Abnormally Attracted to Sin - Tori Amos
Anormalmente atraído por Tori - Abnormally Attracted to Sin - Tori Amos Rock

Nuevas opinión ... del disco. Es un tema con una melodía bastante pegadiza. Es un medio tiempo en el que destaca la producción tan cuidada, con muchos element... más

Anormalmente atraído por Tori
Abnormally Attracted to Sin - Tori Amos

sinisterpoint

Nombre del usuario: sinisterpoint

Producto:

Abnormally Attracted to Sin - Tori Amos

Fecha: 11/10/10

Valoración::

Ventajas: producción impecable, originalidad, variedad

Desventajas: un par de canciones de más

¡Hola a todo el mundo!


Me gustaría hablaros de "Abnormally Attracted to Sin", el décimo disco de una de las pelirrojas más conocidas del panorama internacional, la cantante y pianista americana Tori Amos.


Este disco, editado en 2009, surgió de manera bastante espontánea. La artista había estado haciendo una gira mundial muy extensa en 2007, presentando su anterior disco "American Doll Posse". La grabación de un mini-documental de dicha gira inspiró a la cantante, que tras ver algo del material grabado, empezó a componer temas nuevos.


Así se origina este trabajo, en el que Tori Amos vuelve a dar un giro de tuerca a su carrera (le podrán achacar cualquier cosa, pero nunca se estanca), y presenta un disco en el que cobra protagonismo la electrónica y el uso de diferentes tipos de teclados y sintetizadores, aparte de su característico piano Bösendorfer. Además, con 17 temas, es su disco más corto desde 2001 (¡cómo olvidar los 19 temas de "The Beekeeper" o los 23 de "American Doll Posse"!).


Además, en la edición especial de este disco, Amos incluye un DVD con 16 vídeos (o como ella los llama, "visualettes"), la mayoría grabados durante la gira anterior, y que nos devuelven a los distintos alter ego de la excéntrica pelirroja.


El disco se abre con "Give", un tema sombrío, vampírico y poderoso. La percusión electrónica va dando el ritmo como a mazazos, mientras los sintetizadores compiten con el piano por el espacio. La voz de Amos suena grave y profunda.


Tras ella llega "Welcome to England", el sencillo de presentación del disco. Es un tema con una melodía bastante pegadiza. Es un medio tiempo en el que destaca la producción tan cuidada, con muchos elementos funcionando en el fondo. Tiene la particularidad de mostrar un equilibrio perfecto entre el lado más electrónico del disco y una parte más acústica.


"Strong Black Vine" es una canción energética y rockera, con unos maravillosos arreglos de cuerda. El piano aquí ha sido sustituído por un órgano. La canción habla del conflicto en Oriente Medio, lo que demuestra que la americana no se corta un pelo en temas políticos.


Tras éste, "Flavor" florece ante el oyente. Es un tema electrónico y minimalista, que no habría desencajado en el "To Venus and Back" (1999) de Amos. Lo que más me gusta de esta canción es la tenue progresión, y cómo se van incorporando poco a poco percusiones ligeramente más fuertes, y toques de guitarra eléctrica.


Después de estas cuatro estupendas canciones, viene el primer punto flaco del disco, "Not Dying Today". A pesar de ser una canción energética y divertida, desentona bastante con el resto del disco, y podría habre sido fácilmente relegada a cara b.


"Maybe California" es la primera balada propiamente dicha. Se trata de una pieza muy clásica, de piano y con toques de violines. Es una canción sencilla y emotiva, que trata sobre la crisis de una madre que ve como no puede atender a su familia.


Los primeros acordes de piano de "Curtain Call" nos presentan una canción oscura y una de las más personales del disco. En ella, Amos reflexiona sobre su carrera, y en el punto en que se encuentra ahora mismo.


El tono se vuelve más luminoso con "Fire to your Plain", una canción algo más animada, con toques de sintetizadores y bastante más pop.


"Police Me" es una de las canciones más innovadoras del disco. Es una canción bastante rockera, con percusión potente, y los teclados parecen replicarle a la guitarra eléctrica y a los coros. Es una canción como fragmentada, con distintas partes. Habla de la paranoia desatada por la vigilancia de las cámaras de seguridad.


Tras ella, "That Guy" es otro tema bastante original. Con sus arreglos de cuerda y la dramática voz de Amos, parece directamente sacado de un musical. La canción va creciendo, hasta llegar a un momento de apoteosis, cerca del final. Es, sin duda, otro punto álgido del disco.


"Abnormally Attracted to Sin", que da título al disco, es otro corte bastante experimental, muy electrónico. Con un ritmo acompasado, los sintetizadores invadiendo la canción, y toques de órgano hacia el final, es Tori Amos experimentando al máximo. Además, es uno de los temas más largos del disco.


Después de la apoteosis, llega "500 Miles" (que no se trata de una versión del clásico de The Proclaimers). Es otra canción bastante autobiográfica, que habla de las tensiones de pareja en la carretera (no hay que olvidar que el marido de Amos es su técnico de sonido, y van de gira juntos). Esta canción tiene un ritmo alegre, y una producción muy interesante.


Era raro, a estas alturas, no haber encontrado ningún tema en el que únicamente el piano acompañara a la americana. Pues bien, aquí lo tenemos. "Mary Jane", casi un interludio más que una canción, nos habla del divertido equívoco de una madre y su hijo, que le pregunta a ésta si puede traer a "alguien" a casa.


"Starling" es una de mis favoritas del disco. Es una canción muy sombría, en la que los teclados se entremezclan con la guitarra eléctrica. La percusión recuerda a los gorgoritos de algunos pájaros. El puente de la canción es completamente diferente, mucho más optimista y apoteósico.


Casi unida a la anterior, el ritmo poderoso de "Fast Horse" pilla casi desprevenido. Tiene un sonido muy americano. Es una de las canciones más pegadizas del disco, e incluye todo tipo de teclados.


A punto de terminar el disco, nos encontramos con "Ophelia", una bellísima balada en la que el piano vuelve a tomar el centro, sólo acompañado en el estribillo por algo de batería, guitarra y bajo.


Para acabar, "Lady in Blue", un tema de influencia jazz, pero con la electrónica que caracteriza gran parte del disco como fondo. Es un tema superlativo, en el que Amos se luce no sólamente vocalmente, sino como pianista, especialmente en la parte final, sólo instrumental.


En resumen, este disco es bastante bueno, mucho más cohesivo que algunos de los trabajos anteriores de Tori Amos (aunque con un par de canciones que pueden resultar algo fuera de lugar). Lo que más destaca es la producción, que por fin deja de sonar tan plana, y muestra todo un abanico de matices y pequeños sonidos (por lo que es un lujo escuchar este disco con unos buenos altavoces/auriculares).

Conclusión: en la opinión.