La Ciudad de las Bestias - Isabel Allende
Aventuras de Alex en el Amazonas - La Ciudad de las Bestias - Isabel Allende Literatura Latinoamericana

Nuevas opinión ... Alexander Cold, un chico americano de 15 años, que emprende una travesía por el amazonas acompañado por su abuela Kate Cold, una periodista... más

Aventuras de Alex en el Amazonas
La Ciudad de las Bestias - Isabel Allende

pmor

Nombre del usuario: pmor

Producto:

La Ciudad de las Bestias - Isabel Allende

Fecha: 31/07/09 última modificación 18/10/09 (993 Número de veces leída)

Valoración::

Ventajas: leer un buen libro y disfrutar de él.

Desventajas: que no te guste leer.

Hola me gustaría hablaros de una novela que acabo de leer La Ciudad de las Bestias.

La ciudad de las bestias es una novela escrita por Isabel Allende, fue publicada en 2002 y es la primera de una triología.

El protagonista de la novela es Alexander Cold, un muchacho de 15 años. Vivía tranquilamente en California con sus padres y sus dos hermanas. Alexander a causa de la enfermedad de su madre se tiene que ir a vivir a Nueva York con su abuela paterna, Kate Cold. Kate Cold es reportera de una revista y se va al Amazonas. Sus hermanas se van a vivir con su abuela materna, pero la mujer no se puede hacer cargo de los tres niños. Su padre se irá a Tejas con su madre a un hospital para ver si le curan el cáncer que padece su madre.

En el aeropuerto de Nueva York no hay nadie esperándole, Alexander espera que vaya su abuela hasta que ve que se ha hecho muy tarde.

Estuvo en el aeropuerto durante 2 horas esperando a su abuela y al final decidió ir a su casa por sus medios. Se decide a ir en autobús y conoce a una chica llamada Morgana. Al bajarse del autobús decide ir a comer algo con la muchacha, entran en un bar donde hay música rock y muchos rockeros. Mientras el muchacho va al baño le roban la mochila con todas sus pertenencias, menos el pasaporte porque lo llevaba en la cazadora. Solo le preocupa que le hayan robado la flauta.

Cuando llega a casa de su abuela ya es noche cerrada. No sabe como contarle a su abuela que le han robado todo. Después de cenar le cuenta todo a su abuela y le dice que lo que más pena le ha dado perder es la flauta. Kate, le regala la flauta que fue de su abuelo. Kate le cuenta a Alex que van al Amazonas en busca de una criatura enorme muy parecida al Yeti, que mata a los hombres quebrándoles los huesos.

Además de Kate Cold forman parte de la expedición: Ludovic Leblanc, antropólogo que dice que los indios son asesinos y caníbales, los fotógrafos Timothy Bruce y Joel González y la doctora Omayra Torres que tiene como misión vacunar a los indios para que no se contagien de las enfermedades de los blancos. Desde Manaos hasta Santa María de la Lluvia viajan en un barco a través del río Negro. En este poblado les espera César Santos el guía de la expedición y su hija Nadia, una muchacha de 13 años. En el poblado conocen Mauro Carías, un empresario y al capitán Ariosto.

Nadia y Alex, los muchachos se hacen amigos enseguida. Nadia le cuenta que conoce el lenguaje de varias tribus y también el de los animales. César Santos les da unos consejos de cómo deben de actuar, sobre todo de noche, el más importante de los consejos es que no deben abandonar el poblado de noche.

Nadia y Alex salen del poblado en busca de Walimai, un hechicero. Este les explica que están en peligro y que deben de estar atentos durante el viaje. Walimai le regala a Nadia un amuleto que la protegerá de los animales y les dice que a la Ciudad de las Bestias irán solo ellos porque han sido los elegidos.

Esa misma noche los muchachos escuchan una conversación entre Mauro Carías y Ariosto. Estaban diciendo que iban a ser muy ricos y que en la expedición hay una persona que les ayudara en sus planes para conseguir acabar con los indios.

Mauro Carías invita a todos los miembros de la expedición a su hacienda, allí Alex come a gusto. En la hacienda hay un jaguar negro enjaulado. Alex y el jaguar repiten tres veces sus nombres. Alex tiene una visión y cuando se la cuenta a Nadia ella dice que todos tienen un animal totémico y el de Alex es el jaguar.

La expedición sale río arriba, a cada kilómetro que recorren se vuelven más espesa la vegetación, empiezan a adentrarse en la selva. Muere atravesado por una flecha uno de los soldados que van con la expedición. Desde la muerte de este hombre todo empieza a ir de mal en peor.
Mientras se bañan tranquilamente una boa ataca a Joel, uno de los fotógrafos, consiguen matarla pero deja muy malherido al fotógrafo. Deciden mandar a Joel a Santa María de la Lluvia para que pudiera ser atendido allí o enviado a un hospital.

Esa noche después de cenar se asignaron turnos de vigilancia. Durante el turno de Alex se oyeron ruidos y todos pensaron que era la Bestia. Pero para alivio de todos era un jabalí grande que se paseo por el campamento.
Esa misma noche casi al terminar el último turno de vigilancia se dio la voz de alarma, faltaba uno de los vigilantes. Se apresuraron en echar leña al fuego para que hubiera un poco más de claridad. A la mañana lo encontraron muerto y tuvieron que taparse la boca con los pañuelos por el olor que había.

A la noche siguiente durante una de las guardias dos de los soldados huyeron llevándose la única barca que quedaba en el campamento. A Alex le pican unas hormigas rojas y el dolor que tiene es insoportable. La doctora Omayra le da un remedio para que el dolor sea mas soportable. Desde que han huido los guardias nadie sale solo del campamento, cada vez que van a algo intentan ir acompañados.

Alex y Nadia son raptados por la gente de la neblina, a Alex le dan un golpe en la cabeza porque se resiste, aunque no quieren hacerle daño al muchacho. Caminan sin descansar hasta que llegan a una catarata por la que tienen que trepar.

Nadia tiene miedo a las alturas y no cree que sea capaz de subir por la pared de la catarata. Alex le ayuda y hace un trato con ella, fabricaran una cuerda y ella irá atada a él para subir.

El jefe Mokarita resbaló y cayo encima de unos arbustos. Alex se balancea y consigue coger con los brazos al jefe indio y subirlo hasta lo alto de la montaña. En la cima es ayudado por los demás indios a depositar a Mokarita en el suelo.

Entre todos fabrican una camilla para poder trasladar a Mokarita hasta el poblado de los indios de la neblina.

Mokarita fallece al amanecer y Nadia decide usar el amuleto para llamar a Wallimai, en vista al cariz que están tomando las cosas. Los indios han decidido que hay que encontrar al culpable de la muerte de su jefe. Durante bastante tiempo los indios de la neblina beben masato y soplan el yopo. El yopo es alguna droga que les ayuda a los hombres a tener visiones. Uno de los guerreros tiene la visión de que Alex es el culpable de la muerte de su jefe. Aunque corre para salvar su vida al final es atrapado y atado a un árbol.

Durante la noche Nadia se acerca al árbol y desata a Alex, intentan escapar pero no llegan muy lejos, porque Walimai entra en el poblado. Walimai explica a los guerreros que Nadia y Alex tienen la misión de ayudarles a luchar contra el Rahakanariwa.

Walimai será el encargado de celebrar la ceremonia por Mokarita. Los guerreros preparan una hoguera para quemar el cuerpo de Mokarita. Usan las cenizas para hacer una sopa de la que beben todos y de la que saldrá el nuevo jefe.

Walimai, Nadia y Alex emprenden el viaje hacia la montaña sagrada donde viven los dioses. Viajan durante días sin casi alimento por la selva, en estos días suben y bajan montañas, atraviesan laberintos hasta que llegan a El Dorado.

En la montaña de los Dioses habitan las Bestias. Alex y Nadia se quedan muy quietos cuando ante ellos ven una Bestia de mas de tres metros de altura. Alex llega a contar mas de once de estos animales. Walimai habla con la Bestia durante largo rato y le explica que Alex y Nadia son los encargados de vencer al Rahakanariwa. Además le dice que como recompensa se llevaran los huevos de cristal y el agua de la vida para la madre de Alex.

Nadia tuvo que subir al tupei donde estaba el nido con los tres huevos de cristal. Se encontraba en la cima de la montaña más alta de todo el valle. Nadia que sufre vértigo tuvo que trepar y olvidarse del vértigo. Ella tenía puesto su pensamiento en los huevos de cristal y eso le ayudo a llegar. Al querer coger uno de los huevos no pudo hacerlo porque pesaba mucho y no era capaz de levantarlo. Recordó que Walimai les había contado que si quieres algo tienes que dar algo a cambio.

Alex tuvo que bajar a lo más hondo de la tierra en busca del agua de la vida para su madre. Alex tuvo que reptar por tuneles, atravesar ríos de lava hasta llegar hasta la fuente de agua de la vida. Alex para poder coger agua para su madre entrego la flauta ue había sido de su difunto abuelo y que le había regalado Kate Cold.

Cuando los niños y Walimai llegaron al poblado se encontraron que allí estaban los helicópteros y sus compañeros esperándoles. Habían colgado en un alambre ollas, cazuelas y demás cosas para que se acercaran los indios a recogerlas. Kate Cold y Césr Santos se alegraron a ver que los dos niños estaban bien. Nadia le pide a Walimai que les explique a los indios que tienen que vacunarse porque es bueno para ellos.

Para pasar la noche Kate Cold, Nadia y Omayra compartirán una de las tiendas. Esa noche cuando piensa que todos están dormidos Omayra sale de la tienda y se reúne con Mauro Carías en la selva. Nadia se despierta y sale detrás de la doctora y así es como se entera de que las vacunas están infectadas y en vez de curar, matan a los indios.

A la mañana siguiente se presentan los indios de la neblina para ser vacunados y Nadia les dice que el Rahakanariwa son las vacunas y que no se vacunen. Al verse descubiertos empuñan las armas varios indios mueren y soldados también. Mauro Carías recibe un golpe en la cabeza y Karakawe dice que pertenece al Gobierno por eso el capitán Ariosto lo asesina y rompe las vacunas.

Todos son cogidos como rehenes, pero esa noche Nadia es capaz de usar la invisibilidad que le han enseñado a usar los indios, escapa del campamento y pide ayuda a Walimai. Un rato más tarde todos siente el olor de la Bestia y se desmayan. Ariosto muere a manos de la Bestia destrozado por las garras.

A la mañana siguiente todos se despiertan en un claro de la selva cercano al campamento, donde les habían llevado los indios.

De vuelta en Santa María de la Lluvia se instalan en el hotel hasta que llegue el momento de su regreso a la civilización. Con las pruebas que tienen podrán ser juzgados y condenados la doctora Omayra Torres y Mauro Carías.


Mi opinión:

Es un buen libro, me he entretenido leyendo este libro. Aunque algunas partes son un poco aburridas hay otras en que la lectura es mas entretenida. En el libro hay trozos de fantasía y otros de realidad, están mezclados.

El hechicero hablándoles les enseña todo lo que necesitan saber para conseguir las pruebas que les han preparado.

Alex deja de ser niño con los indios de la neblina, pasa una prueba y ellos le declaran hombre. Además después de la experiencia que ha vivido ha madurado mucho. Antes era un niño que no comía casi de nada, que se negaba a probar la comida y ahora come lo que le pongan delante sin quejarse.

En este libro Isabel Allende trata un poco la problemática de los indios del Amazonas que han sido capaces de sobrevivir, aunque haya habido gente que ha sido capaz de matarlos con tal de conseguir oro y piedras preciosas.

Me pregunto cuanto vale una vida humana en la región del Amazonas después de leer este libro.

En el libro vemos como Mauro Carías con ayuda de la doctora Omayra Torres lleva años matando a los indios para conseguir sus tierras y poder encontrar las riquezas que hay en esas tierras. En vez de vacunar a los indios les inoculaban virus del sarampión una enfermedad mortal para las tribus de indios del Amazonas.

El Amazonas esa gran selva que esta siendo devastada a causa de que, no se muy bien como explicarlo. La región del Amazonas es un gran pulmón por sus selvas pero ante el progreso de la humanidad esta siendo devastada, están cortando árboles que llevan muchos años para hacer carreteras y llevar el progreso a esa región de la Tierra.

Este libro ha llegado a mis manos gracias a mi hija que me lo ha prestado. Tengo que decir que me ha costado mucho empezar a leer el libro. Hace años me obligaron a leer el libro de los Cachorros y como no me gusto me he negado durante años a leer a ningún autor sudamericano. Tengo que reconocer que me he perdido mucho al no querer leer a Isabel Allende, porque si todos sus libros son como este, creo que me los leeré.

No os asustéis este libro no tiene ni 300 páginas, espero que os animéis a leerlo. Ya veréis como lo disfrutáis.

Perdonar por lo larga que es la lectura. Saludos

Colgaré mi opinión en otra página

Gracias por leerme y valorarme

Conclusión: Un buen libro de Isabel Allende.