Las Moscas - Jean-Paul Sartre
Pobre del que se rebele a Júpiter - Las Moscas - Jean-Paul Sartre Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... llegar de Corinto, Philèbe (que en realidad es Orestes, hijo de Clytmnestra), el cual se enamorará de Electra y, escandalizado por el atr... más

Pobre del que se rebele a Júpiter
Las Moscas - Jean-Paul Sartre

%7ECrash%7E

Nombre del usuario: ~Crash~

Producto:

Las Moscas - Jean-Paul Sartre

Fecha: 09/02/01 última modificación 31/01/02 (5869 Número de veces leída)

Valoración::

Ventajas: ---

Desventajas: ---

Los habitantes de Argos viven de rodillas ante Júpiter anclados en el pasado por sus propios remordimientos y por la pleitesía que rinden a sus muertos. En esta ciudad, corrompida literal y metafóricamente, es más popular el que mayor penitencia parece cumplir, pero todos guardan crímenes e intrigas.

La soberana, Clytemnestra, reina junto a Egisto tras haber asesinado al marido de ésta, mientras que su hija, Electra, se ve tratada como una simple criada del rey. Lo que no sospecha la reina es que un joven está apunto de llegar de Corinto, Philèbe (que en realidad es Orestes, hijo de Clytmnestra), el cual se enamorará de Electra y, escandalizado por el atraso y la opresión en que estas gentes viven, la ayudará a buscar la libertad. Triste libertad. Tras matar a Egisto y Clytemnestra, estando a punto de escapar hacia Corinto y un futuro más brillante, Electra cae presa de las "Érynnes", bien moscas, bien espíritus del remordimiento. Finalmente Electra "cae en los brazos" de Júpiter, dispuesta a vivir como lo había hecho hasta entonces. Los remordimientos persiguen, entonces a Orestes, que no se deja vencer, reclama el reinado declarando que es hijo de Agamenón, muerto a manos de Egisto. ¿Quizás un poquito confuso? seguid como hilo conductor el mito de Electra, aunque no es eso lo que se trata en el libro.

La sociedad de Argos es la sociedad de la Francia de 1943, esto es, la sociedad en que Sartre vivía. Electra se niega a ir en contra de sus principios, se niega a seguir las órdenes de los asesinos de su padre y no reconoce a Júpiter como dios, un dios vengativo y que se regodea en el sufrimiento de los habitantes de la ciudad. En resumen, se niega a formar parte de una sociedad corrompida y busca la libertad y la felicidad. No lo consigue. Se deja muy en el aire el desenlace, pues las gentes del pueblo parecían dispuestas a matar a Orestes. Esta es la forma que tiene Sartre de decirnos ¿merece la pena luchar contra el sistema?

Un libro ciertamente pesimista, al que también puede buscársele una segunda lectura: que finalmente Orestes derrote a Júpiter o, lo que es lo mismo, que el sentido común triunfe. Queda en manos del lector, tras analizar todo lo que se expone en el libro, decidir el final. El camino a seguir.

Otro excelente libro de Sartre que hace reflexionar sobre muchas cosas, entre ellas, el modo en que enfocamos nuestra vida.

Conclusión: