El mapa de las viudas - Daniel Dimeco
Eleonora - El mapa de las viudas - Daniel Dimeco Literatura Latinoamericana

Nuevas opinión ... una trágica noche de 1945. Pero ambas, la cuerda y la enajenada, son una, comparten el mismo cuerpo y viven una vida común, acompaña... más

Eleonora
El mapa de las viudas - Daniel Dimeco

Radamanth

Nombre del usuario: Radamanth

Producto:

El mapa de las viudas - Daniel Dimeco

Fecha: 10/06/13

Valoración::

Ventajas: Personajes muy bien construidos

Desventajas: No es un libro para todos los publicos, exige un esfuerzo extra

Si tuviera que definir esta novela sin duda lo dejaría en un escueto valiente. Y es que en los tiempos que corren, con un iva por las nubes y nuestros bolsillos cada vez más vilipendiados, tomar la decisión de comprar un libro se convierte casi en una cuestión de Estado, me refiero al familiar claro, porque a tan altas esferas no llegan asuntos tan nimios. Pensareis que me he vuelto loca, pero no, digo que es una novela valiente, porque no creo que sea nada comercial, no es una historia para leer en la piscina, el autobús o en una salita de espera, es LITERATURA, sí, en mayúsculas, de esa que cada vez nos da más pereza leer porque requiere un esfuerzo extra.

Admiro a Daniel Dimeco, un perfecto desconocido para mí aunque tiene a sus espaldas una más que considerable carrera literaria, porque ha sido fiel a sus principios, ha escrito la historia que tenía en mente sin pensar si sería aceptada por el público. Pero también admiro la valentía del Jurado del XVI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, porque creo que es complicado primar la calidad sobre la rentabilidad, a fin de cuentas las editoriales son empresas y buscan ganar dinero.

El mapa de las viudas es una novela arriesgada, valiente, que cuenta la vida de una mujer que murió tras un trágico suceso, pero cuyo cuerpo siguió existiendo dando cobijo a dos personalidades diferentes y completamente antagonistas. Una historia compleja, con una narración que le va a la zaga y unos secundarios de lujo que nos harán viajar desde la perplejidad a la admiración.

Pero como siempre, siento que me voy por las ramas, que quiero contaros demasiadas cosas en un corto espacio de tiempo y que por ello corro el peligro de sonar dispersa, así que vamos a ponernos en cintura.

El autor

Me vais a perdonar por ofreceros la información que publica la editorial, ya que ello suelo hacerlo cuando casi no encuentro nada sobre el autor, en este caso es al contrario, es tanto lo que hay, que considero que la editorial ha hecho un buen resumen.

Daniel Dimeco, nació en Argentina en 1969. Se graduó en Ciencias Políticas e hizo un Máster en Gestión Cultural. Ha publicado la novela La desesperación silenciosa (Premio Fray Luis de León 2010) y la obra La mano de Janós (Premio de Teatro Antonio Buero Vallejo 2010).

Ha recibido el Premio de Autores nacionales de Teatro el Búho 2009 (Argentina) con Mirando pasar los trenes; el Premio de Teatro Mínimo Rafael Guerrero2008 con el ángel azul y el accésit del Premio Relatos Ciudad de Zaragoza 2012 con Los perros ladran de noche, entre otros galardones.

Ha coordinado talleres literarios en Fuentetaja, colabora como entrevistador para la revista Culturamas y como cronista para Revista de Letras-La Vanguardia. Administra el blog Café Copenhague.

El mapa de las viudas ganó el XVI Premio Ciudad de Badajoz en 2013

Si quieres saber más del autor:

www.danieldimeco.com
@Daniel Dimeco


Argumento

Nos encontramos ante una novela compleja, como todas las que tratan la enajenación de la mente humana, Eleanora llega a convertirse en un personaje entrañable, pero hasta llegar a este punto tenemos que recorrer un camino que en ocasiones se nos hará largo y penoso, porque no podremos empatizar con ella, sin embargo, llega un momento en que se produce un punto de inflexión el autor se digna a informarnos porque Eleonora enloquece, y entonces caemos rendidas a los pies de una mujer tan humana. Hacer una sinopsis de este libro es harto complicado y además corro el riesgo de adelantar información que necesitáis encontrar en un momento determinado, porque nada pasa al azar en esta novela, porque está perfectamente milimetrada.

Aunque me gusta contaros el argumento suelo recurrir a la editorial cuando soy incapaz de hacerlo mejor que ellos, y porque sin lugar a dudas, esta es una de las sinopsis más fieles que he encontrado en mucho tiempo además de atractiva.

A finales del verano de 1960, una serie de asesinatos en la ciudad de Stralsund, al norte de la República Democrática Alemana, agudizan la locura de Eleonora Maler. En ella conviven dos existencias paralelas: la mujer que fue hasta terminar la guerra y la personalidad que se originó una trágica noche de 1945. Pero ambas, la cuerda y la enajenada, son una, comparten el mismo cuerpo y viven una vida común, acompañadas por una niña que arrastra su desdicha.

En el asfixiante ambiente de una pequeña ciudad donde la Stasi se afana en controlar a todos los habitantes, Eleonora tendrá que enfrentarse a sus propios miedos y a sus propios fantasmas: algunos solo están dentro de ella, pero otros aún recorren las calles de Stralsund.

Mis impresiones

No me canso de repetir que nos encontramos ante una novela compleja, literatura para verdaderos amantes de la letra impresa, de evolución lenta, en la que tenemos que leer entre líneas e interpretar lo que el autor nos quiere decir. Ello hace que no sea la mejor lectura para sacar de casa o para leer cuando tenemos gente a nuestro alrededor, a pesar su corta extensión va a requerir de toda nuestra concentración para poder interpretar que es lo que se esconde tras las palabras del autor, con ello me refiero a que sin usar un lenguaje recargado, la metáfora tiene un gran protagonismo


Estructura

Nos encontramos ante una novela con dos narradores que se suceden en la trama para darnos una visión completa del drama que vive esta mujer, la vemos desde fuera, y desde dentro, desde la perspectiva de los demás y desde la suya propia.

La novela comienza en tercera persona, un narrador omnisciente nos sitúa la acción en un pueblo aislado de la extinta República Democrática Alemana, en el que la Stasi ha sembrado su ley manteniendo a raya a los ciudadanos. Y en ese mismo pueblo están sucediendo cosas que alteran a Eleonora que está más en su mundo que siempre, tendremos una visión global de todos los personajes, sin perder la perspectiva de esa protagonista única en torno a la cual gira todo.

A partir del capítulo nº 13 y con el anuncio de la muerte del führer la historia se narra en primera persona, es la propia Eleonora quien nos la cuenta, las dos personalidades que conviven en el cuerpo de una mujer que perdió la razón y la vida tal y como la conocía para dedicarse a vagar por un pueblo que desconoce, por un tiempo que no es el suyo y por una realidad política que le resulta ajena, que no comprende ni pretende hacerlo. Incluso sus propios vecinos le resultan inconmensurables, incompresibles.

El cambio de narrador nos pilla desprevenidos intentando abarcar la complejidad del personaje de una mujer que ora parece cuerda, ora parece ida, una mujer que vive enfrentada a sus miedos, algunos de los cuales son fantasmas interiores que es incapaz de exortizar. Sin embargo, es en el momento en que Eleonora toma las riendas de la narración cuando comenzamos a entenderla, cuando comprendemos la magnitud de su tragedia, el porqué de sus miedos y su comportamiento.

Y comprendiendo al personaje comenzamos a entender porque es la comidilla, porque parece que todo el mundo conoce una verdad que ella parece haber olvidado, y también descubrimos el porqué de ciertos comportamientos que no dejan de parecernos chocantes.

La editorial Algaida cuida a sus lectores, nos encontramos con un libro encuadernado en tapa dura con sobrecubiertas, aunque en las cubiertas se reproduce la misma imagen. La elección de la portada ha sido todo un acierto porque refleja muy bien que vamos a encontrar en su interior, el murciélago que tanto asusta a Eleonora, el árbol que ve desde su ventana y un preciosa niña con los ojos vendados abrazada a un osito. En su interior nos encontramos con una encuadernación de lujo, con un cuerpo de letra óptimo y márgenes más que aceptables.

El autor conocedor de la complejidad de la lectura le ha facilitado el trabajo a quien se acerque a ella, organizando la trama en 31 capítulos cortos y un Epilogo, y para ser sincera me desconcertó de tal forma este último que aún sigo pensando cual es su razón de ser una vez hemos visto en que deriva todo.

La trama negra

Esta novela es difícil de encuadrar porque participa de muy diversos géneros, podría decirse que es histórica porque la novela se ambienta en un periodo concreto y algunos personajes existieron realmente. Podría decirse que es una novela de crítica social porque encontramos una muy fuerte en ella, perfectamente extrapolable a nuestro tiempo. Y también podría decirse que es negra, o al menos criminal, porque se cometen varios asesinatos, pero lo que resulta más incomprensible es que nadie los investigue, que los criminales queden impunes amparados por un régimen que pretende controlar la lealtad de los ciudadanos.

Aunque lo más importante en esta novela es el personaje de Eleonora, y su podríamos llamarlo bipolaridad, lo que provoca un recrudecimiento de la locura de Eleonora es el asesinato de una niña del pueblo, pero este no será un hecho aislado, a esta le seguirá un muchacho y poco después el hijo del jefe del partido gobernante. Quizás lo más chocante es que amparándose en la locura de la mujer los criminales se jacten de las tropelías que cometen, de lo mucho que se divierten haciéndolo. Se sienten ufanos y sobre todo se saben a salvo porque la enajenación de la mujer la convierte en un testigo nulo si algún día se investigasen los hechos.

Sin embargo los abusos y las tropelías comienzan en el pasado, y los protagonistas de ellas no son otros que los mismos perros con distinto collar. Y ya entonces quedaron impunes. Merece la pena descubrir esta trama y el papel que jugó la Stasi en todos los crímenes que se cometieron.

Ambientación Temporal

La novela se ambienta sobre los años 60 del siglo XX, sin embargo continuos flash back nos sitúan en la II Guerra Mundial, que Eleonora como muchas mujeres vivió en solitario con su hija, mientras su marido estaba en el frente. Eleonora en sus momentos de lucidez nos cuenta el miedo que pasaba en los bombardeos escondida en un improvisado refugio en su casa, como lograba calmar a su hija. Cómo vivió el final de la contienda y que supuso para ella el trágico suceso que cambió su vida para siempre.

El autor sin darnos muchos datos ha sabido dotar a la novela de verosímilitud, nos ha narrado como pudo ser la vida en un pueblo pequeño y aislado de la RDA, el caciquismo del jefe del partido, el poder de la Stasi, la importancia de ciertos profesionales como el médico... Un retrato bastante fidedigno de la sociedad y la política del momento en que se desarrolla la acción.

En cuanto al espacio, desconozco si el autor ha estado alguna vez en Stralsund, o se ha valido de su imaginación para recrear el enclave, pero en un conjunto la novela está bien ambientada y se nota la labor de documentación.


Personajes

Si la ambientación me ha parecido más que buena, lo que sin duda se merece un sobresaliente es la caracterización de sus personajes, todos ellos bien dibujados, dotados de luces y sombras, con una personalidad distinta y descritos con minucia tanto en su faceta física como en la sicológica, incluso aquellos que tienen una relevancia menor.

Nos encontramos con una protagonista absoluta Eleonora, en torno a ella giran todos los demás personajes y curiosamente los que tienen un mayor peso son también femeninos como puede ser María GroB, esposa del jefe del partido en Stralsund, Ulva Amstelheim, la esposa del médico o la propia Sibylle, la hermana de la primera víctima. Sin embargo los masculinos no por tener un peso menos especifico están peor dibujados y aunque su peso sea menor no resultan insignificantes, solo que se relacionan de una forma más indirecta con Eleonora y ganan importancia en la medida que interactúan con ella.

El autor ha dotado a la protagonista de una complejidad límite, de una doble personalidad que convive en un mismo cuerpo, una cuerda y la otra ida, en un momento de la narración la cuerda nos explica porque decidió quedarse cuando lo mejor hubiera sido irse. La lucha de ambas personalidades aunque no es patente para el lector si que nos la relata la cuerda cuando coge las riendas. Sin duda Eleonara es un personaje fascinante que se queda en la mente del lector mucho después de haber terminado la lectura. Se gana un sitio de honor en ese grupo reducido de protagonistas que perduran en la memoria y se hace un hueco en el corazón de quien se acerca a su historia.

Sin embargo en esta novela hay unos protagonistas que tienen un peso muy especifico los murciélagos, ellos representan los fantasmas interiores de Eleonora, la obsesión que tiene con ellos a veces nos resulta muy difícil de entender, y te deja pensando en este hecho incluso días después de haber terminado la lectura.

Llegados a este punto aviso al avezado lector de esta reseña, que si tiene intención de leer este libro debería saltarse la interpretación del significado de los murciélagos, porque puede incluir spoilers.


Los murciélagos y su significado

La alusión a este animal es recurrente, la autora tiene miedo que la ataquen a ella y a su hija, se han instalado en el cajón de la persiana de su habitación, y ella los oye cada madrugada, intentado alterar su sueño y meterse en su cuerpo. Se inflige castigos, se llega hasta herir. Incluso cree que uno se ha metido a través de la mano en su cuerpo y va abriéndose paso hasta su corazón. En ocasiones lo nota quieto, como si hubiera desistido, sin embargo en aquellos momentos en que la angustia la atenaza nota como se abre paso.

Al final se llega a la conclusión, que si bien puede que estos animales anidaran en su habitación, es imposible que se metieran en su cuerpo, ni en el de la niña como ella pretende creer, porque lo que este animal representa la culpa y los remodimientos que siente Eleonora.
Eleonora es una mujer marcada por el pasado, enloquecer le ha servido para olvidar las consecuencias del drama que cambió su vida, y la dejó sin lo que más que más deseaba, un medio de defensa, sin embargo en los escasos momentos en los que la cordura gana la batalla la culpa y los remordimientos le hacen actuar de una forma irracional.

Donde es más patente esa actuación es con la niña Annette que vive recluida en su habitación con los ojos tapados, sin ver nunca la luz del sol, ni tener contacto con nadie más que con ella y en contadas ocasiones con el médico. Eleonora teme que le hagan daño a la niña, pero eso tiene una explicación, una demasiado espeluznante, que ella ha preferido olvidar. Como siempre la clave hay que buscarla en el final de la guerra, esa en la que ella sigue viviendo, quizás para exortizar lo que sucedió la noche en que terminó la contienda.

La critica social

Daniel Dimeco, a través de esta novela se dedica a hacer una crítica social facilmente extrapolable a nuestros días, porque los vecinos se dedican a encubrir un hecho conocido practicamente por todos. La realidad de Eleonora tiene un culpable, o varios si se quiere, ninguno de ellos ha sido castigado. Esta gente también siente remordimientos e intenta paliar la desdicha de alguna forma, pero no es desinteresado, siempre hay un porque, siempre hay un beneficio que se esconde y que poco a poco sale a la luz.

En cuanto a los asesinatos también hay parte de la población que sabe quien puede estar detrás de ellos, incluso la propia Eleonora se podría considerar un testigo mudo de las confesiones, sin embargo prefiere seguir con su vida, girar el rostro hacía otro lado y olvidar que un día oyó algo, pero no solo ella lo sabe, también hay quien lo sospecha y se dedica a cubrir el rastro.


Conclusión

La novela da para mucho más, podría estar disertando sobre ella largo y tendido, pero no es mi intención aburriros. Aunque en un principio me costó mucho entrar en la novela, reconozco que es una lectura magistral, que hay que leer con los cinco sentidos, pero una vez Eleonora te gana para su causa no podrás parar de leer. Te estremecerás con su locura, sufrirás por el destino de Annette, sentirás conmisieración por el doctor Amstelheim, te irritarás con los vástagos de las familias pudientes. Sentirás una pena tremenda por Maria GroB esa mujer que tiene que obviar todo cuanto sospecha, anclada en las frivolidades que se le suponen a una mujer de su categoría.

Una lectura recomendable, que se que no va a gustar a todos los públicos, que hay que leer con la mente abierta y buscando momentos de calma y concentración.

¿Te animas a conocer a Eleonora?

Conclusión: Un libro recomendable para leer con los cinco sentidos