajas: Poca distancia entre la mesa y la salida

Desventajas: Publicidad engañosa

Este verano he realizado el Camino de Santiago con un grupo de amigos.
Una vez en Santiago, decidimos salir esa noche a cenar y por comodidad nos metimos en una calle llena de bares con carteles anunciando todo tipo de comidas locales (pulpo, pimientos del padrón, pescados...)

Al haber tanta oferta de productos, nos permitimos el lujo de comparar los bares, con sus precios y las fotos de los productos que ofrecían para intentar tomar la decisión más rentable.
Así fue que descubrimos un bar que resaltaba por encima de todos, estoy hablando del Restaurante Abellá.

Este establecimiento ubicado en Rúa do Franco, 30 mostraba el cartel publicitario que aparece en este post.
Sí, llevando por título ''TAPAS'', nos ofrecía una imagen del producto con su precio escrito debajo.
Hasta aquí todo bien, dado que en los bares de esa misma calle tenían casi las mismas fotos pero llegando a duplicar el precio en algunos casos.

Así fue que entramos, muy contentos por cierto, dispuestos a pedir pedir y pedir. Una de esas consumiciones fue una ''tapa de pulpo''
La sorpresa llega cuando al pedir esa tapa de pulpo (junto a otras varias tapas) nos presentan un plato mucho más pequeño y obviamente con muchísima menos cantidad.
Entre la imagen del cartel, y el plato que me sirvieron habia un desfase tan considerable que todos los de la mesa nos ofendimos. Decidimos llamar a quien nos atendió.

Le comenté que posiblemente había un error ya que le habíamos pedido la ''tapa de pulpo'' y que eso que nos habían servido era bastante más pequeño.
Nos respondió que ese producto que nos sirvieron se correspondía con la tapa de pulpo, así que cuando nos dimos cuenta de que lo que realmente estaba pasando era que nos habían engañado, decidí ponerme en contacto con el propietario.

Muy amablemente nos atendió la propietaria, pero seguía sin entrar en razón. Yo le mostraba la foto del cartel (que previamente había tomado con mi móvil) y luego le enseñaba aquello que me habían puesto sobre la mesa. Ella volvía al argumento de que eso era una tapa y que si quería algo más grande debería pedir la ración (más cara obviamente).
Tras un ''tenso'' momento, finalmente, la misma propietaria llegó a reconocer delante de nosotros que en ese cartel publicitario, las fotos eran de raciones y los precios de tapa.

Una vez llegados a esa conclusión, nos levantamos de la mesa y le exigimos que nos cobrase las bebidas y el pan, que había sido lo único que utilizamos. Que retirase todo lo demás de la mesa.

Y pagando en la barra, con una sonrisa medio burlona, la propietaria, consciente de nuestro malestar, se despidió de nosotros a la voz de ''Talueguiño''.

__
__

Bien. Todo ello me sentó como una patada en el estómago, y sobretodo en el bolsillo (gastamos 20Euro por bebida y pan).

Cometí el grandísimo error de no pedir hoja de reclamaciones, sin embargo, y aprovechando que en la carrera se nos está enseñando un poquito de derecho, he decidido indagar más en este asunto para saber si eso que la propietaria del Bar Abellá hacía a sus clientes con el cartel era o no legal.

**Lo que ocurrió esa noche va en contra de lo establecido en el artículo 1258 del Código Civil y también en lo establecido por el artículo 61 del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios (TRLC). **

-art.1258 del C.c. : ''Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento, y desde entonces obligan, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley.''

-art.61 TRLC. : ''2. El contenido de la oferta, promoción o publicidad, las prestaciones propias de cada bien o servicio, las condiciones jurídicas o económicas y garantías ofrecidas serán exigibles por los consumidores y usuarios, aún cuando no figuren expresamente en el contrato celebrado o en el documento o comprobante recibido y deberán tenerse en cuenta en la determinación del principio de conformidad con el contrato.''

Una vez dicho esto, mi única intención es comunicar:

1) Si algún día van a Santiago de Compostela, recuerden que este lugar quizás no sea la mejor opción para cenar.

2)Si en algún momento se ven en una situación como la que me ha ocurrido la noche del 27 de julio, no cometan el mismo error que yo cometí y pónganse en contacto con las autoridades para denunciar esa situación de engaño.

Conclusión: Deshonra la imagen del hostelero.