Torre Picasso
El cielo de Madrid - Torre Picasso Madrid

Nuevas opinión ... me gusta más esta gente que los yuppies encorbatados que me rodean en el ultimo piso de la Torre Picasso... Creo que prefiero bajar que sub... más

El cielo de Madrid
Torre Picasso

temah

Nombre del usuario: temah

Producto:

Torre Picasso

Fecha: 12/02/01 última modificación 15/02/01 (68 Número de veces leída)

Valoración::

Ventajas: Las vistas, la sensación al verla desde abajo

Desventajas: Que estoy aqui obligada, que la gente de esta oficina es una borde, que me duelen los oidos al subir, hay poca cobertura del movil

Casualidades de la vida. Aqui estoy. En el cielo de Madrid. En el edificio más alto y más moderno. Desde el sitio en que di mi primer beso se veía la Torre Picasso por la ventana, y ahora estoy aqui arriba. Me mandaron de mi empresa aqui, sin comerlo ni beberlo, sin pedirlo. Y ahora al menos intento disfrutarlo.



Para los que no la conozcais, y ya que en la categoria no hay foto, os cuento un poco como es la Torre Picasso.

Al arquitecto japonés Yamasaki se le ocurrió en 1989 que sería un reto construir, en pleno centro financiero de Madrid (Azca), una torre que fuera la más alta y la más admirada de la capital. Y en medio de un parque, plantaron las raices de un edificio blanco de 43 plantas, 150m. de altura. Bueno más que blanco, es a rayas negras, porque la recorren de arriba a abajo enormes ventanas. Un edificio del futuro.



Ponerse debajo, y mirar hacia el cielo da una sensación de vértigo y de pequeñez que abruma. Una vez dentro también abruma la altura del techo del hall, todo da sensación de grandiosidad.

Es indispensable identificarse y obtener una tarjetita para entrar, mostrando el DNI a cuatro azafatas que están a los lados del hall, y que a veces son encantadoras y otras veces te atienden de mala gana (como en todas partes), y que yo creo que se pasan el dia chateando, porque tienen las pantallas de los ordenadores "ocultas".



Cuando se obtiene la tarjeta, se dirige uno al ascensor que le corresponda, segun el piso. En mi caso es el del medio, porque voy al piso 43... si, si... nada menos que al último piso. Entre el suelo de mármol y los pulcrisimos ceniceros, me monto en el ascensor. Aquello es como despegar en un avión. 6 m/s. Notas el viento, notas la presión en los oidos, por un momento pasa por tu cabeza la posibilidad de que el ascensor se estropee. Pero finalmente llegas al cielo de Madrid.



Una vez alli, oficinas normales, ordenadores, estanterias, y gente de mala leche, como en todas partes. Pero miras por la ventana y todo cambia. Desde aqui, donde yo estoy, se ve gente como hormiguitas, y coches como rios de luz. Se ven las Torres Kio, como si fuesen pequeñas, y el Santiago Bernabéu, y el barrio donde él vive, y al fondo, al fondo, las montañas que ahora están nevadas. Cuando hay niebla, parece que la torre misma es parte de las nubes, parece que fuera a estar por encima de la lluvia y del viento, parece que estuviera fuera del mundo.



Y llega la hora de irse, y bajas... la bajada es peor que la subida para los oidos, y vuelves al Madrid de los contrastes, y a pocos metros de la Torre encuentras los bajos de Azca, sucios y oscuros, con locales de moda, y locales no tan de moda; y alli, un grupo de raperos fumando porros y jugando con sus skates; y allá un grupo de inmigrantes latinoamericanos que vienen los viernes a bailar salsa... Y creo que me gusta más esta gente que los yuppies encorbatados que me rodean en el ultimo piso de la Torre Picasso... Creo que prefiero bajar que subir.



----------------

Al que estaba en la ventana de enfrente

Conclusión: