Los Amantes Del Círculo Polar (DVD)
Ana y Otto,amor capicua - Los Amantes Del Círculo Polar (DVD) Drama

Nuevas opinión ... Ana y Otto (como podeis comprobar los 2 nombres son capicúa, cosa que también se destacará en la película). Se conocerán de pequeños a l... más

Ana y Otto,amor capicua
Los Amantes Del Círculo Polar (DVD)

randymeeks

Nombre del usuario: randymeeks

Producto:

Los Amantes Del Círculo Polar (DVD)

Fecha: 16/01/02 última modificación 16/01/02 (6707 Número de veces leída)

Valoración::

Ventajas: Medem,Medem,Medem,que gran director

Desventajas: el final desconcertante

"El cine ya no es lo que era". ¿Cuántas veces habremos escuchado esa frase, siempre alertándonos de que las películas cada año empeoran? Bueno, puede que el cine americano empeore, pero el español goza de muy buena salud. Pasada la época de "Cine de barrio" (es decir, "La ciudad no es para mí" o "Lo verde empieza en los pirineos"), en la que hubo un par de excelentes películas españolas (pongamos "Atraco a las 3" o "Calle Mayor"), el cine español está mejor que nunca. Y parte de la culpa la tienen los nuevos directores del cine: Santiago Segura, Julio Médem, Alejandro amenábarJavier Fesser, Achero Mañas, Juan Carlos Fresnadillo (que no Frenadillo,como apuntaron algunos importunistas), etc... Por eso me da rabia que los críticos carguen, apunten y disparen sus balas envenenadas contra "Lucía y el sexo", por ejemplo. Olvidados están en España los tiempos de comedietas soeces (aunque siempre hay alguno que quiere, inútilmente, relacionar "Torrente 2" con las pelis de Pajares y Esteso), y los directores se dedican a buscar nuevas formas de expresión. Ejemplos perfectos son "Krámpack", "El milagro de P.Tinto", "Tesis", "Abre los ojos", Muertos de risa", "Intacto", "El bola" o "La comunidad", la mayoría de estas obras maestras que pasarán a la historia, y que además son muy superiores a sus competidoras americanas. Pero si hay alguien que ha cambiado el método de hacer películas en España ese parece ser Julio Médem. He de decir que antes de esta "Los amantes del círculo polar" solo había visto su erótica "Lucía y el sexo" (que no me pareció mala, aunque tampoco muy buena, la verdad). Con "Lucía y el sexo", Médem fue el primer realizador español que rodó en cámara digital (lo que acaba de hacer George Lucas con su "Episodio II: El ataque de los clones"), y en "Los amantes del círculo polar" se atrevió a contar una misma historia desde dos puntos de vista diferentes con una puesta en escena bastante "bergniana" (parecido a Ingmar Bergman, vamos). Los silencios que vemos siempre significan algo, el vacío que oímos quiere ser vivido, y, sobre todo, logramos comprender el amor entre dos nombres capicúa, Ana y Otto. La película además está estructurada en varios capítulos: "Ana", "Otto" (2 ó 3 con el mismo nombre), "Ana/Otto", "El círculo polar", "Los ojos de Ana", "Otto reflejado en los ojos de Ana". El mayor defecto es que, con un arranque muy prometedor, "Los amantes del círculo polar" termina quedando un poco...sosa. Pero ya analizaremos la película más adelante.



Lo primero, como siempre, es el argumento: Los padres de Otto se divorciaron muy pronto, siendo él niño. Fue muy pronto también cuando se enamoró de Ana. La madre de Ana se casó con el padre de Otto, y se fueron a vivir juntos. Otto veía a Ana sólo los fines de semana, hasta que un día se escapa de casa, sólo para vivir cerca de ella. Pero la madre de Otto muere, y éste escapa. La vida de los dos se centrará a partir de entonces en la búsqueda del otro, hasta que finalmente logran encontrarse de una manera demasiado "especial".



El devenir de la vida es un tema usado por muchos directores para hacer las películas, pero pocas veces se ha hecho tan bien como en "Los amantes...". Las escenas que nos reflejan la infancia de Otto son muy convincentes y realmente bonitas, con varios momentos que marcarán el resto del film. Un avión de papel con mensaje oculto (vease cuando Ana da clase mucho más tarde y abre un avión, encontrándose con que no tiene ningún mensaje), un autobús cruzándose en mitad del coche (recurso que expresa el estado de ánimo de los personajes, especialmente al final, donde se usa como metáfora de la muerte) o la persecución de Otto a Ana. Desde muy pronto se dan cuenta ambos de que sus nombres son capicúos (que se leen al revés), y también se repite mucho a lo largo del metraje. El círculo polar, la foto de un ciervo, una vieja foto que se sacaron todos juntos con Otto apretando un papel en el que se le incitaba a hacer el amor con Ana o un aviador alemán al que el abuelo de Otto salvó la vida son otras figuras que se repiten a lo largo de la película, dando lugar a un puzzle de casualidades amorosas en el que todo parece encajar.



Y en ese puzzle solo hay un par de momentos que desentonan con los demás. Es en este sentido en el que la parte final resulta un poco cargante. La cafetería en la que están espalda con espalda, el viaje a Finlandia y la búsqueda de Otto (que casualidad que caiga justo en su pueblo, ¿no?) son la parte final de una película cuasi-perfecta. Cuasi-perfecta por este final y porque no me parece que haya química entre Ana y Otto. Sí al principio, cuando son niños, y en la adolescencia (entre adolescentes siempre hay química, fijaos en la gloriosa "Familia"), pero no en la madurez, donde parece que están a disgusto uno al lado de otro. Otro aspecto a resaltar es el del padre de Otto (Nancho Novo), que pasa de soltero libre y despreocupado a amante padre de nueva familia y a solitario al que no se le presta atención 8qué triste final). Personalmente, me gusta cuando Otto va a hacer el amor con Ana, pero se encuentra con que está dormida, y todo lo que sigue (mucho más realista que cualquier folleteo "tipo-american-pie").



La dirección hace además que con muy pocos diálogos, esta obra sea de visión imprescindible para todo el que quiera comprender el lenguaje de la mirada y del cuerpo (actores en auge, que yo se que los hay en dooyoo). Si bien en "Lucía y el sexo" no acertó del todo, en esta su película más conocida sí. Julio Médem hace un trabajo envidiable que no fue bien recibido por el sector más purista de la crítica.



En resumen, "Los amantes del círculo polar" es una nueva experiencia para todo el mundo, aunque especialmente para los que creen en el amor eterno. A mí me ha gustado aunque no creo que sea una obra maestra, le falta algún matiz por definir y sobre todo le falta consistencia a ese final en el que todo cambia (de "Ana/Otto" al demasiado onírico "Otto reflejado en los ojos de Ana"). Bravo por Médem.



Para amantes eternos o para solitarios empedernidos. Para los amantes de las nuevas formas de expresión y de las películas "lentas" (porque es leeeeeeentaaaaaa). Para los que esperan algo más en una película y no se conforman con poco. Para los poco puristas. Para personas con nombre capicúa. Para los que creen en las casualidades.



"Ánimo, valiente"

Conclusión: