Strange Little Girls - Tori Amos
Tori Amos y las versiones: Strange Little Girls - Strange Little Girls - Tori Amos Rock

Nuevas opinión ... de relatos cortos "Objetos Frágiles", en la historia titulada "Niñas Extrañas". El disco incluye las siguentes... más

Tori Amos y las versiones: Strange Little Girls
Strange Little Girls - Tori Amos

sinisterpoint

Nombre del usuario: sinisterpoint

Producto:

Strange Little Girls - Tori Amos

Fecha: 19/10/10

Valoración::

Ventajas: interesante elección de temas, creatividad a la hora de reinterpretarlos

Desventajas: algunas versiones son muy extremas y pueden no gustar

¡Muy buenas a todo el mundo!


Seguramente estaréis más que acostumbrados a esos típicos discos de versiones que vuestros artistas favoritos editan alguna vez. Hay veces que uno no puede evitar echarse las manos a la cabeza y decir "¡Pero bueno! ¡Qué diantres has hecho con esta maravilla de canción!", mientras que en otras, las versiones resultan muchísimo más memorables que las canciones originales, y son las que acaban perdurando con el paso del tiempo.


Tori Amos, la pianista estadounidense por la que siento debilidad (no se nota mucho, ¿verdad?) lleva desde el principio de su carrera interpretando algunas versiones. Para cualquiera que le pique la curiosidad, recomiendo que escuchen su reinterpretación de "Smells like teen spirit" de Nirvana, y cómo una canción rabiosa y rockera se convierte en las manos de Amos en un tema triste, lento, melancólico, pero con otro tipo de rabia.


El planteamiento de "Strange Little Girls", editado en 2001, no es simplemente tomar una serie de temas, versionarlos tal cual, y lanzarlo como disco. Éste no es para nada un simple disco de versiones al uso.


La peculiar cantautora elige una serie de temas, interpretados originalmente por hombres, para darles la vuelta, ver cómo sonarían con voz de mujer. Y cada una de esas canciones lleva una historia detrás. En el libreto, hay una mujer para cada tema (excepto uno de ellos, que tiene dos protagonistas), con una breve frase que deja entrever algo más sobre dicha mujer. Es el autor británico Neil Gaiman el que escribe esas historias, que pueden ser encontradas en su colección de relatos cortos "Objetos Frágiles", en la historia titulada "Niñas Extrañas".

El disco incluye las siguentes canciones:

1. "New Age" (The Velvet Underground)
2. "'97 Bonnie & Clyde" (Eminem)
3. "Strange Little Girl" (The Stranglers)
4. "Enjoy the Silence" (Depeche Mode)
5. "I'm Not in Love" (10cc)
6. "Rattlesnakes" (Lloyd Cole)
7. "Time" (Tom Waits)
8. "Heart of Gold" (Neil Young)
9. "I Don't Like Mondays" (The Boomtown Rats)
10. "Happiness Is a Warm Gun" (The Beatles)
11. "Raining Blood" (Slayer)
12. "Real Men" (Joe Jackson)


Una de las primeras cosas que hice, tras escuchar el disco, fue intentar escuchar las canciones originales, para ver de qué forma Tori Amos había reinterpretado las mismas. El cambio es impresionante.


En "New Age", Amos utiliza la letra de una rara versión en directo de la canción. Es un tema sombrío, en el que destaca el uso del teclado eléctrico, y unas pinceladas de guitarra eléctrica, antes del final, que es bastante rockero. La voz de la cantante suena entre susurrante y rasposa, para pasar a potente en el final.


"'97 Bonnie & Clyde" deja de lado el ritmo de canción rap del original de Eminem, y se convierte en un tema oscuro, con arreglos de cuerdas y ocasionales notas de piano. Amos casi recita en los versos, muy suave, y luego sube la voz, de forma muy aguda, en el estribillo. Según la americana, es el otro lado de la historia, la visión de la mujer asesinada, no del asesino.


El medio tiempo ochentero "Strange Little Girl" se transforma en un tema movido, con buen ritmo, y bastante pegadizo. Fue además el sencillo de presentación de este disco. Es de nuevo un tema con un estribillo guitarrero.


Una de las canciones más conocidas del disco, "Enjoy the Silence", cambia por completo. Atrás queda en ritmo dance del original de Depeche Mode. La pianista lo recubre de piano, con algo de cuerda más adelante, y lo convierte en un tema muy triste, y mucho más vulnerable.


"I'm Not in Love" es un tema bastante ambiental, sin nada de los característicos teclados de Tori Amos. La percusión electrónica, una guitarra distante y la voz de la cantante son suficientes para este tema frío y despiadado.


Le sigue "Rattlesnakes", una de mis reinterpretaciones favoritas. Esta versión respeta un poco el espíritu de la original, pero la ralentiza un poco, y le da un toque algo más actual.


El piano vuelve al centro en "Time". Es el único instrumento que acompaña a Amos en esta canción, cantada de forma extremadamente grave.


El clásico folk de Neil Young, "Heart of Gold", con su sosegada paz, pasa a ser un tema rockero, rabioso y casi paranoide. Las múltiples voces de Amos se entremezclan con la guitarra eléctrica, y llenan la canción de un ritmo poderoso y rápido.


En cambio, "I Don't Like Mondays", de los Boomtown Rats, pierde su frenetismo, y se convierte en poco más que una nana, con una voz suave, y un minimalista arreglo de piano eléctrico.


Probablemente la reinterpretación más interesante de todo el disco sea "Happiness is a Warm Gun". Con una introducción larga, en la que se escucha la historia del asesinato de Lennon, así como declaraciones de George Bush (padre e hijo) a favor de las armas, una completa reconstrucción de la canción, alterando el orden de versos y estribillos, y múltiples partes, demuestra la originalidad y creatividad de Amos, que se luce vocal e instrumentalmente.


A punto de cerrar el disco, "Raining Blood" ya no es un himno metal. Es un oscurísimo experimento, con notas intensas de piano, y un toque de bajo. La canción es prácticamente irreconocible.


El último tema del disco, "Real Men", mantiene el piano del original, pero de nuevo ralentizado, más melancólico, y en mi opinión, más efectivo.


Para concluir, me gustaría advertir de que este disco no es para nada fácil. Muchos puristas que conozcan las canciones originales pueden ver como una aberración lo que Amos hizo con ellas, pero a mí me parecen experimentos muy interesantes (algunos más exitosos que otros, claro está), con una producción cuidada, mucha variedad vocal y de estilos.


Sin embargo, si os interesan el tema de las versiones, y estáis cansados de escuchar artistas que parecen únicamente replicar milimétricamente otros éxitos del pasado, probad a darle una escucha. Os sorprenderá, y os demostrará que sigue habiendo gente en el mundo de la música capaz de darle su propio toque personal y único a canciones bastante conocidas.


¡Muchas gracias por leerme!

Conclusión: en la opinión.