El Asesino de la Regañá - Julio Muñoz
El asesino de la Regañá- Julio Muñoz - El Asesino de la Regañá - Julio Muñoz Literatura Española

Nuevas opinión ... Muñoz nació en Sevilla a la hora de la siesta un Diciembre en el que ya se respiraba democracia, en su juventud se curtió en mil batallas... más

El asesino de la Regañá- Julio Muñoz
El Asesino de la Regañá - Julio Muñoz

elcapi

Nombre del usuario: elcapi

Producto:

El Asesino de la Regañá - Julio Muñoz

Fecha: 23/01/14

Valoración::

Ventajas: Una divertida novela policiaca

Desventajas: No todo el mundo puede entender el humor sevillano

Título: El asesino de la regañá
Autor: Julio Muñoz Gijón (alias Rancio Sevillano)
Genero: Policiaca-Novela negra
Editorial: SELEER
Páginas: 174
Año: 2011
ISBN: 9788145615767

Sinopsis:

¿Qué pasaría si apareciera en Sevilla un asesino en serie de "sevillanas maneras"? Un inspector de Madrid persigue a un cruel psicópata que tiene en su punto de mira a los modernos de la ciudad. Seguirá su rancio rastro por El Tremendo, en el olor a adobo de la calle Tetuán o por las abigarradas paredes del Garlochi. Será una carrera que irá dejando muertes que sólo podrían pasar aquí. "En todas la ciudades se pueden comer croquetas de Boletus, aquí no, aquí de pringá."

(facilitada por la editorial)

Autor:

Julio Muñoz Gijón o como en el mundo de twitter se le suele conocer a su "alter ego" Rancio Sevillano nació hace unos meses al grito de "Montadito o muerte" de la mano de twitter donde colgaba sus frases más lapidarias sobre esta Sevilla nuestra, Pronto sus palabras se tornaron como se suele decir "avangelio" y no era raro escuchar a la gente en las conversaciones detrás de un botellin "tu sigues a Rancio Sevillano, ese tío es genial". Sus seguidores fueron creciendo a centeneras por día, clara muestra del poder de las redes sociales y del boca a boca hasta llegar al clamor popular pidiendo, insinuando un libro donde quedaran plasmadas tanta historia, tanto arte. Cuentas las viejas leyendas y por lo que podemos curiosear en su blog que Julio Muñoz nació en Sevilla a la hora de la siesta un Diciembre en el que ya se respiraba democracia, en su juventud se curtió en mil batallas con la experiencia que sólo puede dar explorar barrios como el Polígono Sur, Pio XII o Rochelambert, teniendo su prueba de fuego explorando los confines de Sevilla Este.
Estudió periodismo y ha trabajado en radio, prensa, web y televisión compaginándolo en estos tiempos que corren con visitas esporádicas al Servicio Andaluz de Empleo (SAE). El primer mandamiento de su novela y de su vida es reírse de uno mismo es lo más sevillano que hay. En su blog nos advierte que si le necesitas, abre un botellin bien fresquito y acudirá al ruido, siempre y cuando sea Cruzcampo porque si es de otra marca, podría llegar a ser tu amigo, pero nunca intimo.

Antes de llevarnos a engaños, aunque tras el título no creo que queden muchos despistados a los que aclarar nada, estamos ante un autentico "thriller" al más puro estilo de como se hacen muchas veces las cosas en esta ciudad, serio pero cargado de grandes dosis de humor. Se trata de una serie de asesinatos, perpetrados de forma horrenda y encontrados en siete de los lugares más "emblemáticos" de Sevilla. Para su resolución, la Dirección General de la Policía solicita ayuda a Madrid, por lo que envían a un inspector a cuyas ordenes podrán a un policía oriundo de la ciudad para que le ayude a moverse por la ciudad y le haga más sencillo su adaptación al entorno.


Todas las pistas van dirigidas a una secta formada posiblemente por gente selecta y bien posicionada dentro de las altas esferas de la ciudad que en luchan por desterrar lo moderno, el desarraigo de las costumbres más añejas de la vida de la capital hispalense. En una frenética, y manchada de sangre cuenta atrás, nuestros agentes intentaran descubrir el misterio y lo que se propone nuestro asesino antes de que el pánico cunda entre los ciudadanos y una gran catástrofe recuerde los fatídicos acontecimientos de la madrugada negra de tan triste recuerdo para la Semana Grande sevillana .

Para descubrir este misterio, por sus páginas desfilaran todo un elenco de personajes ¿de categoría?, sospechosos de cualquier tipo de actividad delictiva como pueden ser Los Morancos, José Manuel Soto, Manuel Ruiz de Lopera, Antonio Burgos, Andrés Pajares, Vicky Martin Berrocal, Victorio & Luccino, etc, que el autor ha sabido encajar en sus papeles dentro de la novela de manera magistral, dentro de unas escenas cómicas en una autentica novela policíaca. Con estos personajes y en el marco de una ciudad como Sevilla siguiendo las pautas de lo cómico, no faltaran los guiños haciendo referencia a lo típico sevillano todo ello decorado con sentencias y dichos del refranero popular hispalense más costumbrista.

Esperaba con verdadera expectación que llegara la hora de poder leer el libro, pero por ciertos compromisos, lo tenía en compás de espera hasta que un compañero me dijo que el se lo había leído de una sentada en una tarde, por lo que aproveche una noche para hincarle el diente. Tengo que decir que ha sido una novela bastante divertida, quizás me esperaba más pero ha cumplido con la expectativa de tener un buen guión y unos golpes bastante buenos con los que la risa a lo largo de toda la historia esta asegurada.

No creo que ningún conocedor de la vida y costumbres sevillanas pueda renegar de un libro como este, una lastima porque eso mismo hace que las personas que no dominen la materia (los foráneos de la ciudad y el modo de vida podríamos llamarles) se encontraran un poco perdidos, que no náufragos con la novela debido a que lugares, sentimientos y costumbres son difíciles de asimilar si no esas acostumbrado a vivir dichas situaciones. Leyendo el libro al pasar por ciertos lugares reflejados en sus pasajes, yo he sido capaz de oler a adobo al transitar por la calle Tetuan, sentir un vaso gordo de duralex en mi mano al tomarme una cerveza en El Tremendo y sentir cierta admiración, mezclada con cierto sentimiento de traidor al contemplar las Setas de la Plaza de la Encarnación. Por eso pienso que este libro en manos de un ajeno a la ciudad puede agradarle y divertirle, pero no podrá disfrutarlo y reconocer todo lo que se cuenta en él.

De historia sencilla, sin complicaciones pero bien montada y efectiva, tenemos unos personajes que si bien estan amoldados a la necesidad de los diálogos, cumplen con el objetivo para el que se les encomienda su papel, para contarnos la historia y hacernos pasar un buen rato. De final abierto, nuestro autor amenaza con otro par de historias que si son un calco de la primera a buen seguro nos harán reír.

Puntuación 3/5

Conclusión: Novela policiaca con dosis de humor y del gracejo coloquial de Sevilla