El don de Ana - Cecilia Samatín
El don de Ana - El don de Ana - Cecilia Samatín Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... de qué iba. Sin embargo, para los curiosos, para los que no leen nada sin antes pensárselo muy bien, sabiendo exactamente lo que van... más

El don de Ana
El don de Ana - Cecilia Samatín

lakylete

Nombre del usuario: lakylete

Producto:

El don de Ana - Cecilia Samatín

Fecha: 21/12/13

Valoración::

Ventajas: Historia, personajes, prosa . . .

Desventajas: Ninguna

El año pasado leí la primera novela que, de la mano de la editorial Martínez Roca, se publicó en España de esta autora cubano-americana. Se titulaba "La abuela Lola" y me pareció una historia deliciosa y muy especial. Ya dije en su día en la reseña que estaba deseando que se publicasen más novelas de esta escritora por lo que, publicada "El don de Ana" en octubre, no dudé en hacerme con ella y leerla

Os adelanto que me ha gustado muchísimo. Éstas son mis impresiones


==Cecilia Sanmartín==

Cecilia Samartin es una autora cubana. Nacida en la Habana, cuando tan solo era una niña se vio obligada a huir de Cuba debido ala Revolución. Desde entonces vive en California con su marido. Muchos de sus libros tratan esta dura realidad que le tocó vivir en su más tierna infancia. Estudió Psicología, Terapia familiar y Terapia matrimonial. Actualmente está inmersa en un proyecto para ayudar a mejorar las condiciones de los más desfavorecidos en Los Ángeles.

Entre su larga trayectoria como escritora destacan títulos como Señor peregrino, La abuela Lola o El don de Ana


==Datos técnicos==

Título: "El don de Ana"
Autora: Cecilia Samartín
Editorial: Martínez Roca
Colección: MR Emociónate
Traductor: Fabián Chueca
Edición. Rústica, con solapas
Fecha de publicación: 08/10/2013
416 páginas
ISBN: 978-84-270-4069-4


==Argumento==

Querido lector:
Aunque estas líneas suelen utilizarse para adentrar a las personas en una novela, en esta ocasión creemos que no existen palabras suficientes para poder explicar las emociones y los sentimientos que esta obra va a transmitirte. Creemos, además, que desvelar plenamente su contenido dejaría muchos cabos sueltos, pues este relato tiene la capacidad de llegar al corazón de las personas por muy diferentes motivos.

Sin embargo, si decides sumergirte en su lectura, debes saber que esta es la historia --que bien podría haber sido real-- de Ana, una niña que sobrevivió a la guerra y cuyo corazón herido la alejó del mundo durante mucho tiempo. Una niña que tuvo la oportunidad de pertenecer a una de las familias más ricas de California y de formar parte de sus vidas para siempre...
Una novela increíblemente intensa y sentimental que nos hará apreciar la delicadeza de las pequeñas cosas

Así, de esta forma tan bonita, sin contar realmente nada, nos presenta la editorial la historia. Por lo que me adentré en su lectura sin saber realmente de qué iba. Sin embargo, para los curiosos, para los que no leen nada sin antes pensárselo muy bien, sabiendo exactamente lo que van a encontrarse, les contaré un poco más del argumento

La novela nos relata la historia de Ana, una niña cuyo país, El Salvador, entra en guerra. La aldea en la que ella vive felizmente con su madre, su tía y su primo Carlitos, es arrasada por la Guardia Nacional es arrasada y ella resulta ser la única superviviente. Una monja, Josefa, se hace cargo de ella y consigue sacarla del país, llevándola a su Norteamérica natal. La niña es criada en el convento de monjas y cree encontrar allí su vocación. Pero, cuando está a punto de ser confirmada como novicia, la madre superiora la envía a casa de una familia. La niñera de los Trellis ha tenido que ausentarse durante unos meses y Ana la sustituirá y cuidará del pequeño de la familia, Teddy. Asistiremos a la evolución de esa familia y del importante papel que Ana cumplirá en ella.


==Impresiones==

Como en el caso de "La abuela Lola", me he encontrado con una novela muy especial, francamente deliciosa.

La historia se desarrolla en dos líneas argumentales (recurso literario cada vez más utilizado y que a mí, personalmente, me encanta). Parte del presente: en él una Ana adulta está junto a la cama de agonizante del hombre al que ama. Cada capítulo empieza y termina en el presente, junto a la cama del enfermo. Pero entre medias, Ana va recordando su vida. Tendremos así saltos en el tiempo: del presente al pasado el cual, sin embargo, sí que evoluciona de forma natural, desde el más remoto hasta el más cercano. El pasado comienza cuando Ana es una niña de unos ocho años. Su familia es pobre pero feliz. Vive en una aldea de El Salvador junto a su madre y desconoce quién es su padre. Su primo Carlitos es su compañero de juegos y deciden que cuando sean mayores se casarán. Pero ese futuro nunca llega; la guerra lo trunca todo. Una partida de soldados arrasa la aldea y Ana será la única superviviente. Muy asustada la encuentra Josepha, una monja cooperante que se hace cargo de ella. Entre Ana y Josepha se crearán los lazos de una amistad indeleble que perdura pasados los años.

De la infancia de Ana pasaremos a su primera juventud. Ana es una chica tímida y callada que ha vivido en el convento desde que huyó de El Salvador. Su intención es coger los hábitos pero la madre superiora, consciente de que no ha visto mundo allende los muros del convento, decide enviarla a casa de los Trellis. Allí se hará cargo, mientras vuelve su niñera, del pequeño Teddy, un chiquillo revoltoso y mimado al que, sin embargo, ella enseguida encandila. Como encandila a todo el mundo, pasando a ser un miembro más de la familia.

La trama de la novela es bastante sencilla. No es una novela en la que nos encontremos grandes sorpresas o giros argumentales, ni falta que hace. No le hace falta porque tiene unos personajes entrañables, que nos llegarán al corazón, cuenta una historia bonita y emotiva y lo hace de una forma maravillosa.

Básicamente, El don de Ana cuenta la historia de una familia y la de alguien que les da cohesión y que servirá de punto de apoyo para todos. Los Trellis son Adam, el cabeza de familia, un hombre de negocios que cuando era joven perdió a sus padres en un trágico accidente y todavía no se ha repuesto de ello. Su mujer, Lillian, es bellísima pero se mantiene como en un pedestal. Su forma de actuar muchas veces es deplorable, por lo que no se va a convertir, precisamente, en un personaje al que le tomemos cariño. Su comportamiento hacia su marido e incluso la forma en la que trata a sus hijos -especialmente a Jessie- no la hace simpática pero luego se arrepiente o, al menos, se da cuenta de que no actúa bien y quiere enmendarse... Es un personaje con aristas, nada plano, capaz de lo mejor y de lo peor y cuya personalidad la autora desarrolla muy bien.

Teddy es un niño muy pequeño cuando Ana llega a la casa y es el típico niño mimado de las familias ricas. Sus padres le adoran y le dan, al menos materialmente, todo lo que quiere, pero luego le dejan al cuidado de Ana (lo cual, teniendo en cuenta cómo es la madre, casi es lo mejor que le pudo pasar). Es un auténtico trasto al que, sin embargo, Ana pronto logra poner en vereda. Y no lo hace riñéndole o castigándole sino con las mejores armas para educar a un niño: con amor.

Estando ya ahí Ana, nace Jessie, la chiquitina de la familia, a la que Ana cuidará casi como si fuera su propia hija. La relación de Jessie y su madre no va a ser nada difícil, máxime cuando la pequeña crezca y no se convierta en el bonito cisne que es su madre.

Los Trellis tienen problemas y Ana es casi el único elemento que les sirve de conexión. Ana se convertirá en lo más importante para ellos, en una especie de madre para todos, que les cuida y les protege.
El personaje de Ana es tremendo. La conocemos de niña y la vemos crecer para convertirse en una jovencita aparentemente tímida y frágil que luego demuestra saber llevar con firmeza las riendas de su vida. Es un personaje tremendamente encantador que no sólo tiene el don de cohesionar a la familia Trellis sino también el de encandilar al lector. A Ana no puede evitar quererla y preocuparte por ella, desear que todo le salga bien; y sufrir con ella cuando toca sufrir.

La prosa de Cecilia Samartín es muy correcta y llena de ternura. No es un libro de ritmo trepidante pero se lee sin darte cuenta porque no cuesta nada sumergirte en la historia de Ana y la familia Trellis a la que llegas a conocer casi tan bien como a la propia. Más que para devorar, es un libro para saborear despacito. La prosa de Cecilia Samartín te envuelve y te hace sentir bien, cómodo, a gusto. Es una historia y una prosa muy cálida y emotiva, con los sentimientos a flor de piel. Es difícil leer este libro sin implicarte emocionalmente, sin meterte en la historia y vivirla desde dentro.

Utiliza la autora, como he dicho, la técnica de los saltos temporales. Cuando la acción transcurre en el presente, es un narrador omnisciente el que nos cuenta la historia; cuando Ana se retrotrae al pasado y evoca sus recuerdos, es ella misma la que toma la palabra y nos cuenta lo que pasó en primera persona. Al principio, es más la parte que transcurre en el pasado que la que transcurre en el presente pero, a medida que los años avanzan, el presente va tomando cada vez más protagonismo hasta que acaba siendo el protagonista absoluto.

La novela cuenta gracias y desgracias pues a ésta, como a casi todas las familias, les pasan cosas buenas y cosas malas. Hay bastantes desgracias pero no puede considerarse una novela triste o dramática. No lo es, al menos, la mayor parte del tiempo. Lo cual no quita para que me haya emocionado en varias ocasiones y, sobre todo, al final, que me ha hecho llorar a lágrima viva.


==Conclusión final==

Una vez más, y como ya hizo con "La abuela Lola", Cecilia Samartín me ha conquistado con una preciosa y sencilla historia que nos habla de la familia y de la amistad y que es imposible leer sin implicarse emocionalmente. Una novela con los sentimientos a flor de piel, con una protagonista entrañable. Y todo ello con una prosa cálida, acogedora y evocadora.

Conclusión: Una novela preciosa