White Chalk - PJ Harvey
El piano de PJ Harvey: "white Chalk" - White Chalk - PJ Harvey Rock

Nuevas opinión ... y constante. Pero algo me extraña, la voz de PJ no es grave y potente como en otros temas, sino muy aguda y dulce. De repente, se eleva,... más

El piano de PJ Harvey: "white Chalk"
White Chalk - PJ Harvey

sinisterpoint

Nombre del usuario: sinisterpoint

Producto:

White Chalk - PJ Harvey

Fecha: 11/10/10

Valoración::

Ventajas: un trabajo innovador

Desventajas: puede no convencer si se busca el guitarreo característico de PJ

PJ Harvey, la rebelde, la rockera empedernida, que simplemente con su guitarra demostró al mundo que el rock también era cosa de mujeres, volvió en 2007 con uno de sus trabajos más impactantes, "White Chalk".


Para empezar, la misma portada llama la atención. Atrás queda la imagen desaliñada de la era "Rid of Me", o estilosa y cuidada del "Stories from the City, Stories from the Sea". En la portada de este disco, vemos a la inglesa con un vestido de estilo victoriano, sobre un fondo negro. Es una imagen que ya de por sí nos indica que este disco va a ser un gran cambio.


"White Chalk" es apenas una funda de cartón. No incluye libreto ni letras. En el interior, otra foto de PJ, esta vez con un vestido negro, pero del mismo estilo. La cosa se va poniendo francamente interesante.


Voy a por el reproductor de CD. Introduzco el disco y me dejo llevar por las canciones que me voy encontrando poco a poco.


La primera, "The Devil" empieza con acordes de piano y otros instrumentos que se van sumando, además de un coro de voces algo fantasmagóricas por detrás. El ritmo es acompasado y constante. Pero algo me extraña, la voz de PJ no es grave y potente como en otros temas, sino muy aguda y dulce. De repente, se eleva, en el climax de la canción, poco antes de que termine.


Seguidamente, "Dear Darkness", que empieza con unas notas de piano, y una tenue percusión. De nuevo, la voz aguda y casi susurrante de PJ, cantándole a la oscuridad. En el estribillo se cruzan los instrumentos más acústicos, la voz de PJ y una voz masculino, y unos coros en la distancia.


"Grow Grow Grow" vuelve a tomar el piano como referente al principio. Esta vez, la voz de PJ tiene algo de eco. La melodía es bellísima, y el estribillo es un entramado de instrumentos, y la voz de la inglesa, que sube y baja. Es una de las canciones más imponentes del disco.


"When Under Ether", el primer sencillo del disco, tiene esa típica cadencia de muchas canciones de PJ. Uno casi podría encuadrarla en otra época, si no fuera por el ya recurrente uso del piano. Es una bella canción que puede (o no) hablar del aborto.


Seguidamente encontramos la canción que da título al disco. Aquí tenemos a PJ tocando el auto-arpa, y con mucho eco en su voz. Es una canción melancólica a la que poco a poco se le van sumando otros instrumentos y percusiones, hasta llegar a una parte instrumental donde la harmónica toma protagonismo. El final es como el principio, autoharpa y PJ.


"Broken Harp" es una canción muy cortita, no llega a los dos minutos. Empieza a capella, y poco a poco se van sumando acordes de auto-arpa.


Volvemos al uso del piano en "Silence", un tema con un ritmo algo más rápido, pero que no la saca del medio tiempo. Destaca sobretodo el final, con el coro de voces de PJ entonando 'silence'.


La siguiente canción, "To Talk to You" es un tema muy sombrío, en el que la voz de PJ Harvey se muestra agudísima. Acompañada fundamentalmente por el piano, le canta a su abuela fallecida.


"The Piano" tiene un un sonido acústico, y un tenue ritmo de fondo. Sonidos de otros instrumentos van y vienen, creando una progresión muy interesante. Lo mejor para mí es el clímax del final.


"Before Departure" es un tema melancólico y muy lento, en el que el piano lleva la voz cantante, ténuemente acompañado por una percusión.


Para terminar, uno de los cortes más intensos del disco, "The Mountain". De nuevo, ecos en la voz de PJ, el piano y un crescendo a medida que la canción se va desarrollando. El final es espeluznante, con la inglesa utilizando una voz agudísima, prácticamente aullando. Una canción sublime.


Después de escuchar "White Chalk", y sobretodo de descubrir que PJ Harvey decidió componer este disco en el piano (un instrumento en el que no es para nada una virtuosa), debo decir que es maravilloso que todavía queden artistas que deciden salir de su zona de confort, y se atrevan a innovar, a ponerse al límite creativamente. Y sobretodo, que presenten productos tan interesantes como el que presentó la de Dorset.


Es un disco que para sus seguidores más acérrimos puede resultar demasiado "blando" debido a la ausencia de guitarras eléctricas, pero que sin embargo, es una verdadera joya. Las letras casi siempre brillantes de PJ Harvey, un entramado de instrumentos acústicos y una muy buena producción, que contribuye a crear un sentimiento de angustia y melancolía, hacen de este disco uno de los experimentos musicales más interesantes que he escuchado.

Conclusión: en la opinión.