La Sepulvedana
Conductores que te perdonan la vida - La Sepulvedana Transporte

Nuevas opinión ... dentro del bus. En la que nos vimos para recuperarla. Un domingo llamando a todos los teléfonos de La Sepulvedana habidos y por haber, ... más

Conductores que te perdonan la vida
La Sepulvedana

LucasGarrido

Nombre del usuario: LucasGarrido

Producto:

La Sepulvedana

Fecha: 13/09/16

Valoración::

Ventajas: Puntualidad

Desventajas: Personal

El conductor del autobús te hace un gesto con la mano, señalando al aire, para que cojas el ticket de la máquina del bus. Y tú te quedas como ¿eeinn? Con lo fácil que es decir "Ahí tienes el ticket. Cógelo".

Le pregunté si podía avisarme cuando llegáramos a La Granja y me dijo que no. Pues de toda la vida los conductores de autobús pegan una voz cuando se llega a un sitio si alguien se lo pide, para ayudar al turista más que nada. Es decir, no sabíamos ni cuántas paradas eran, ni había pantallas, ni nos avisaba, ni nada.

El conductor detenía el autobús cinco segundos (sin abrir las puertas y sin indicar que eso era una parada) allá donde le convenía. Entonces tú por ciencia infusa tenías que saber que eso era una parada. Es decir, le dijimos que queríamos ir a La Granja, y cuando llegó a la parada que más convenía para bajarse, detuvo el autobús unos tres segundos en un sitio que no estaba junto a una marquesina y sin abrir las puertas. Entonces yo con eso tengo que entender que es una parada. Suerte que otros ocupantes del bus nos avisaron y nos dio tiempo a salir atropelladamente del autobús. Claro, tuvimos que pedirle que abriera las puertas, a lo que él contestó "Cuando pueda". Salíamos todos los que íbamos a La Granja igual de confusos y de apresurados, la gente quejándose y poniendo al conductor a parir.

Con tanta premura mi pareja y yo nos dimos cuenta de que nos habíamos dejado la mochila dentro del bus. En la que nos vimos para recuperarla. Un domingo llamando a todos los teléfonos de La Sepulvedana habidos y por haber, ninguno lo cogían. Horroroso.

Sí que nos fueron de utilidad y nos ayudaron otro conductor (el del bus de vuelta La Granja - Segovia), la mujer de información turística de la estación de Segovia, una muchacha en el apartado de La Sepulvedana de Segovia y otra en el de Madrid.

Por fin recuperamos la mochila, ocho horas más tarde, la metieron en el autobús Segovia-Madrid. ¡Sorpresa! Autobús conducido por el conductor retrasado que nos hizo perder la mochila. No se le ocurre otra cosa que regañarnos, nos dice que por qué no llamamos antes de las tres de la tarde. Per pedazo de subnormal, si a las 12 del mediodía hicimos todas las llamadas.

Conclusión: Mejor píllate un blablacar