Violetas de Marzo - Philip Kerr
La vida en manos de otros - Violetas de Marzo - Philip Kerr Literatura Extranjera

Nuevas opinión ... previsto completar su trilogía Berlin Noir porque espera en mi estantería. *Argumento Pienso que la trama es bastante atractiva para sume... más

La vida en manos de otros
Violetas de Marzo - Philip Kerr

Radamanth

Nombre del usuario: Radamanth

Producto:

Violetas de Marzo - Philip Kerr

Fecha: 17/01/14

Valoración::

Ventajas: Una novela que sin ser redonda se disfruta

Desventajas: Una crueldad extrema

Como os comentaba en la última opinión, y mira que ha llovido desde entonces, tengo muchisimas reseñas pendientes, de nuevo os traigo una novela negra, y es que no puedo negar que es mi pasión, pero como soy un desastre además de una compradora compulsiva, aunque ahora ya más moderada, me inicié con este autor con la sexta o séptima de la saga, Si los muertos no resucitan, y cuando llevaba casi unas doscientas páginas me di cuenta de que la primera de la serie la tenía en casa. Sin embargo he tardado más de un año y si me apuras más de dos en hincarle el diente, y eso tiene delito y grave porque desde hace casi un año tengo completa la que se ha venido en llamar la trilogía Berlin Noir, ya que a partir del cuarto de la serie, el detective sigue siendo el mismo, pero no el enclave en el que se desarrolla la novela... pero tiempo al tiempo que como siempre cojo carrera y me embalo.

*El autor

Philip Kerr nace en Edimburgo en 1956. Estudió en la Universidad de Birmingham y se doctoró en leyes en
1980. Antes de dedicarse a la escritura a tiempo total trabajó como redactor publicitario. En 1989 Violetas de marzo marca sus inicios literarios y el de una trilogía llamada Berlin Noir protagonizada por el detective Bernie Gunther.
Vive en Londres con su mujer, la también escritora Jane Tynne y tienen tres hijos. Escribe en el Sunday Times, el Evening Standard y en el New Statesman y ha publicado 24 novelas, siete de ellas dedicadas al publico infantil, bajo el seudónimo PB Kerr. El resto de su obra suele ser novela negra o policíaca, incluso ambientada en el futuro.

En 2009 obtuvo el Premio Internacional de Novela Negra RBA, por Si los muertos no resucitan.

*Novelas

Serie Bernie Gunther

Violetas de marzo (1989) Trilogía Berlin Noir
Pálido criminal (1990) Trilogía Berlin Noir
Réquiem alemán (1991) Trilogía Berlin Noir
Unos por otros (2006)
Una llama misteriosa (2008)
Si los muertos no resucitan (2009) III Premio Internacional de Novela Negra RBA
Gris de campaña (2010)
Praga mortal (2011)

Otras novelas (traducidas al español)

Una investigación filosófica (1992)
Carga mortal (1993)
El infierno digital (1995)
Esaú (1996)
Plan quincenal (1997)
El segundo ángel (1998)
A tiro (1999)

Y de sus novelas infantiles solo está traducida la trilogía Los niños de la lampara mágica que publicó entre 2004 y 2006.

Como podéis comprobar un autor muy prolífico del que tengo previsto completar su trilogía Berlin Noir porque espera en mi estantería.

*Argumento

Pienso que la trama es bastante atractiva para sumergirse en ella sin saber demasiado, por ello opto por la sinopsis de mi libro, que es bastante diferente de la que figura en las contraportadas de la serie negra de RBA. Con ello no quiero decir que mi libro no sea de esta colección, pero pertenece a un coleccionable, clásicos de la novela policíaca, y la sinopsis no desvela nada de la trama. Yo me he divertido viendo como se va complicando el caso, conociendo al detective y avanzando a la par que él, y por ese motivo no quiero desvelaros demasiado.

El antiguo policía Bernie Gunther creía que ya lo había visto todo en las calles de Berlín de los años treinta. Pero cuando dejó el cuerpo de policía para convertirse en detective privado, cada nuevo caso lo iba hundiendo más en los horribles excesos de la subcultura nazi. Después de la guerra, en medio del esplendor imperial y decadente de Viena, Bernie incluso llega a poner a descubierto un legado que, en comparación, convierte las atrocidades cometidas época de guerra en un juego de niños...

*El título

Quizás lo que más me llamó la atención de esta novela, si no hubiera sabido que era una novela negra, nunca lo hubiera relacionado. Fue precisamente la mención a los violetas de marzo, lo que hizo que me diera cuenta de que la novela que abría la saga estaba en mi estantería. En aquel momento quizás lo más prudente hubiera sido dejar el libro que tenía entre manos y abordar el primero de la saga. Pero no lo hice porque solo tenía dos de los que conformaban la trilogía y además Si los muertos no resucitan era un préstamo bibliotecario, bastante cotizado entonces y que había que liquidar dentro del periodo establecido porque las reservas eran impresionantes.

Un titulo tan peculiar para una novela negra, para mí es más apto para una romántica, tiene una razón de ser.

Se llamó violetas de marzo a aquellos oportunistas, que se afiliaron al partido una vez hubo ganado las elecciones y que para demostrar su valía y su grado de compromiso llegaron a hacer verdaderas salvajadas, mucho más crueles que aquellos que militaron en el partido desde sus inicios. Quizás no estuvieran tan comprometidos con la causa, pero había que parecerlo. Tal y como sucedió en España tras la Guerra Civil, estos violetas de marzo, ascendieron rápidamente a puestos de poder, se enriquecieron, y con gran crueldad manejaron el destino de aquellos que disentían.

*El detective

Como en todos los libros que no se conciben como únicos en el primero se hace hincapié en el detective, y en este llegamos a conocer bastante bien la personalidad de Gunther y su aspecto físico.

Nos encontramos ante un hombre de pelo rubio, ojos azules, y nariz rota, físicamente no encaja mucho dentro de los detectives de la época que solían ser duros, por contra nos encontramos un bocazas, cínico, sarcástico, oportunista, honesto, valiente a pesar de saber donde verter sus opiniones, con un humor negro algo peculiar.

Mujeriego, pero fiel a una mujer mientras le dura, y muy apegado a su hierro (pistola) que no duda en utilizar cuando se ve en peligro, demasiado apegado al alcohol hace honor a uno de los tópicos más comunes de los detectives americanos.

En ocasiones me he planteado como un hombre tan inteligente como él vertía sus opiniones sobre el régimen establecido con tanta ligereza, porque aunque sabía donde hablaba, nunca podía saber con quién se la jugaba. Y aún estando tan en contra de los nazis no duda en colaborar con ellos, o mejor dicho en trabajar para ellos con tal de salvar el pellejo. Quizás de la novela lo que más me ha chocado es la forma de ser del detective, cuesta creer que en los años 30 en Alemania alguien pudiera estar en contra del régimen tan abiertamente y no pagarlo con la vida.

*Mi opinión

No puedo negar que esta novela ha hecho mis delicias mientras ha durado la lectura, pero he de admitir que el grado de violencia en toda ella es extremo. Los nazis fueron verdaderos salvajes pero a su sombra ajustaban cuentas también otros criminales y al final es difícil saber quien de ellos está más deshumanizado y se puede entender el gusto por el alcohol del antiguo policía convertido en detective privado.

La historia va de menos a más , comienza presentándonos al personaje y explicándonos las razones por las que abandonó el cuerpo de policía para dedicarse a buscar sobre todo personas desaparecidas, un trabajo muy cotizado en una época en que los judíos solían desaparecer muy a menudo, por lo tanto aunque no es lo que más le gustaba a Bernie el salario lo tenía más que asegurado.

La trama se complica cuando entra en escena un rico empresario del metal cuya hija y yerno han sido asesinado y quiere recuperar unos papeles comprometedores que el ladrón se llevo de la caja fuerte de su hija, junto un collar de diamantes. No podía imaginar Bernie en que berenjenal se estaba metiendo a pesar de que la investigación avanza a duras penas y es incapaz de interpretar pistas que tenía delante de las narices.

Puede que sea el momento en que la trama se bifurca cuando también la novela da una vuelta de tuerca hacia la crueldad, el autor no nos ahorra ningún detalle, y sobre todo hacía el final hay escenas muy desagradables, propias de unos salvajes sin alma y de un millonario dispuesto a salvar su reputación a cualquier precio. Pienso que la novela merece ser descubierta a pequeños sorbos, por ese motivo no voy hablaros de los personajes, el principal es el detective y le he dedicado su momento de gloria.

La historia está ambientada en el Berlin de las Olimpiadas, el régimen de Hitler está haciendo verdaderos esfuerzos para mostrar su cara más amable a Europa y al mundo entero en general y en ese sentido la ambientación está muy lograda, y parte de la culpa la tiene la ironía que destila toda la novela de la mano de su detective protagonista, si te gusta la historia y el periodo de entreguerras este es un buen exponente.

Como en toda novela desarrollada en un periodo histórico en particular el autor hace desfilar por sus páginas personajes reales, y los sitúa en sus funciones, casi hace coincidir a dos enemigos acérrimos Goebbels y Himmler, ambos protagonistas de una gran crueldad tanto dentro como fuera de las páginas de esta novela.

Conclusión

Una novela negra ambientada en el periodo de entreguerras en el Berlín que preparaba los Juegos Olimpicos, un ejercicio de propaganda para un régimen que por momentos lograba engañar a la opinión pública con aperturas controladas y con una censura menos férrea, pero igual de dura.

Una novela en la que la crueldad es una protagonista más, así que abstengase lectores con el estomago demasiado delicado, porque puede causar verdaderos estragos, aunque por suerte las escenas más duras están bastante dosificadas y desde mitad de la novela hacía el final.

Mención especial para un final que creo que pocos esperarán, aunque en algún momento ya se deja intuir, un final salvaje que pone un broche de oro a una novela que sin ser redonda se disfruta.

Conclusión: la primera de una trilogía