Historia de Una Gaviota y del Gato que Le Enseñó a Volar - Luis Sepúlveda
Tolerancia y solidaridad - Historia de Una Gaviota y del Gato que Le Enseñó a Volar - Luis Sepúlveda Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... son como este que escribe una historia como contándoselo a sus hijos son geniales. Es un libro en el que hace una crítica a la sociedad po... más

Tolerancia y solidaridad
Historia de Una Gaviota y del Gato que Le Enseñó a Volar - Luis Sepúlveda

mmav

Nombre del usuario: mmav

Producto:

Historia de Una Gaviota y del Gato que Le Enseñó a Volar - Luis Sepúlveda

Fecha: 18/08/01 última modificación 18/08/01 (16477 Número de veces leída)

Valoración::

Ventajas: Todas

Desventajas: Ninguna

Luis Sepúlveda nació en Ovalle, Chile, en 1949. En esta novela escrita para sus hijos, cuenta la historia de una gaviota que es adoptada por un gato, el cual no sólo incuba el huevo, sino que la cuida y la enseña a volar y a ser gaviota.



Es una fábula ecológica sobre la tolerancia y la solidaridad con las etnias y biologías diferentes.



Kenag, una gaviota que está a punto de morir en una mancha de petróleo, confía a Zorbas, un gato grande, negro y gordo, el huevo que acaba de poner. Zorbas promete a la gaviota no comerse el huevo, empollarlo hasta que nazca la nueva gaviota y enseñarla a volar.

Tras la muerte de Kenag, el compromiso se transforma en una cuestión de honor y lealtad, y Zorbas es ayudado por una singular banda de gatos, sus amigos Secretario, Sabelotodo, Barlovento y Colonello que además, deben enfrentarse a las ratas que, al ver un gato que empolla un huevo y un pájaro que ronronea y maulla, creen que sus enemigos se han vuelto locos y, por lo tanto, es el momento de tomar el poder.

Cuando nace la gaviota, le ponen el nombre de Afortunada, pero luego, todos la llaman Gabi.

Afortunada cree que Zorbas es su madre y que ella es un gato. Una tarde, el chimpancé Matías le convence de que es un pájaro y que los gatos lo que quieren es engordarla para comérsela. Entonces Zorbas le dice:



"-Eres una gaviota. En eso el chimpancé tiene razón, pero sólo en eso. Todos te queremos, Afortunada. Y te queremos porque eres una gaviota, una hermosa gaviota. No te hemos contradicho al escucharte graznar que eres un gato porque nos halaga que quieras ser como nosotros, pero eres diferente y nos gusta que seas diferente. No pudimos ayudar a tu madre pero a ti sí. Te hemos protegido desde que saliste del cascarón. Te hemos entregado todo nuestro cariño sin pensar jamás en hacer de ti un gato. Te queremos gaviota. Sentimos que también nos quieres, que somos tus amigos, tu familia, y es bueno que sepas que contigo aprendimos algo que nos llena de orgullo: aprendimos a apreciar, respetar y querer a un ser diferente. Es muy fácil aceptar y querer a los que son iguales a nosotros, pero hacerlo con alguien diferente es muy difícil y tú nos ayudaste a conseguirlo. Eres una gaviota y debes seguir tu destino de gaviota. Debes volar. Cuando lo consigas, Afortunada, te aseguro que serás más feliz, y entonces tus sentimientos hacia nosotros y los nuestros hacia ti serán más intensos y bellos, porque será el cariño entre seres totalmente diferentes."



El autor, Luis Sepúlveda, nos da en esta novela una lección de tolerancia y solidaridad y tiene mucha razón cuando dice que es una novela para jóvenes de 8 a 88 años. Es una novela para todos aquellos que, cualquiera que sea su edad, no sólo disfrutan con las historias bien contadas que estimulan la imaginación y el ingenio, sino que, a la vez, aprenden a conocer mejor el mundo y, por lo tanto, a amarlo y cuidarlo con más inteligencia.

Conclusión: