Super Nintendo
La más grande de las 16 bits - Super Nintendo Videoconsolas

Más Consolas Nintendo

Nuevas opinión ... llegara a buen puerto; y finalmente, un invitado de última hora que permitiría disfrutarte en toda tu esencia durante meses: el videojueg... más

La más grande de las 16 bits
Super Nintendo

Mustaine28

Nombre del usuario: Mustaine28

Producto:

Super Nintendo

Fecha: 15/12/13

Valoración::

Ventajas: T-o-d-o

Desventajas: N-a-d-a

Muy malas, gente. Aquí sigo un día más, sacando la nostalgia a pasear con un nuevo viaje al pasado. Si hace un par de días os hablé de la reina de las 8 bits, la Nintendo NES, hoy os voy a entretener con una bella "true story" sobre la otra reina, la de las 16 bits (en mi opinión de nintendero, claro: se me ven los colores una barbaridad). "Leidis an géntelmen", todos en pie: con ustedes, la Super Nintendo, SNES para la familia y los coleguis.


Bendita, maravillosa y extraordinaria máquina, ¿qué puedo decir de ti que no sean elogios y piropos varios? Pues nada, absolutamente nada. Acabas de cumplir 23 años y el mundo todavía recuerda tus andanzas videojueguiles como si fuera ayer. No te apodaron El Cerebro de la Bestia por puro capricho, encanto.


¿Te acuerdas cuando entraste en mi hogar por primera vez? Haz memoria: era una soleada tarde de julio de 1993. Mis padres me llevaron al Pryca (hoy Carrefour, pero para mí seguirá siendo el Pryca por los siglos de los siglos) dispuestos a cumplir una promesa que me habían hecho un año antes: "Mustainito, si apruebas todo el curso que viene, prometemos comprarte esa nueva consola de la que tanto nos das el coñazo con tus revistas de Hobby Consolas en la mano. ¿Cómo se llamaba, Super Noentiendo? Es igual, tú aprueba y será tuya". Y vaya si aprobé: fui el primero de la clase ese curso escolar 92/93. Lo que hace estar motivado...


Total, mis ancestros, fieles a su palabra, me llevaron al "lugar del crimen". Allí estabas tú, rodeada de hermanas gemelas tuyas que pronto deberían acostumbrarse a vivir sin ti. Recuerdo que en tu viaje a mi "keli" te acompañaron tus más fieles escuderos: el mando de control, comodísimo de manejar, con su inmejorable cruceta de 8 direcciones, sus más que prácticos 6 botones (Y, X, B, A, y los superiores L y R) y las siempre imprescindibles teclas de Select y Start; el adaptador de corriente y la toma de antena, totalmente necesarios para que el tripartito Tele-Consola-Jugador llegara a buen puerto; y finalmente, un invitado de última hora que permitiría disfrutarte en toda tu esencia durante meses: el videojuego Super Mario All-Stars. ¡Qué vicios a aquellos Super Mario Bros 1, 2 y 3 versión 16 bits, qué desesperantemente difícil era aquel por entonces novedoso The Lost Levels! Sigh.....


Pasaron los años y multitud de juegos se fundieron en un cálido abrazo con tu conector de pines, mucho más fiable y duradero que el de tu hermana menor de 8 bits. ¿Te acuerdas de Super Mario World? Qué gracia tenía ver al fontanero de Nintendo aplastando enemigos subido a lomos de un dinosaurio verde, con un apetito que ni Carpanta a las 3 de la tarde. ¿Y de The Legend Of Zelda: A Link To The Past? Sí, mujer, ese espadachín que se movía por un extenso mapeado y que recorría una mazmorra tras otra infectadas de enemigos. Lo que nos costó reunirle de nuevo con su amada princesa...


¿Y de Street Fighter II? La leche, qué cantidad de mamporros, ostias, tollinas y patadones en el esternón se repartían esos tíos cafres entre ellos, y todo por querer demostrar quién era el que la tenía más larga. ¿Recuerdas a ese chico robot del futuro? Sí, ése que disparaba a sus propios congéneres de metal con tal de lograr una sociedad en la que humanos y androides pudieran convivir los unos con los otros. Creo que se llamaba Megaman X; no, la letra no era porque le gustaran las pelis de alto contenido erótico, no seas viciosilla...


¿Y qué me dices de los juegos de disparar contra todo lo que se moviera? Super Probotector, U.N. Squadron, Robocop 3, Super R-Type, Super Smash TV, Darius Twin... mi pulgar derecho parecían un chicle Boomer por momentos de tanto pulsar los botones sin parar.


Tu catálogo de joyas no parecía tener fin: Super Castlevania IV, Super Ghouls 'N Ghosts, Final Fight, F-Zero, Pilotwings, Yoshi's Island, Super Mario Kart... Las obras maestras te salían como churros, querida. ¿Y los RPGs? Joder, es que nadie te ganaba en ese género: Super Mario RPG, Chrono Trigger, los primeros Final Fantasy, Illusion Of Time, Terranigma, Secret Of Mana... Para quitarse el sombrero ante todos ellos, o en su defecto la gorra de los Chicago Bulls.


Diste guerra incluso en los años previos a tu jubilación: muchas consolas habrían pagado cheques por tener a la extraordinaria saga Donkey Kong Country entre sus filas. Tres juegos que te exprimieron al máximo, tanto gráfica como sonoramente. De jugabilidad ya ibas sobrada en aquellos tiempos, así que tampoco fue una sorpresa inesperada en ese aspecto.


Por desgracia todo lo bueno se acaba, y en 1997 tuviste que dejar tu sitio a maquinones más potentes, como tu hermana mayor Nintendo 64 o su siempre eterna rival Playstation. Sin embargo, nunca te he olvidado, ni yo ni millones de personas a las que hiciste disfrutar durante su más tierna infancia. Tu legado estará siempre ahí, codeándose con el de las más grandes leyendas del sector de los videojuegos. Bien que te lo has ganado.


Fíjate si todavía se te tiene en alta estima que aún hoy, en pleno 2013 y con la Xbox One, la PS4 y la Wii U merodeando por millones de hogares terrestres, hay quien paga importantes sumas de dinero en eBay o en cualquier tienda online de videojuegos retro por poseerte. Yo no tendré que hacer eso porque ahí sigues tú, en mi hogar, con ese diseño tan elegantemente cuadriculado, algo más amarillenta porque el paso del tiempo no perdona ni a los mitos (que se lo digan a Sara Montiel...), pero tan activa y vital como el primer día. Ya quisieran muchas llegar a la veintena y presumir de durabilidad como lo haces tú, oh, reina de los 16 bits.


Y colorín colorado, esta "peaso" historia se ha acabado. Espero que la hayáis disfrutado o que al menos os haya hecho pasar un rato ameno y agradable, con eso me conformo. Malas tardes, nenes... y nenas.

Conclusión: Consola mítica e inolvidable