Fotografiar la lluvia - Lluvia Beltrán
La vida a través del visor de una cámara Reflex - Fotografiar la lluvia - Lluvia Beltrán Literatura Española

Nuevas opinión ... atropellado. También Lluvia lo hace, tras recoger un objeto que ha quedado tirado cerca de ella: el móvil del atropellado Un acontecimie... más

La vida a través del visor de una cámara Reflex
Fotografiar la lluvia - Lluvia Beltrán

lakylete

Nombre del usuario: lakylete

Producto:

Fotografiar la lluvia - Lluvia Beltrán

Fecha: 02/11/13

Valoración::

Ventajas: Personajes

Desventajas: Algunos aspectos no desarrollados adecuadamente

Es éste un libro de cuya existencia me enteré hace unos meses, a través del boletín de novedades de la editorial Algón. Rápidamente me llamó la atención por su título y su sencilla pero resultona portada. He esperado a que el sustantivo del título se haga presente en la realidad cotidiana -vamos, a que empezase a llover- para leerlo.

Hoy os traigo mis impresiones sobre "Fotografiar la lluvia"


==Lluvia Beltrán==

Nacida en Madrid en la primavera del 76, se formó como periodista por su pasión hacia las letras y durante años ha colaborado en distintos medios tanto literarios como informativos.

Actualmente escribe en blogs de diversa temática.

Escritora multifacética ganadora recientemente del tercer premio en un concurso de relatos de temática zombie con ¿Quiénes sois?.

Fotografiar la lluvia es su primera incursión en el mundo literario.


==Datos técnicos==

Título "Fotografiar la lluvia"
Autora: Lluvia Beltrán
Editorial: Algón
Colección Añil
Edición: tapa blanda con solapas
Publicado en mayo de 2013
Páginas: 316
Precio: 17,16 euros
ISBN: 97884940768


==Argumento==

¿Qué pasaría si un día fotografiaras algo que no debieras? Algo tan simple como salir a fotografiar la lluvia o a personas anónimas que desprenden algún tipo de fotogenia, puede cambiar tu vida. Ésta es la historia de una aficionada a la fotografía que solo pretendía ser observadora anónima y mirar el mundo a través del visor de su cámara, pero a la que una serie de acontecimientos le muestra que no siempre se puede pasar desapercibido ni asomarse al mundo sin dejar huella y sin que el mundo deje huella en ti.

Carolina - Lluvia lleva unos meses sin trabajo. Mientras decide qué hacer con su vida, se dedica a su pasión: la fotografía. Pertrechada con su cámara Reflex, sale a pasear por Madrid y fotografía todo lo que suscita su curiosidad. Especialmente, se dedica a fotografiar gente anónima, intentando captar sus expresiones, sus sentimientos, y con las fotografías elabora un collage en el cuarto oscuro de su casa

Pero en uno de sus paseos por uno de sus destinos habituales, el Retiro, parece que ha fotografiado a quien no debía. Un joven con muy malas pintas, la sigue y la acorrala en un callejón exigiéndole la cámara. Ella consigue huir corriendo y él, en su persecución, es atropellado. Del coche salen un chico y una chica quienes, tras comprobar lo que había pasado, deciden huir del lugar, dejando tirado al atropellado. También Lluvia lo hace, tras recoger un objeto que ha quedado tirado cerca de ella: el móvil del atropellado

Un acontecimiento como éste va a cambiar completamente la vida de Lluvia pues poco tiempo después cree descubrir en la cantante de un grupo que se inicia a la chica que iba en aquel coche. E inicia con ella una relación de amistad...


==Impresiones==

No sabía muy bien cómo iba a ser este libro pero, desde luego, no ha resultado ser como la sinopsis hacía prever. Ni mejor ni peor, pero sí distinto. La sinopsis de la editorial y la primera parte de la novela, con la persecución y el atropello, me hicieron pensar en una novela que, sin serlo directamente, sí que estaría cerca al género misterio pero realmente no me ha parecido una novela de ese tipo sino, por incluirla en un género concreto, de narrativa a secas.

Lluvia es una chica tímida, seria, muy introvertida, casi podríamos considerarla rara. Solitaria, apenas se relaciona con nadie y ve el mundo a través del visor de su cámara. Ha heredado de su padre, fotógrafo profesional, su pasión por la fotografía y, aprovechando que ahora mismo no tiene trabajo, se dedica a pasear por Madrid sacando fotos de todas las cosas que le llaman la atención. Especialmente de las personas, cuyas expresiones quiere captar. Y aprovechando, siempre que llueve, para hacer fotografías de la lluvia, con el deseo de captar ese momento justo en el que la gota de lluvia cae al suelo.
Va a ser su cámara réflex, curiosamente, el motivo de que empiece a relacionarse con dos personas. Por una parte, Adrián, un chico que conoce en el Retiro donde él suele pasar las tardes con su grupo de amigos. Por otra Sonia, la cantante de un grupo musical que quiere abrirse paso y para el que hará unas fotografías para hacer los posters de promoción.

La relación con estas dos personas, nos irá mostrando cómo es Lluvia. Un personaje complicado, con múltiples aristas, con comportamientos muchas veces contradictorios. Por ejemplo, por una parte es una persona cerradísima, a la que le cuesta mucho relacionarse con los demás pero, por otra, cuando empieza una relación, enseguida se abre. Pero no se entrega en cuerpo y alma sino sólo en cuerpo, dejando su alma siempre escondida. Si bien que no se entregue en alma me parece normal teniendo en cuenta cómo es Lluvia, esa tan rápida entrega en cuerpo me ha parecido un poco demasiado rápida (con perdón de la reiteración). Lluvia es muy desconfiada y yo me hubiera esperado que, a pesar de sentirse atraída por una persona, -sexualmente atraída, se entiende-, le costaría mucho dar el paso y entregarse. Ese "aquí te pillo aquí te mato" y más cuando la relación va a ser totalmente diferente a la que hasta entonces había experimentado, me ha resultado un poco rara.

Pero así es Lluvia; un personaje, como digo, bastante complicado y al que me costó cogerle cariño. Al principio, me resultaba demasiado cerrada, un poco sosa y bastante rarita. No es de esos personajes -y personas- con los que sientes inmediata afinidad al poco de conocerlos. No obstante, a medida que vas pasando las páginas, vas conociendo cómo es, sus motivaciones, sus deseos, su forma de pensar..., te va resultando más agradable y cercana

Junto a ella, la otra gran protagonista del libro es Sonia. Sonia es todo lo contrario a Lluvia, una chica muy abierta, que se come el mundo. Un poco arrogante y chuleta, va de sobrada, pero todo el mundo cae a sus pies. Es un personaje con mucha fuerza y la relación que mantienen Lluvia y Sonia va a ser inesperada y complicada.

El punto fuerte de la novela es, en mi opinión, la construcción de los personajes. Es ésta, sin duda, una novela de personajes. Más que la historia en sí, lo que ocurra, lo que importa es cómo viven los personajes los acontecimientos. Cómo los sienten, qué piensan, cómo son. Para ello, la autora parte de unos personajes complicados, nada planos, con muchas aristas y hace una gran labor de introspección en sus psiques y en su manera de pensar. Son personajes difíciles pues ninguno de ellos resultan, al menos de primeras (o, al menos, así me ha ocurrido a mi) personajes simpáticos, de esos que se hacen de querer. Son personajes que nos van ofreciendo, poco a poco, sus múltiples caras pues el comportamiento de ninguno de ellos resulta ser previsible.

Sin embargo, tengo que ponerle algún pero a la novela. Hay aspectos que no se llegan a desarrollar del todo. Por ejemplo, se habla mucho del padre de Lluvia y, sin embargo, no acabamos de saber bien cómo fue o qué pasó con él durante la infancia de la chica. También, Lluvia cree que Sonia y Juanfran son los chicos que atropellaron al camello que la perseguía, pero no llegamos a saber si realmente fueron ellos o no. No es que importe demasiado pero es un cabo suelto...

Además, como he comentado al principio, hay una subtrama de misterio. Personalmente, me hubiera gustado más que se potenciara la misma, pues podía dar bastante juego. Esto es una apreciación totalmente personal, por supuesto, ya sabéis de mi querencia por ese género pero es que creo que realmente daba juego. O, si no, igual hubiera sido mejor, simplemente, no incluirla pues lo que realmente resulta ser al final la novela es una novela de amor y desamor, una novela sobre la vida de unas personas que no necesita de ese toque (si es que no se va a desarrollar adecuadamente)
Finalmente, de vez en cuando se introducen sueños o ensoñaciones de Lluvia que casi siempre me han desconcertado y no me han convencido

Finalmente, tengo que hacer una mención respecto a la edición. Me gusta esta editorial porque ofrece libros bien corregidos y bien editados y esta novela es un claro ejemplo. Con márgenes amplios, letra de tamaño correcto, una portada muy atractiva, el libro está realmente bien editado. Sin embargo, hay un pero: muchas veces, dentro del mismo capítulo, la historia cambia de personajes o de situación y, al narrarse todo seguido, sin una línea de separación, me he despistado unas cuantas veces. Estamos, por ejemplo, hablando de Lluvia y, de repente, en el párrafo siguiente, nos encontramos con Sonia. En muchas ocasiones, la frase empieza sin el nombre de la protagonista, por lo que hasta transcurridas unas cuantas frases, no me daba cuenta de que habíamos cambiado de historia. En estos casos, una simple línea de separación entre párrafos hubiese sido adecuada

Por lo demás, el estilo de la autora me ha gustado mucho. La novela es de lectura sencilla, no muy rápida pero tampoco lenta e imbuida de un cierto tono poético y nostálgico.

El final, si bien resulta un tanto abierto, me ha gustado bastante y me ha parecido coherente con el tenor literal de la novela.


==Conclusión final==



"Fotografiar la lluvia" ha resultado ser una novela amena y entretenida cuyo punto fuerte es la caracterización de los personajes. Una novela que no ha resultado ser exactamente cómo la sinopsis hacía prever, pero que me ha gustado en líneas generales y cuya lectura recomiendo.

Lo mismo que hay ocasiones en que digo de un libro que es una lectura adecuada para llevarse a la playa o a la piscina, ésta es una lectura de otoño e invierno, preferiblemente de días lluvioso pues su tono melancólico casa mucho con el ambiente que se respira esos días.

Conclusión: Una lectura adecuada para tardes de lluvia