Kodak Gripping Tripod / Large
UN TRIPODE ADAPTABLE AL ENTORNO - Kodak Gripping Tripod / Large Trípodes

Más Productos Kodak

Nuevas opinión ... que son fotografías que me encantan. Ahora os preguntaréis por qué no utilizo siempre el Kodak Gripping Tripod que con tanto amor me rega... más

UN TRIPODE ADAPTABLE AL ENTORNO
Kodak Gripping Tripod / Large

Amidalilla

Nombre del usuario: Amidalilla

Producto:

Kodak Gripping Tripod / Large

Fecha: 06/02/13

Valoración::

Ventajas: Adaptabilidad al medio. Precio

Desventajas: No es lo suficientemente estable ni profesional.

Entre los accesorios más representatitvos a la hora de hacernos con una reflex (o en su defecto una cámara cualquiera, ya sea de fotos o de video), aparte de una funda o mochila para el transporte, un trípode puede ser una muy buena adquisición. Y es que un trípode sirve para darle estabilidad a la cámara, y por tanto a la imagen, y minimizar el riesgo de movimiento en las fotografías o en los videos, sobre todo si hacemos fotografías con tiempos de exposición muy largos como puede ser la fotografía nocturna o en condiciones con falta de de luz o mal iluminadas.
Un trípode además, acompañado de un disparador remoto o del mismo temporizador de la cámara, nos permite hacernos retratos a nosotros mismos en casi cualquier circunstancia.
Al final suele ser un elemento que tarde o temprano nos resulta necesario y útil, por eso está bien conocer todas las opciones.
Los trípodes pueden ser de patas telescópicas, esto es que tienen una medida determinada pero las patas se extienden por tramos hasta llegar a alturas bastante elevadas, como de 1,60 cm o más. También pueden ser más pequeños de tamaño con patas telescópicas o no, que levantan nada más unos centímetros del suelo, yo a estos los llamo trípodes de "sobremesa", por que suele necesitarse una estructura externa en donde colocarlos.
El trípode del que os quiero hablar en esta opinión es de estos últimos, pero tiene la particularidad que aunque las patas no son telescópicas, son completamente articuladas.








KODAK GRIPPING TRIPOD

Se trata de un aparato de plástico con tres patas. Estas tres pátas estan llenas de articulaciones (cada una de las patas tiene un total de cinco, y luego hay una central) que nos van a permitir muchos movimientos y posiciones en ellas. Todas las patas (las tres) convergen en una articulación central, y luego esta en una base plástica similar a un disco que posee un tornillo metálico en el centro. Este tornillo nos servirá para anclar la cámara de fotos mediante modo rosca habitual en la base de nuestra cámara. El tornillo es de tamaño estándard, por lo que creo que en principio es válido para todo tipo de cámaras fotográficas y de video.
Algunos trípodes vienen con una base extraible en la que está el tornillo, y esta es la que luego enganchamos al trípode mediante un sistema de pinzas lo cual es mucho más cómodo y rápido de usar, pero no es el caso.

El trípode cuando tiene las patas tortalmente rectas (es decir, sin haberlas articulado) mide un total de 26 cm de alto. Como veis es un trípode pequeño, ideal para situarlo sobre otras superficies tales como mesas, sillas, muros, rocas, etc.
Al ser las partas totalmente articuladas, nos permite una cantidad inimaginable de posiciones incluso en los lugares más inverosímiles. Por ejemplo se puede enganchar a las ramas de los árboles, salvar desniveles, sujetar en verjas u otro tipo de enrejados, colgar de postes, etc.

El peso es bastante ligero, y si extendemos las patas no es complicado de transportar pues ocupa poco. No viene con ninguna funda para su transporte como otros trípodes, pero al ser de forma flexible permte engancharlo con facilidad a la mochila o algo así.

Disponen de varios colores, pero en mi caso el mio es de color gris y negro. También lo he visto en colores rojo y negro, naranja y negro, azul y negro, morado y negro...

El precio de este trípode es muy económico, y es que lo podemos encontrar por unos diez o quince euros aproximadamente. No sé el precio ectacto por que como os he comentado antes, en mi caso fue un pequeño detalle que tuvieron conmigo.




UN TRÍPODE PARA AMBER

Realmente este trípode no lo elegí yo, si no que llegó a mi vida gracias a un pequeño detalle que quisieron tener conmigo. Si lo hubiera elegido yo, no me habría decantado por este trípode ni nada similar. Y es que ya os adelanto que a mí no me ha servido prácticamente de nada tenerlo en casa.
La verdad es que un trípode, a estas alturas de mi vida, se me está antojando una cosa bastante necesaria. Y es que una de las ventajas que tienen las cámaras reflex es poder elegir el tiempo de exposición de la toma, de manera que en tomas nocturnas, con un trípode, podremos utilizar tiempos largos de expisición para que el sensor absorba mucha luz, sin que la imagen nos salga movida.

También me resulta ahora mismo un elemento muy interesante para las autofotos, que es una práctica muy habitual (al menos en mi caso) cuando se quieren hacer sesiones de retratos, y no se dispone de modelos. A mí por lo menos me resulta complicado encontrar a gente que quiera posar, y mucho menos encontrar a gente que pose en desnudo, que son fotografías que me encantan.
Ahora os preguntaréis por qué no utilizo siempre el Kodak Gripping Tripod que con tanto amor me regalaron... Bien, es un trípode que seguramente funcione muy bien para cámaras compactas pero el peso de mi cámara no lo sujeta de manera estable, si no que el peso del objetivo hace que siempre se vaya un poco hacia delante, y me da pavor que se estrelle contra una superficie.
Decididamente es un trípode muy ligero, de sobremesa o para hacer fotos a poca altura, que tiene muchas ventajas muy claras. Y es que es capaz de adaptarse a muchas superficies salvando los desniveles del terreno. Tamién sus patas articuladas hacen que lo podamos "atar" en otro tipo de lugares menos habituales como pueden ser vallas, árboles, rejas de ventanas... en fín, lo que se nos ocurra.
No dispone de nivel, por lo que la fotografía no siempre saldrá exactamente horizontal, pero sujeta la cámara para que no se produzca movimiento y eso es suficiente para este tipo de trípodes todoterreno.
El problema principal que yo le veo es que no está preparado para aguantar el peso de cámaras más profesionales con objetivos intercambiables. La cámara reflex digital tiene un peso considerablemente más elevado que una cámara compacta, y los objetivos de la misma también poseen su propio peso que puede ser algo alto según el que estemos utilizando. No me parece que la estabilidad que aporta este trípode sea para una cámara de características similares a la mía al menos en el sentido estricto para realizar una toma nocturna.




EN RESUMEN: Me resulta un trípode que puede estar muy bien para cámaras compactas o de poco peso. Tiene muchas ventajas como la adaptabilidad al medio y el precio tremendamente económico sí como la ligereza y facilidad para transportarlo. Sin embargo si necesitamos algo un poquito más profesional, o nuestra cámara es tipo reflex (voluminosa y peso elevado) no lo recomiendo pues apenas nos dará estabilidad a no ser que lo enganchemos a algo.
Le doy tres estrellas por que no me parece un mal producto en sí, pero desde luego que para mi caso no es lo que necesito y apenas le he dado uso salvo en ocasiones contadas.

Conclusión: Un buen tripode para cámaras compactas o para iniciarse.

Calidad del acabado:    Calidad del acabado
Fiabilidad:    Fiabilidad
Facilidad de manejo:    Facilidad de manejo
Equipamiento:    Equipamiento