Ikea Poang Mecedora
Para relajarse totalmente. - Ikea Poang Mecedora Sofás y Sillones

Más Sofás y Sillones Ikea

Nuevas opinión ... (99 euros creo), pero suele costar 163 euros si se compra sin taras y que no sea de exposición, y, aunque en mi caso la adquirí montada,... más

Para relajarse totalmente.
Ikea Poang Mecedora

Aderyndhu

Nombre del usuario: Aderyndhu

Producto:

Ikea Poang Mecedora

Fecha: 06/10/13

Valoración::

Ventajas: Es bonita, cómoda y relativamente barata. Muchas combinaciones de color posibles

Desventajas: Ninguna que yo haya notado, salvo que es un poco aparatosa.

siempre me han gustado los muebles de la serie Pöang de Ikea, y hace unos meses me compré la mecedora, uno de los últimos productos en unirse a la serie, en color negro-marrón (para las partes de madera) y rojo Dansbo (un rojo oscuro, granatoso) para la tela, la misma combinación que aparece en la imagen del producto. La compré en la sección de saldos, así que me salió bastante barato (99 euros creo), pero suele costar 163 euros si se compra sin taras y que no sea de exposición, y, aunque en mi caso la adquirí montada, tiene pocas piezas, de lo que deduzco que no es complicada de montar.

Una vez montado, se trata de un sillón mecedora muy amplio y cómodo, en conglomerado de madera bastante resistente (apto incluso para personas muy pesadas, como es nuestro caso), y lo suficientemente ancho como para que cualquiera, sea como sea, pueda sentarse con comodidad y aún así quede un pequeño margen al lado de ambas piernas, para poder moverse. Eso es algo poco habitual en las butacas y sillones hoy en día, a menos que sean muy caros, y es algo muy necesario cuando no se es precisamente una modelo de talla 36.

En cuanto a los "cojines", la mecedora tiene un almohadillado de espuma espesa tapizada en tela gruesa, muy resistente, que no se hunde y que resulta bastant confortable.

Además, es muy bonita, o al menos a mi me lo parece. De líneas muy simples, no tiene las típicas patas rectas unidas a una barra curvada en su parte inferior sino que tiene unas patas curvadas sobre sí mismas para formar el mecanismo de la mecedora, y me parece que eso es algo que llama la atención y que, a la vez, resulta muy elegante en su simpleza. Es, en definitiva, sencilla y decorativa.

En resumen, me encanta, y combinada con el resto de la decoración de mi salón, en negro y rojo, queda genial.

Conclusión: Una buena opción si queréis una mecedora tradicional pero con un toque moderno.