Las olas del destino - Sarah Lark
Aventuras en La Española - Las olas del destino - Sarah Lark Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... de Víctor, dónde él pretende poner un consultorio, lejos de la plantación de sus ricos e influyentes padres. Deirdre y los Fortnam no... más

Aventuras en La Española
Las olas del destino - Sarah Lark

lakylete

Nombre del usuario: lakylete

Producto:

Las olas del destino - Sarah Lark

Fecha: 23/12/13

Valoración::

Ventajas: Muy entretenida, personajes bien definidos, elementos históricos, buena ambientación espacial

Desventajas: No

Hace unos meses leí "La isla de las mil fuentes" que me encantó. Aunque la historia empezaba y terminaba en ella, y todo quedaba bien atado y resuelto, ya sabía cuando la empecé que habría continuación por lo que, en cuanto se publicó, no dudé en hacerme con ella.

Éstas son mis impresiones

==Sarah Lark==

Sarah Lark trabajó durante muchos años como guía turística. Pronto descubrió su fascinación por Nueva Zelanda, cuyos paisajes asombrosos han ejercido desde siempre una atracción casi mágica sobre ella.
Sarah Lark es el seudónimo de una exitosa autora alemana que en la actualidad vive en España.

Con "En el país de la nube blanca", considerado el debut más exitoso de los últimos años en Alemania, sorprendió a crítica y lectores. No en vano lleva más de un millón de ejemplares vendidos. "La canción de los maoríes" y "El grito del cielo" ponen fin a la trilogía que dio carta de naturaleza a un nuevo género (o subgénero) literario, denominado "landscape" o novelas de viajes.

"La isla de las mil fuentes" es el inicio de una nueva saga que, en este caso, constarán tan sólo de dos entregas.


==Datos técnicos==

Título: "Las olas del destino"
Autora: Sarah Lark
Editorial: Ediciones B
Edición: de gran tamaño, tapa blanda con solapas
Páginas: 616
ISBN: 978-84-666-5322-0
PVP: 21.00 Euro


==Argumento==

"Las olas del destino" comienza en el mismo lugar en el que terminó "La isla de las mil fuentes" - en Jamaica- pero unos años más tarde; concretamente, en el año 1753. Deirdre, la hija mulata -pero con aspecto blanco- de Nora Fortnam y el esclavo Akwasi, adoptada por el marido de aquélla, Doug, es ya una jovencita. Su infancia y su vida ha sido muy feliz. Su piel blanca no permite saber que es hija de un esclavo negro y sus padres quieren que tenga acceso a la alta sociedad de la isla. Pero en la isla hay rumores, por todo lo que pasó hace unos años por lo que cuando un joven y atractivo doctor, llamado Victor Dufresnee, acude como invitado a la puesta de largo de la joven y cae rendido a sus encantos, los Fortnam no tienen reparos en darle su mano, máxime cuando es totalmente correspondido. Tras la boda, los jóvenes parten rumbo a Saint Domingue, en La Española, lugar de origen de Víctor, dónde él pretende poner un consultorio, lejos de la plantación de sus ricos e influyentes padres.

Deirdre y los Fortnam no serán los únicos "personajes" rescatado de "La isla de las mil fuentes" . Máanu y, sobre todo, su hijo y el de Akwasi, Jefe, tendrán un importante papel en la historia.

Una novela de aventuras y amor en la fascinante isla La Española.


==Impresiones==

"La isla de las mil fuentes" era la primera parte de una bilogía (dos entregas) de la famosa Sarah Lark, que se hizo mundialmente conocida con "El país de la nube blanca" y las dos novelas que le siguieron, las cuales cosecharon muy buenas críticas y altas cifras de ventas.

Os comentaba cuando reseñaba la primera entrega, que no teníais que tener miedo por el hecho de que hubiera una continuación ya que la novela tenía un buen final y lo cierto es que podría haberse quedado como estaba, terminando completamente la historia en dicho libro, ya que todo lo que se fue planteando a lo largo de la historia quedó satisfactoriamente resuelto. No obstante, también os decía que, dado que iba a haber una segunda parte, no tenía dudas de que la leería pues "La isla de las mil fuentes" me había encantado. Lo hice casi nada más publicarse y os puedo asegurar que no me ha defraudado en absoluto.
"Las olas del destino" no es estrictamente una continuación de "La isla de las mil fuentes". Aunque se hace referencia a hechos que ocurrieron en la anterior novela, éstos vienen someramente explicados -para poner en situación a quien no la haya leído- y los personajes de la primera parte aparecen en esta segunda parte aunque no como protagonistas sino para dar entrada a los auténticos protagonistas de ésta. Dicho de otro modo, los personajes de "Las olas del destino" conforman la segunda generación y lo que se cuenta es su historia. Por ello, puede leerse perfectamente esta novela sin haber leído la anterior (aunque, por supuesto, sea recomendable hacerlo, sobre todo porque es una muy buena lectura).

"Las olas del destino" contiene muchos de los elementos de los que disfruté en "La isla de las mil fuentes" pero incluye otros novedosos que hacen que no sea un "estirar la historia" para vender más. Sarah Lark tiene muchas cosas que contar, muchas historias que escribir y una novela se le quedaba corta.
Entre los elementos novedosos está el cambio de escenario. Si la primera entrega trascurría en la isla de Jamaica, la segunda trascurre en La Española -actual Haití-. Si Jamaica vivía bajo la influencia inglesa, La Española lo hace bajo la francesa. Sarah Lark aprovecha para pintarnos un bonito fresco de la vida en la colonia, exponiendo las similitudes y las diferencias entre ambas colonias, según la metrópolis de referencia. Sobre todo, en relación a los terratenientes, las plantaciones y los esclavos. Los esclavos tuvieron un importantísimo papel en la primera entrega y también la tienen en esta segunda novela. La autora nos enseña las diferencias de trato en ambas islas. En La Española, por ejemplo, tienen algún día más de descanso al año -en Jamaica sólo descansaban el día de Navidad- pero los castigos son más rigurosos, llegando en muchas ocasiones a la muerte de forma cruenta.

En la anterior entrega me gustó mucho todo lo relacionado con el poblado negro de Nanitown y los esclavos rebeldes. Me pareció algo de lo más interesante. Pero, para no perder interés, en este caso, en lugar de sobre la vida en un poblado de esclavos rebeldes, la autora nos habla de la vida en un barco pirata. Un joven y una joven negros se van a enrolar en un barco pirata -la joven haciéndose pasar por hombre- y la autora nos hablará de la vida en el barco, las relaciones con sus compañeros, las batallas, etc... Todo de una forma muy ágil que convierte a esta parte del libro en una auténtica novela de aventuras.

Como en toda novela landscape que se precie, en "Las olas del destino" hay una bonita historia de amor. O varias pues no sólo tenemos la historia de Dreidee y Victor sino también la de otros personajes -que no os voy a especificar- sino otra historia bastante más complicada que, sin embargo, da muchas satisfacciones lectoras.

También hay luchas de los esclavos por conseguir su libertad. La lucha no será como la que se producía en la novela anterior; en esta ocasión, es más una guerra de guerrillas, llena de traiciones, liderada por un personaje de lo más curioso -que, por cierto, existió en la realidad...

Aunque no se pueda considerar una novela histórica strictu sensu, sí que tiene elementos históricos. Todo lo relativo a la vida en las colonias lo es; también lo que ocurrió con los esclavos. Y Macandal, el líder de los esclavos huidos, realmente existió. Actuaba como una especie de líder de una secta, como un Mesías venido a liberar a su pueblo. Tenía un plan a largo plazo para liberar a su pueblo y durante tres años causó el terror entre los dueños de plantaciones, llegando a causar seis mil muertes.

La novela está muy bien ambientada. Sarah Lark tiene la virtud de trasladarnos con sus palabras a esos paraísos lejanos y a tiempo más lejanos aún e imbuirnos de su espíritu y su forma de vida. Son novelas muy agradables de leer, que nos permiten conocer de forma amena otros lugares y culturas al mismo tiempo que resultan novelas de lo más entretenidas.

Los personajes, como en la anterior novela, están muy bien trazados, con caracteres claros y definidos. La protagonista principal es Deirdre, la hija de Nora. Realmente, me gustó mucho más Nora de lo que me ha gustado su hija que, en la mayor parte de las ocasiones, me ha parecido una chica con la cabeza bastante a pájaros, mimada y egoísta. Nora era un personaje mucho más centrado, que experimentó una importante evolución personal y supo captar mi cariño desde el principio. De hecho, he disfrutado mucho en las ocasiones en las que ha aparecido en esta segunda novela. Deirdre me ha gustado menos, por su comportamiento, pero eso no ha sido óbice para disfrutar mucho con la lectura.

El libro está bien escrito, con un argumento y un desarrollo muy interesante, una prosa fluida y de lectura sencilla y un ritmo constante. Pasan muchas cosas, de tal forma que el ritmo y mi interés como lectora no ha decaído en ningún momento. Hay un poco de todo: mucho de costumbres, una parte de aventuras -de piratas, casualmente, que decía yo hace poco que no había leído novelas de piratas y de repente leo dos casi seguidas...- y una interesante historia de amor. La parte romántica tiene bastante peso pero no es para nada empalagosa


==Conclusión final==

En fin, como os digo, una novela que he disfrutado de principio a fin, como disfruté "La isla de las mil fuentes". No puedo elegir entre ambas, pues las dos me gustaron mucho. Simplemente: tenéis que leer ambas.

Conclusión: Muy buena segunda parte