La Hija del Veterinario - Bárbara Comyns
La Hija del Veterinario - La Hija del Veterinario - Bárbara Comyns Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... era químico y fabricante de cerveza y su madre pertenecía a una gran familia irlandesa venida a menos.'''Tuvo una infancia muy dura''', pe... más

La Hija del Veterinario
La Hija del Veterinario - Bárbara Comyns

matiba

Nombre del usuario: matiba

Producto:

La Hija del Veterinario - Bárbara Comyns

Fecha: 04/07/13

Valoración::

Ventajas: -

Desventajas: -

Estoy teniendo últimamente bastante suerte con mis intuiciones a la hora de decantarme por una u otra lectura en la biblioteca. La novela que hoy os traigo fue una más que grata sorpresa y lo cierto es que no podría deciros qué fue lo que me llamó para llevármela a casa, en ocasiones la portada me llama la atención, otras veces el título o querer conocer a tal o cual autor, esta vez la verdad es que no fue nada especial, pero supe que disfrutaría entre las páginas de La Hija del Veterinario.

BÁRBARA COMYNS

Esta escritora fue una perfecta desconocida hasta hace un par de semanas. La editorial Alba, que publica sus obras en español, ofrece en su web una reseña sobre ella: Nació en una familia de 7 hermanos en un pequeño pueblo inglés. Su padre era químico y fabricante de cerveza y su madre pertenecía a una gran familia irlandesa venida a menos.'''Tuvo una infancia muy dura''', perdió a su padre, alcohólico, cuando tenía 15 años, y las deudas que su progenitor dejó al morir obligaron a su madre a dispersar a todos los hermanos por no poder mantenerlos. Esta parte de su vida la reflejará en su primera novela, pero a mi modo de ver, también se deja adivinar en La hija del veterinario.

Bárbara Comyns estudió arte y trabajó como modelo y pintora. Contrajo matrimonio con un funcionario del Foreign Office y tuvo que trasladarse a Ibiza y más tarde a Barcelona, donde vivió 16 años.
En Alba Editorial se ha publicado además de esta novela de la que os hablo, Y las cucharillas eran de Woolworths.

LA HIJA DEL VETERINARIO

Alice es una niña muy especial, aunque ella no quiere por nada del mundo que nadie conozca su "don" . Vive en un barrio muy humilde en la ciudad de Londres y comparte hogar con su padre, un veterinario que es un ser absolutamente cruel y tiránico que se comporta francamente mal con ella y con su madre, una mujer muy enferma que oculta sus dolores para que él no se enfade, ambas temen su ira, que no disimula desde el nacimiento de Alice, ya que él quería un hijo y no una hija, odia a su mujer por no habérselo dado y a Alice por no serlo.

La madre de Alice fallece y su padre se trae a vivir a casa a una mujer que tampoco se comporta precisamente bien con Alice.
Pero entre toda la negrura que rodea a la niña, hay alguien muy especial, un niño al que ella llama Ojitos por su mirada particular y que le transmite mucha paz y tranquilidad.
En las páginas de la novela vamos conociendo el durísimo día a día de Alice, en una narración con toques de fantasía tan perfectamente tejida que Bárbara Comyns logra sumergir absolutamente al lector, que vea a Alice, que la oiga, que sienta la humedad de su casa, el olor del aliento de su padre...
A pesar de ser una historia muy dura, no he tenido la sensación de crueldad al leerla, porque es tal la ternura que inspira Alice que este sentimiento borra todo lo demás. Claro que es terrible el comportamiento de su padre, pero ella es tan inocente, sabe buscar tantas cosas que le aportan un momento de evasión, de tranquilidad, se pregunta tanto sobre sí misma y ese extraño don que tiene y no entiende... Una historia preciosa contada con una pluma absolutamente imprescindible. El final, totalmente sobrecogedor, os dejará con el corazón en un puño.

Conclusión: -