El Niño con el Pijama de Rayas - John Boyne
La vida no es tan bella - El Niño con el Pijama de Rayas - John Boyne Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... la experiencia de la lectura. Creo que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata, o por lo menos exactamente, par... más

La vida no es tan bella
El Niño con el Pijama de Rayas - John Boyne

Ysabel

Nombre del usuario: Ysabel

Producto:

El Niño con el Pijama de Rayas - John Boyne

Fecha: 28/04/08

Valoración::

Ventajas: Muchas

Desventajas: Ninguna.

Este año, el panorama editorial y literario, ha estado de enhorabuena. A parte de la nueva novela de ken Follett y la última entrega de Harry Potter ( sin olvidar la última novela de Carlos Ruíz Zafón) han habido títulos que se han ido colando en las Bibliotecas tanto públicas como privadas, gracias al boca a boca.

Ha sido el caso de " Firmin" de Sam Savage y de " El niño con el pijama a rayas" del escritor irlandés John Boyne. El mérito de éste último es mayor si cabe ya que fue presentado como una novela juvenil cuando, en realidad, no lo es tanto.

Como trata un tema del que procuro huir, el Holocausto Nazi, a pesar de que lo tenía en la Biblio y de lo mucho que había oído hablar de él me resistía a leerlo. Pero, hace unas semanas, tuvímos una charla en la Biblioteca. La cuentacuentos que vino lo recomendó y habló de él en un tono que me cautivó.

A mí no me gusta mucho contar los argumentos. El de esta novela es fácil de adivinar: un Campo de Concentración, prisioneros judíos, soldados y 2 niños: uno alemán hijo del jefe de las SS destacado en el Campo , este niño es Bruno ( curiosamente tiene el mismo nombre que el hijo de Roberto Benini en " La Vida es Bella") y otro que vive al otro lado de la alambrada.

Bruno se ha trasladado al Campo con su familia procedentes de Berlín. Allí, movido por la soledad, entablará amistad con este niño.

La novela, o mejor dicho la historia, está narrada en tercera persona. Es una novela corta que se lee en un santiamen porque es de las que enganchan pero, a diferencia de otras como pueda ser el caso de la última de Eduardo Mendoza, no es de esas que te abran sonrisas más bien lo contrario. Desde un principio sabes cómo va a acabar, sabes que la historia que narra es verdadera y que no puedes hacer nada para cambiarla.

Que esté enfocado también a lectores de 13 años no es malo. Al contrario, puede ayudarles a entender mejor una parte bastante negra de la Historia del siglo XX. El lenguaje es sencillo, directo y ameno. Pese a ser, en teoría, un libro juvenil yo lo tengo en la sección de adultos.

La novela ha sido editada por Salamandra, una editorial que cada día tiene más ojo a la hora de lanzar joyas literarias. La edición está muy bien cuidada. En la Biblioteca tengo la edición número 14 pero ya ha sobre pasado ampliamente esta cifra.

Tiene 219 páginas con un tamaño de letra grande lo que facilita su lectura por parte de las personas mayores.

Es de esos libros, de esas novelas que no hay que dejar de leer. Es de las que te hacen pensar y reflexionar.

Conclusión: Imprescindible