Moulinex DJC141
Yogures caseros - Moulinex DJC141 Robot de cocina

Más Robot de cocina Moulinex

Nuevas opinión ... de 30 Euro, algo que se amortiza fácilmente. Al principio solamente sabía hacer yogures naturales o de sabores, pero con poco sabor, ya... más

Yogures caseros
Moulinex DJC141

Celiamayo

Nombre del usuario: Celiamayo

Producto:

Moulinex DJC141

Fecha: 22/03/12

Valoración::

Ventajas: Yogures caseros, cremosos y de sabor suave

Desventajas: Quiza salga igual de precio o más barato comprar yogures de marca blanca

Si digo la palabra "yogurtera", a más de uno le vendrá a la cabeza la idea de que es otro pequeño electrodoméstico inútil, de esos que ocupan espacio y se usan poco. Pero de hecho, es uno de nuestros aparatitos preferidos. En mi casa somos muy aficionados a los yogures caseros.

Con esto no quiero decir que en mi casa no se compren yogures. Porque hay marcas bien baratas, y mi madre es bastante vagota para las cosas de la cocina. Pero al menos una vez al mes si que hacemos yogures caseros.

No tengo idea de cuanto hace que salió este modelo, pero ya lleva un buen número de años en casa. De hecho, he visto que Moulinex ya tiene un modelo nuevo, que podéis encontrar tanto en Carrefour como en el Corte Inglés, incluso lo he visto en tiendas especializadas de electrodomésticos. La mayor diferencia es el precio, porque este modelo "analógico" anda entre los 20-30 euros, mientras que el otro, que tiene pantallita digital para el temporizador, cuesta el doble. Creo que no compensa, funcionan igual.


DESCRIPCIÓN:


La yogurtera es un electrodoméstico cilíndrico, que se compone por una base, de la que sale el cable para enchufarla. De hecho tiene un consumo eléctrico de 12 V, que a mi, particularmente, me parece poco. El otro elemento, es una tapa de plástico, que sirve para que el calor que produce el aparato se conserve en el interior. Como último elemento, he de mencionar que trae 7 vasos con su tapa.

En mi casa tenemos manos de mantequilla, y todo acaba en algún momento de su vida en el suelo, así que como os podréis imaginar, alguno de los vasitos ha desaparecido. Mi recomendación es, que si os encontráis en circunstancias similares, podéis usar los vasitos de los yogures de la lechera. Soportan perfectamente el calor, y tienen la altura perfecta para entrar. Cuando se enfríen, los podéis tapar con papel film, y meterlos al frigorífico. Incluso, si no se os han roto los originales, y consumís muchos yogures podéis daros el gusto de hacer dos hornadas.


COMO SE HACEN LOS YOGURES:


Si no me falla la memoria, con 1 litro de leche entera tendréis suficiente para hacer los 7 yogures que caben en la yogurtera. A este hay que añadirle un yogur natural que actúa como fermento. La leche no debe estar fría, sino del tiempo. A lo sumo, podéis calentar un vaso en el microondas y mezclarlo con el resto de leche para entibiarla.

Mi madre suele mezclar el yogur con la leche y batirlo, porque considera que le salen unos yogures más homogéneos, pero no es para nada necesario hacerlo.

Una vez repartida la mezcla, los vasos (sin sus tapas) se cubren con la cubierta de la yogurtera, y se deja el calor actuar durante unas 8 horas, nunca más de 12 horas. Es ideal para ponerlo por ejemplo por la noche, al acostarnos y retirarlos cuando vamos a desayunar. Primero los dejamos enfriar a temperatura ambiente, y luego les ponemos sus tapas y al frigorífico.

La cubierta de la yogurtera debe quedar perfectamente cerrada para que los yogures salgan bien homogéneos. No se si es fobia de mi madre, o es que se escapa calor por los lados, pero mi madre siempre pone encima de la cubierta el tochazo de libro de recetas de Simone Ortega.

Hay que procurar reservar uno de los yogures que hemos hecho para la siguiente hornada. De hecho, a mi me gustan mucho más esos yogures de la segunda hornada que los de la primera. Quedan más cremosos. Supongo que los yogures comerciales llevan alguna levadura o fermento químico, y eso los hace más fuertes de sabor. En la segunda hornada, queda más diluida la fuerza de esa levadura.

En internet hay montones de recetas para hacer diferentes tipos de yogures: desnatados, cremosos, de chocolate, de sabores (añadiendo jarabes de sabor), con frutos secos,... He de reconocer que en mi caso somos muy tradicionales, y a mi madre le pone loca que me ponga a hacer experimentos con sus yogures.

En fin, espero que le déis una oportunidad a este pequeño electrodoméstico. No es una cuestión de ahorro de dinero, si no de lo sibaritas que seamos.

Conclusión: Un pequeño electrodoméstico que no puede faltar en la cocina de gourmets.