Al calor del verano - John Katzenbach
AL CALOR DEL VERANO - Al calor del verano - John Katzenbach Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... a la ciudad de Miami ya que cualquiera puede ser la siguiente víctima. Decide ponerse en contacto con Malcom Anderson, periodista de u... más

AL CALOR DEL VERANO
Al calor del verano - John Katzenbach

RESIDENT_EVIL

Nombre del usuario: RESIDENT_EVIL

Producto:

Al calor del verano - John Katzenbach

Fecha: 16/08/10

Valoración::

Ventajas: Lee la opinión

Desventajas: Lee la opinión

Uno de los libros que me sorprendió encontrar en casa fue éste, Al calor del verano, y me sorprendió porque no es mío, es de mi pareja, quién lee más bien poco. No había leído nada de éste escritor pero siempre tengo en mente comprar El psicoanalista, aún no lo he hecho, pero he aprovechado que tenía éste a mi disposición para empezar. Y como no, voy a contaros mi opinión sobre él.

EL LIBRO
- Título original: In the Heat of the Summer.
- Título: Al calor del verano.
- Autor: John Katzenbach.
- Editorial: Zeta Bolsillo.
- Año de la edición: 2006.
- Número de páginas: 377
- ISBN: 84-96581-97-7

ARGUMENTO
Un asesino establece una extraña relación con un periodista, quién intentará desenmascararlo aunque pagando un precio muy alto por ello. El público tiene derecho a saber, pero a su vez el periodista se convierte en alguien famoso y es gracias a que los asesinatos continúan.

OPINIÓN PERSONAL
Me ha parecido un libro con un trasfondo interesante, ya que nos hace pensar en lo morbosos que podemos llegar a ser y como los periodistas intentan alargar el máximo tiempo posible una noticia, creando incluso una atmósfera de miedo para mantener el interés.
Creo que eso es algo que vivimos constantemente, en las clases que he tenido de Ciencias Políticas lo hemos hablado a veces, sobre como un medio destaca un aspecto concreto de una noticia y en cambio, otro ni siquiera lo menciona. Los medios de comunicación no son objetivos y aunque aparentemente lo sepamos, se nos olvida constantemente. En el libro nos planteamos hasta donde puede llegar la ética periodística... ¿el periodista le da pie al asesino porque de esta manera su periódico es el más leído, o se limita a informar?
Incluso nos planteamos la relación entre los medios y la policía, los pactos que deben establecer entre ellos en un caso u otro, o, ¿eso sólo ocurre en la ficción? Probablemente no.
Lo peor de todo, es que cuando cerramos el libro, nos queda un triste pensamiento, la muerte es sólo un espectáculo, un asesino es alguien importante mientras actúa y se habla de él, una vez se le coge, se convierte en una noticia más y al día siguiente habrá otras cosas más importantes en las que fijarnos. En el libro se nos dice que "en eso consiste el periodismo, en celebrar el instante" y cuando dice celebrar, se refiere a disfrutar de que su periódico sea el medio que tiene en exclusiva algo como un asesinato... triste, sórdido y supongo que real.

Otro tema se mezcla con lo anterior, la guerra y como ésta cambia a las personas, como vuelven y no consiguen adaptarse de nuevo a la vida que tenía antes o incluso, como deben renunciar a todo lo que tenían debido a mutilaciones o problemas psicológicos y psiquiátricos y intuimos el odio y rencor que pueden sentir por aquellas personas que, por los motivos que sea, se libraron de la experiencia. Y, si me pongo a pensar en la peor guerra que puede vivir alguien, me viene a la mente Vietnam, como después de ir al frente, los soldados volvían y sentían el rechazo de la población... se me hace una situación difícil de sobrellevar ya que en el fondo el soldado no es quién decide... y este tema aparece a lo largo de la novela, más o menos explicado, hasta convertirse en algo importante para su desarrollo. Otra cosa más en la que pensar.
La historia en sí no está mal ya que nos hace reflexionar sobre lo anterior, por lo demás, no es una novela negra donde tengamos que descubrir al asesino, sabemos que es alguien que vive en Miami pero no se trata de adivinar su nombre, tenemos que ver hasta donde es capaz de llegar, cuales son los objetivos que tiene a la hora de matar a las víctimas, como las elige... incluso es un asesino que nos llega a sorprender por su trato con las víctimas, no digo que sentamos empatía, pero nos resulta curiosa su forma de actuar y de comportarse con las personas a quienes va a matar.

La verdad es que el libro tiene una parte psicológica importante, los personajes principales no son planos, están muy bien caracterizados, sobretodo el asesino y el periodista que son los que llevan el peso de la novela y a lo largo de sus páginas, llegamos a cuestionar las actuaciones de los dos, incluso diría que llegamos a entender más al asesino que al periodista, precisamente por lo que decía antes de la ética periodista y donde desaparece para convertirse en una exclusiva.
No nos engancha desde la primera página, decir eso sería mentir, pero la historia del asesino (llamado en el libro, El asesino de los números) nos va intrigando y deseamos saber quién será la nueva víctima y si conseguirán cogerle o no, supongo que es nuestra parte morbosa la que nos hace interesarnos por todo esto, pero una vez empezamos ya no podremos dejarlo, además, se lee de forma muy rápida y en un par de días como mucho, podemos acabarlo (dependerá de lo que leamos cada día, pero yo lo terminé en dos días sin dedicarle demasiado tiempo).

El lenguaje que usa es sencillo, coloquial sin llegar al argot. No creo que haya problemas de comprensión ni en lo que respecta al lenguaje ni en lo que se refiere al contenido, ya que, aunque el periodista pida la opinión a un psiquiatra, sus conclusiones no son complicadas de entender ni se usan tecnicismos que puedan llevar a confusión.
Una vez terminado el libro, me han quedado ganas de leer algo más del escritor, comprar El psicoanalista sigue estando entre mis pensamientos y espero acordarme de hacerlo cuando pase por delante de una librería o llegarme a la biblioteca a ver si lo encuentro.

Es un libro fácil de recomendar porque puede gustar más o menos, pero acaba enganchando, se lee de forma rápida y nos hace plantearnos determinadas cosas, y esto siempre es bueno, poder cerrar un libro sobre lo que sea y que sigamos pensando en ello o incluso, parar en mitad de la lectura y ponernos a pensar, es muy enriquecedor y debería pasarnos con cualquier lectura, pero no siempre pasa.

Conclusión: Entretenido.