Alter, Couldina Instant
Remedio eficaz contra el catarro - Alter, Couldina Instant Medicamentos

Nuevas opinión ... como cualquier otros. Se indica en la caja que es granulado efervescente y asi es, una vez que se hechan en el agua se puede comprobar que... más

Remedio eficaz contra el catarro
Alter, Couldina Instant

arrevo

Nombre del usuario: arrevo

Producto:

Alter, Couldina Instant

Fecha: 12/07/10

Valoración::

Ventajas: Eficacia, comodidad

Desventajas: Precio

¡Hola de nuevo, compis!

El verano ya llegó, qué alegría, qué alboroto... sí, sí, peeeeero aunque muchos disfrutamos del calorcito, de los baños y del aire acondicionado, también es época de catarros. No parece lo más habitual, pero entre que en la calle hace calor, dentro de los comercios frío (porque se pasan con el aire acondicionado) y tal... más de uno se acaba constipando. Y por muy sanos que estemos, como lo pille alguien cercano tenemos muchas papeletas para pillarlo. Éste ha sido mi caso hace poco, y si ya en invierno me resulta odioso un catarro en verano es incluso peor, porque el calor me afecta mucho más y me dan ganas de llorar (más aún, porque llorar ya lloro, involuntariamente y por culpa del maldito catarro, jajaja).

Bueno, como no es plan de pasarse unos días con la nariz taponada y moqueando, ojos enrojecidos y llorosos, y un malestar que sólo te dan ganas de echarte en la camita y arroparte... estoooo... arroparte no, ¡qué calor! Nada más pensarlo me pongo peor jeje. El caso, que me voy por las ramas, que nada mejor que tomarnos algún preparado farmacéutico para paliar los síntomas y hacerlos un poco más llevaderos, aunque no nos curen. Para ello hay diversas soluciones, y yo os voy a hablar de la última que he probado.

Se trata de Couldina Instant, una variante de la Couldina en comprimidos efervescentes que es la que suelo tomar. Pero esta vez no fui yo a comprarlo y me trajeron esta variedad. Lo bueno que tiene es que es un preparado todo en uno que permite reducir el moqueo y lagrimeo, aliviar la congestión nasal, reducir la fiebre y el malestar. Vamos, una joyita.

Pero hablemos un poco más extensamente del asunto:


\\\EXPERIENCIA///

La presentación es similar a los demás fármacos: cajita de cartón con 10 sobres en su interior, unidos por parejas, y unidosis. Esto es, cada vez que tomemos el producto hay que consumir un sobre. Vienen perfectamente herméticos y son muy fáciles y cómodos de abrir. Un punto a su favor, desde luego. Que cuando uno está que apenas ve con los lagrimones cayendo de los ojos, mientras más fácil nos lo pongan tanto mejor.

Una vez abierto un sobre echamos su contenido en medio vaso de agua, removemos y ¡hala! Para adentro. Parece que estemos tomando un refresco de naranja, con la salvedad de que en esos momentos se parece a cualquier cosa menos a refresco de naranja. Siempre hay quien se pone a nuestro lado a decir eso de: 'Mmmmm ¡qué bien huele! Tiene que estar rico'. Y tú lo miras de reojo con cara de malas pulgas y te acuerdas de algún que otro familiar, vivo o no, del que te ha hecho el comentario. Y es que por muchos sabores que le pongan al asunto, cuando uno anda acatarrado todo sabe mal y huele peor, y eso siempre que alcancemos a notar algún sabor u olor, que ésa es otra. Así que tanto da que sepa mejor o peor, porque al final nos sabrá mal.

En mi caso, conforme me he ido recuperando me ha ido sabiendo un poco mejor, aunque donde esté un refresquito en la terraza de un bar que se quiten estos brebajes, claro está, jeje.

En cuanto a resultados, la verdad es que no me quejo. Si empezamos a tomarlo justo con la aparición de los primeros síntomas, estos serán muy leves. Pero si nos retrasamos y empezamos a tomarlo cuando ya está en todo su esplendor (que es lo que me pasó a mí esta última vez) la primera y segunda tomas son poco eficaces. Ya al día siguiente se nota una mejoría evidente, y aunque no nos quitará ni la sensación de malestar ni esa voz pitona que nos sale, al menos alivia considerablemente nuestro estado. No estaremos al 100%, porque algo queda, pero al menos nos resultará mucho más llevadero y en mi caso, que suelo tener mucho lagrimeo y moqueo, me lo corta casi totalmente. Vamos, que es una bendición.

Con respecto a efectos secundarios no he experimentado ninguno, aunque la lista es larga y con sólo leer el prospecto se nos ponen los pelos de punta, jeje. Entre otras cosas puede causar somnolencia, aunque en mi caso no he notado ni un poquito, lo que se agradece. Eso sí, no es cuestión de confiarse y coger el coche, que lo que a uno no le pasa le puede pasar a otro y tener un disgusto. Hay que ser precavidos.

En cuanto a inconvenientes hay unos cuantos: el primero, que no es un refresco aunque su sabor lo pretenda aparentar, y que como todos se trata de un medicamento que hay que tomar sólo bajo supervisión médica, aunque se venda sin receta. Y es que puede acarrearnos problemas si tenemos alguna otra enfermedad o si estamos en tratamiento con otros medicamentos. Así pues, no es para tomar a la ligera y hay que consultar siempre al médico, no sea que por aliviar un catarro nos acabemos perjudicando más.

El segundo inconveniente que le veo es su contenido. Una caja trae 10 sobres, y tomándolo a razón de uno cada 8 horas nos durará exactamente tres días. Esto es adecuado porque nos sirve justo para aliviar un catarro que dure más o menos este tiempo, pero no todos respondemos igual al tratamiento. Habrá quien necesite un día más, con lo que se verá obligado a comprar otra caja, o que en casa haya más de uno acatarrado, con lo que los sobres vuelan y en cuanto nos demos cuenta nuestro farmacéutico más cercano se está comprando un chalet gracias a nuestras frecuentes visitas a su farmacia.

Y es que aquí está el tercer inconveniente que le veo: el precio. Aunque está más o menos en torno a lo que suele ser habitual en este tipo de productos, para mí resulta caro que una caja de 10 sobres cueste cosa de 6 euros y pico o así (como no lo compré yo, no estoy seguro del precio, pero por ahí anda la cosa). Lo que veo mejor es comprar la versión en comprimidos efervescentes, que cuesta más o menos lo mismo pero trae el doble de dosis y que sólo tiene la desventaja de que no tiene el supuesto saborcillo a naranja, que a mí especialmente me da lo mismo y tampoco mejora el resultado.

Comparando esta versión Instant con los comprimidos estos últimos producen exactamente el mismo efecto y resultan mucho más económicos y duraderos. Para mí es la mejor opción, aunque en esta ocasión he usado los sobres. Pero para la próxima volveré a los comprimidos, eso seguro.

Y poco más que comentar al respecto. Es un producto eficaz aunque no cura, sino que sólo alivia, pero al menos nos permite poder mantenernos activos durante los días en los que nos dure al catarro.

¡Hasta la próxima!

Conclusión: Un buen método para aliviar nuestros catarros