Restos Humanos - Jordi Soler
Restos Humanos - Restos Humanos -  Jordi Soler Literatura Latinoamericana

Nuevas opinión ... sobre la Guerra Civil: Los rojos de ultramar, La última hora del último día y La fiesta del Oso." RESTOS HUMANOS ***************... más

Restos Humanos
Restos Humanos - Jordi Soler

matiba

Nombre del usuario: matiba

Producto:

Restos Humanos - Jordi Soler

Fecha: 17/06/13

Valoración::

Ventajas: -

Desventajas: -

Esta novela llegó a mis manos desde la estantería de novedades de mi biblioteca habitual, que en muchas ocasiones me sorprende gratamente cuando llevada por un título, una portada o simplemente la intuición, elijo un título con cuya lectura disfruto.


JORDI SOLER

Nada sabía de este autor, así que quisiera compartir con vosotros los datos que he podido recopilar sobre él.
En la web de El País, en donde trabaja como articulista, podemos leer la siguiente reseña sobre él:
"Jordi Soler (La Portuguesa, Veracruz, Méjico, 1963) es un escritor mexicano de origen español afincado en Barcelona. Soler nunca ejerció su profesión de diseñador industrial y pronto despuntó como escritor de novelas y locutor radiofónico. Es especialista en la cultura del rock. También trabajó como agregado cultural en la embajada de México en Berlín. Entre sus obras, destaca su trilogía sobre la Guerra Civil: Los rojos de ultramar, La última hora del último día y La fiesta del Oso."


RESTOS HUMANOS
***************


Una vez satisfecha mi curiosidad sobre quién había detrás de este nombre, con afán curioso que no cotilla, os comento la sinopsis de la novela que hoy os traigo aquí:
Un periodista que trabaja buscando historias rocambolescas para un diario escrito, recibe el encargo de contar la historia sobre un hombre conocido como El Santo, un individuo que''' aparece en el mercado o en el burdel con el afán de predicar sus valores espirituales'''. Incluso realiza sesiones en su casa con varios de sus adeptos, que son muy pocos, eso sí, casi todos los espectadores de sus predicamentos se ríen, le insultan o le arrojan verduras a su túnica inmaculada.

La historia parecía una más, si acaso podría merecer profundizar un poco en la personalidad de este hombre, que encima es hermano de un político trepa que ansía convertirse en alcalde. Pero la historia se complica enormemente, pues este hermano, que necesita dinero como sea para promocionarse y comprar a unos y otros para subir escalones en su carrera hacia el éxito, se mete en negocios más que turbios con la mafia rusa, conformando un universo todavía más esperpéntico que el que se dibujaba en un principio.

LEYENDO RESTOS HUMANOS
************************

Un hombre en la treintena vestido con una túnica blanca y predicando por doquier, mantenido por su hermano, un político de medio pelo con mucha ambición, que no quiere que esa parte de su familia le manche más de lo imprescindible. Un negocio fácil con la mafia rusa, un dinero que llega gracias al tráfico de órganos, personajes tan estrambóticos como Madame Erotikón, la dueña de un burdel, un escenario totalmente absurdo y surrealista, trágico y cómico a la vez que Jordi Soler nos presenta con un humor ácido totalmente fantástico.
Es una novela breve, no llega a las 200 páginas, que literalmente vuelan entre las manos del lector, que se ve sumergido en una historia de la que en todo momento se desea saber algo más, pensando incluso, en mi caso, que El Santo en algún momento no puede ser tan inocente como parece, o su hermano tan carente de escrúpulos... Iremos metiéndonos en los personajes, sobre todo en el principal, rodeados de muchos secundarios que los enriquecen y aportan pequeñas historias al hilo argumental.

Me ha gustado muchísimo descubrir a Jordi Soler, un autor del que leeré más novelas, con esta primera que leo he visto que de manera amena, ligera pero bien pensada, nos hace llegar una historia tremenda contada de una forma muy ágil y con un grandísimo sentido del humor, de un humor muy especial y que me ha llegado mucho, algo que no es fácil.
Recomendable lectura de la mano de Mondadori que os animo a descubrir.

Conclusión: -